Fuerte testimonio de presunta víctima del padre Freddy, señalado de abuso sexual en Ibagué

Contenido Exclusivo
Desde marzo de este año, varias mujeres de Ibagué iniciaron con las diligencias para denunciar por abuso sexual al sacerdote Freddy Martínez, popular en el Tolima por las misas de sanación que ofrecía en Villa Restrepo.
PUBLICIDAD

En las últimas horas, la Fiscalía hizo efectiva la captura del padre, para su judicialización.

El Nuevo Día dialogó con una de las mujeres, quien en diversas ocasiones lo denunció por redes sociales, y prefiere que su nombre se mantenga en el anonimato, por su propio bienestar y el de su familia.

“Estoy con una mezcla de emociones bastante grande, entre el miedo, porque, aunque no le tenga miedo a él toda esta situación es muy tensa, la emoción entre celebrar, gritar, llorar, uno no sabe que hacer. Entre cuidarnos, porque no todas tenemos la fortuna de estar fuera de Ibagué, pero las principales personas que corren riesgo están allá, en Ibagué”, inició expresando, al enterarse de la captura del sacerdote.

Así mismo, afirmó que junto a ella, existen denuncias de otras ocho mujeres, quienes fueron víctimas a diversas edades, desde los 13 años, y que el primer caso del que tienen conocimiento, ocurrió hace 16 años. “Hay víctimas que son desde hace 16 años, como la más reciente que fue hace dos o tres años (…) Hay víctimas desde los 13 años, 14 años, de 16 y hasta víctimas de 20, 25 hasta 30 años”.

 

El presunto modus operandi

La mujer afirmó que el sacerdote aprovechó su carácter de sanador y de figura confiable, para abusar de ellas. “Somos personas que pertenecimos al grupo de apoyo, no solo fuimos feligreses, sino personas de su núcleo primario tanto de amistad como de servicio. Y que hemos durado muchos años, yo duré siete años (…) se confía mucho, es un sacerdote, se le pueden contar muchas cosas y tiene acceso a mucha información. Lo que hace es abusar de su poder”.

Del mismo modo, aceptó que el sacerdote puede tener dones, pero no lo exime de la responsabilidad por los actos que cometió. “Al principio puede que él si haya adquirido algunos dones, eso no lo puedo negar ni confirmar, pero a medida que creció su fama y poder, empezó otro tipo de activismo en su imperio, digámoslo así. Es una manipulación sistemática desde que uno entra el grupo. Y las personas que ingresamos es con fe ciega hacia él”.

Luego, manifestó que el padre sería la cabeza de una secta. “Es una secta. Su comportamiento es prácticamente como una secta satánica, pero de Dios. Tiene reglas, uno entra y ya se entera de quién es la novia, quien es la amante, eso uno lo sabe sin que el se lo diga (…) Nos exigía cosas a cambio de estar bendecidos por Dios (…) Todo eso se da para que pasen todo ese tipo de cosas, ya sean tocamientos, y en algunas personas hasta penetración. Eso por un lado, es muy difícil de entender porque no es un estado de conciencia, y es una manipulación mental”.

Finalmente, la víctima narró que, cuando tenía 13 años, fue el primer intento de agresión, el cual se repitió a sus 19 años. Por otro lado, señaló que teme por la seguridad de su hija, ya que el papá de la niña pertenece a la "secta" del padre.

Por ahora, esperan que la justicia obre correctamente.

Redacción web.

Comentarios