Bosque de Mariquita pretendía ser loteado

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Cuando se aspiraba solicitar permisos de aprovechamiento forestal, Cortolima se dio cuenta de que era en predios que están bajo la normatividad de reserva forestal.

La Reserva Forestal del Bosque de Mariquita continúa siendo afectada por la intervención del hombre; muestra de ello, es que en la actualidad cuenta con una extensión de 510 hectáreas, de las 637 que fueron reportadas por el Ministerio de Agricultura en 1960, cuando se emitió la declaración de Reserva. Esta reducción se debe a factores como la persistencia de construir viviendas en zona protegida.

Así lo confirmó recientemente la Corporación Autónoma Regional del Tolima, entidad que detectó que algunas personas intentan lotear área de la Reserva Forestal y que han solicitado permiso de aprovechamiento forestal.

Por ejemplo, en los últimos meses se presentaron dos casos específicos en la vereda San Diego Bajo, en el Norte de Mariquita, uno de ellos en el predio El Triunfo, en donde un ciudadano solicitó el permiso de aprovechamiento forestal doméstico para el corte de 50 árboles de las especies Dinde, Guayacán Llovizno y Diomate.

Al practicar la visita técnica en febrero y verificar en la Oficina de Planeación, se pudo verificar que los códigos catastrales del predio estaban superpuestos con la Reserva Forestal Nacional Quebrada San Juan y el Peñón, es decir que las especies arbóreas que se pretendían talar estaban dentro del área de Reserva.

Es por ello que “la Corporación ha negado los permisos de aprovechamiento que sistemáticamente se están pidiendo ante la dirección Territorial del Norte. El Bosque de Mariquita es declarado como Reserva nacional, ella no es objeto de ninguna clase de aprovechamiento comercial ni de utilización para otras actividades comerciales”, precisó Jorge Enrique Cardoso Rodríguez, director de Cortolima.

Se puso freno

La deforestación que se presenta en el Bosque se debe en parte a que existen predios de propiedad privada, por lo que los propietarios se amparaban en el derecho de posesión para hacer construcciones de viviendas o criar ganado.

A lo anterior se suma la invasión de personas de escasos recursos, quienes adelantan captación de agua de manera irregular de las fuentes hidrícas del bosque, explicó Cardoso.

Debido a esta problemática, la Corporación decidió negar cualquier tipo de permiso que esté relacionado con la Reserva Forestal Protectora de las quebradas El Peñón y San Juan, más conocida como Bosque de Mariquita, decisión que cuenta con el apoyo de la Inspección Ambiental municipal, así se busca poner freno al deterioro al que está expuesto el patrimonio natural.

Patrimonio natural

 El Bosque de Mariquita fue el lugar en el que se desarrolló parte de la Real Expedición Botánica por el sabio Mutis en el siglo XVIII.

Inicia en los valles del río Magdalena y va hasta la cordillera Central.

Hasta 2013 se estimaba que quedaban alrededor de 100 hectáreas que se cuentan como bosque.

Las características y la importancia ambiental que representa es lo que hace que las distintas autoridades trabajen en pro de su protección. 

XIMENA VILLALBA C.

Comentarios