El corredor norte de Ibagué, un destino turístico

Crédito: Suministrado / El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
Las corporaciones Agrotours Chucuní, Corposanbernardo y Corposalado de la ciudad de Ibagué enfocan sus esfuerzos en el desarrollo del corredor turístico norte de la ciudad. En conjunto con la Universidad de Ibagué, se proyectan para presentar una renovada opción de ecoturismo basado en la sustentabilidad.
PUBLICIDAD

El turismo es una de las actividades que mueve la economía en Ibagué. Las propuestas son variadas, sin embargo, actualmente el norte de Ibagué cuenta con una oferta actualizada de servicios que diferencian a esta zona geográfica del resto de la ciudad.

Este corredor turístico contempla dos corregimientos, San Bernardo y El Salado, y una vereda, Chucuní. En esta zona las corporaciones Agrotours Chucuní, Corposanbernardo y Corposalado han unido sus fuerzas para crear una alianza estratégica: el grupo G3. Su objetivo es, de manera conjunta, dar a conocer la variedad de oferta turística que se puede encontrar en cada una de las regiones. 

Para quienes visitan el corredor podrán encontrar prestadores que ofrecen servicios como restaurantes, granjas integrales y mercado orgánico; hoteles, fincas ecoturísticas y hospedaje rural; ciclo rutas, senderismo, miradores, caminatas y actividades de avistamiento de aves; y relajación. Es precisamente en el turismo de naturaleza en el cual el G3 desea encaminar la experiencia turística.

“El corredor busca motivar el disfrutar del medio ambiente con responsabilidad y respeto hacia el mismo. El objetivo es una experiencia de conectarse con la naturaleza”, explica Angélica Urrea, asesora del programa Paz y Región, de la Universidad de Ibagué. Los servicios allí ofertados tienen en común la relación con la naturaleza y lo que la misma desde su riqueza puede ofrecer a los visitantes interesados en una experiencia diferente.

Martha Quitián Díaz, presidenta de Corposanbernardo indica que “de acuerdo con el programa ‘Respira Vida’, San Bernardo tiene la mejor calidad del aire del Tolima. Además, la calidad del agua y la biodiversidad son únicas”. De otra parte, Sandra Echeverry, representante de Corposalado expresa que “al ver la necesidad de desarrollar el territorio a través de una actividad transversal, como lo es el turismo, desarrollamos en nuestros espacios alternativas junto a la naturaleza que nos pusieran en el mapa nacional”.

Así pues, el G3 identificó ese equilibrio entre naturaleza y sustentabilidad, no obstante, ha sido un proceso progresivo mediante el cual se han acercado estrechamente con la academia para lograr una evolución significativa.   

1

El corredor norte junto a Paz y Región de Unibagué 

La estrategia de formación integral de Paz y Región de la Universidad de Ibagué trabaja muy de cerca en el corredor norte desde el 2019. Para aportar a las distintas necesidades del corredor, estudiantes de diseño, comunicación social y periodismo, gastronomía (en alianza con la Universidad Autónoma de Manizales) y mercadeo, lograron un acercamiento para aplicar sus conocimientos con las corporaciones y asociados, desde sus distintas disciplinas. Camila Ángel y Santiago Muñoz, del programa de mercadeo, fueron parte del grupo de estudiantes que trabajaron con las corporaciones y los prestadores en su proceso de desarrollo de marca e imagen. 

Para Ángel la estrategia de Paz y Región aporta tanto a los prestadores como a los mismos estudiantes en su perfil profesional. “Para mí es importante la contribución que se puede dar a los negocios locales, para apoyar lo nuestro. Todas las empresas con las que trabajamos cuentan con bastante potencial y, en general, estos negocios a veces solo necesitan ayuda para reflejar y sacar lo mejor de ellos; lo importante es aportar para que puedan crecer, mostrar sus productos y servicios”, indica Ángel.

Para Muñoz fue una experiencia enriquecedora que le permitió conocer personas diferentes, ya que “son un espejo para motivarse y emprendedores que dan a entender que la vida laboral exige esfuerzo, y es una experiencia que trae beneficios a futuro”.

A su vez, el proceso conjunto entre emprendimientos locales y la Universidad les da a los estudiantes la oportunidad de aplicar los conocimientos adquiridos en sus respectivos programas. Frente a esto, Ángel y Muñoz concuerdan en que la estrategia es una opción para que los estudiantes puedan tanto ejercer como aprender cómo se vive y se aplica lo aprendido en el entorno laboral, así como aún siendo estudiantes pueden aportar en el proceso de diseño de estrategias para el crecimiento de las empresas.

