‘Debemos tener conciencia para proteger nuestra naturaleza’: el ibaguereño que cuida la tierra

Crédito: Suministrado / El Nuevo Día.Duván asegura que toda su vida ha estado ligada al campo y a la agricultura.
Contenido Exclusivo
El joven Duván Ospina es un asiduo defensor del medio ambiente y un enamorado de la tierra, esa que empezó a cultivar, junto con su familia, desde muy pequeño. Un legado que sigue vigente, pues reconoce que toda su vida ha estado ligada a la agricultura.
PUBLICIDAD

Las fértiles tierras arropadas por la inmensidad de las montañas y bañadas por las fuentes hídricas de la capital tolimense propician una infinidad de oportunidades para las familias campesinas que labran la tierra con amor y convicción para cosechar los productos que llegan a las despensas y a las mesas de los hogares ibaguereños.

En las unidades familiares campesinas hay infinidad de historias para retratar pero en esta oportunidad la atención estará centrada en Duván Ospina, un joven de 26 años de edad, enamorado de la tierra y un asiduo defensor del medio ambiente.

Duván, cuando se refiere al campo, sus ojos le brillan y su voz se llena de un entusiasmo indescriptible, pues desde que recuerda, su vida ha estado ligada a la agricultura y al cultivo de la tierra, toda vez que sus padres, a los que describe como unos berracos, son de tradición campesina.

“Recuerdo que mi abuelo le había dado un lote a mi papá para que sembrara yuca y plátano. Me iba con él y le ayudaba a tumbar rastrojo. Cerca al terreno pasaba una quebrada y me bañaba. Son bellos recuerdos de niño, cuando empezaba a cultivar y a trabajar la tierra”, explicó.

En sus últimas dos décadas ha compartido vivienda con sus padres y hermanos en la vereda Martinica parte baja, en el corregimiento 16.

El joven explicó, que si bien su vivienda está a unos 800 metros de la vía nacional, comúnmente conocida como la Variante, su familia cuenta con un terreno un tanto más retirado, en el que han sabido cultivar tomate, habichuela, yuca, plátano, maíz y limón.

“El predio no es muy grande, pero de la tierra sacamos básicamente todo lo que se necesita para el consumo”, enfatizó.

Usualmente cuando hay cosecha, Duván, junto con su familia, principalmente comercializa tomate, habichuela y limón mandarino en la plaza, “aunque existe un problema y se trata de los intermediarios, porque compran muy barato al campesino que realmente es el que hace todo el proceso de siembra y trabajo. Es algo que siempre se ha dado”.

 

Formación profesional

Duván, además de amar y cultivar la tierra, es profesional en seguridad industrial en el trabajo, egresado de la Universidad del Tolima.

Recuerda con orgullo y cariño los esfuerzos que realizó para sacar adelante su formación académica, en la que debió buscar otras fuentes de ingreso económico, con el fin de solventar los gastos que le podía representar la universidad, eso sí, aclara, sin olvidar por un momento ni dejar a un lado su tierra bajo ninguna circunstancia.

“En ese tiempo cultivaba, criaba pollos y cerdos, y trabajaba en un taller de mecánica”, expresó.

 1

Polifacético

Parece que su día tuviera más de 24 horas, pues a diario divide su tiempo para trabajar la tierra en el predio familiar, realizar capacitaciones de seguridad y salud en el trabajo en las entidades a las que le hace acompañamiento, y asimismo hace parte del Comité Ambiental del Tolima desde hace unos cuatro años. Admite que su responsabilidad y disciplina con las cosas le ha permitido ser proactivo para responder en todos estos frentes.

“Vivo agradecido por haber llegado al Comité. Aquí he aprendido y le he dado un mejor valor a mi vida y a la naturaleza, ya que todos debemos tener esa conciencia de cuidarla y protegerla”, afirmó.

Y complementó: “Ese es el llamado a la población, a cada uno, para que no contaminemos y que el cambio se da a manera personal, si guardamos un papelito en la calle para darle una disposición adecuada, ahí ya estamos generando un cambio”.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo el especial de los 471 años de Ibagué aquí https://digital.elnuevodia.com.co/library

Adquiéralo en físico con su exclusiva portada de colección.

El Nuevo Día.

Comentarios