Santiago Muñoz manifiesta que “fue muy bueno haber trabajado en el desarrollo del proyecto. El objetivo como tal, que era el posicionamiento del corredor como destino turístico natural, es algo que actualmente está en auge y se está valorando más este tipo de experiencias; no es solo trabajar para generar ventas, sino que son ideas que van de la mano con la idea de sostenibilidad para que pueda perdurar en el tiempo”. 

Los estudiantes desde sus diversos enfoques profesionales participaron en la construcción de la imagen corporativa de las corporaciones, la visibilidad de las mismas con la aplicación de estrategias de comunicación interna y externa, marketing y diseño de marca. Se abordaron temas de buenas prácticas de manufactura y creación de platos alrededor de tradiciones ancestrales y los cultivos insignia de la región; para los prestadores, también se llevaron a cabo iniciativas para la renovación y co-creación de marca e imagen, junto a talleres en los cuales lograron aproximarse a estos temas.

Allí fue clave la renovación e, incluso, la creación de plataformas de redes sociales, logotipos, videos institucionales e invención de una mascota para el G3 (Birdy) que fue pensada desde las actividades ecológicas, particularmente el avistamiento de aves. Para su presentación se realizaron concursos por parte de los prestadores para motivar el reconocimiento de los establecimientos y el corredor turístico.   

 

Turismo de naturaleza, factor distintivo

Para Angélica Urrea la unión con la academia ha sido clave: “Los representantes legales de las corporaciones, además de ser empresarios, son cercanos a la academia, así han tenido la visión de un crecimiento conjunto de la mano con la misma para la realización de proyectos”, argumenta Urrea. Así mismo, las representantes de las corporaciones afirman que, sin duda alguna, el trabajo junto a Paz y Región es muy enriquecedor. Los prestadores están motivados y ahora ven su trabajo desde una dimensión diferente, porque se han dado a conocer, así como ser parte de talleres y capacitaciones, lo cual en conjunto fomenta el crecimiento de las corporaciones y los mismos asociados.      

Sol Aida Vélez, propietaria de la casa de campo Casa Reina, fue parte de los prestadores de servicios del proyecto. Sol Aida ve que el factor distintivo del corredor norte es su especialización en el turismo de naturaleza, junto a las características del lugar donde los visitantes pueden disfrutar de piscinas, ríos, de los cultivos de cacao, café, caña, alimentos derivados de cabra y experiencias ancestrales de comida. Con estos potenciales, que les hace sobresalir frente a cualquier otro destino turístico de Ibagué, los futuros profesionales de la Universidad lograron integrar conocimientos para fortalecer el corredor. “Fueron unos muchachos muy juiciosos que nos organizaron los logotipos, planes de mercadeo y rutas a seguir; el trabajo con ellos fue muy acertado por el aporte que nos realizaron como negocios”, declara Vélez.

Actualmente se continúa el trabajo de la mano con la Universidad de Ibagué, tanto en los aspectos que ya se han abordado, imagen de marca y reconocimiento, así como en la integración de otras disciplinas para aportar a la gestión ambiental y un posible fortalecimiento de la oferta gastronómica autóctona de la región, a base de ingredientes como el arroz, el cacao y la diversidad de frutas. Desde el mismo trabajo con los estudiantes de diseño y gastronomía hay un proceso en construcción donde se presentan algunas opciones diferenciadoras: el masato con mora, el plato yanacona (autóctono de El Salado), limonada con cáscara de piña y sábila, fiambre de San Bernardo y postres típicos según la oferta agrícola de frutas del lugar.

Por último, una dificultad latente se ha visto en la falta de cuidado de los visitantes frente al medio ambiente y la carencia de cultura ambiental. De esta forma, existe el deseo de motivar a través de la experiencia turística el cuidado del medio ambiente, el respeto a la naturaleza y que identifiquen los procesos de sustentabilidad. Quitián es enfática, y para ella el objetivo común del G3 es “proyectar el corredor norte de Ibagué como destino turístico que respete la sustentabilidad del territorio”.

 

SERVICIOS

Actualmente el norte de Ibagué cuenta con una oferta actualizada de servicios que diferencian a esta zona geográfica del resto de la ciudad. Este corredor turístico contempla dos corregimientos, San Bernardo y el Salado, y una vereda, Chucuní.

El G3 identificó ese equilibrio entre naturaleza y sustentabilidad, no obstante, ha sido un proceso progresivo mediante el cual se han acercado estrechamente con la academia para lograr una evolución significativa.   

*Estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué. 

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

ALEJANDRA VARELA MELO*

Comentarios