En Gaitania siguen esperando la construcción del ‘Puente de la Paz’

En Gaitania siguen esperando la construcción del ‘Puente de la Paz’
Los habitantes y productores de cinco veredas de Gaitania, corregimiento de Planadas, cada vez que cruzan por el puente artesanal, único paso del sector, ven un símbolo a una promesa de inversión incumplida por parte del Gobierno nacional.
SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
Por esta estructura que nació de la necesidad de las comunidades cruzan más de 300 personas en días de mercado.
Foto: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
10 Ago 2018 - 3:01am

Los habitantes de las veredas Villanueva, Peña Rica, Los Guayabos, Marquetalia, La Bella y Aguas Blancas en Planadas, guardan en su memoria el compromiso que hizo en 2015 la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, Oacp y el Fondo de Programas Especiales para la Paz, Fondo Paz, de construir un puente vehicular que reemplazara la improvisada estructura de madera que existe entre las veredas de Peña Rica y Villanueva.

Pues pasados más de dos años, la promesa solo sigue en el recuerdo, ya que a pesar de que están listos los estudios y diseños el proyecto a hoy sigue en veremos.

“Iba a ser el puente denominado de ‘La Paz’ y vea es un riesgo grande el que estamos corriendo ahí. Estamos fregados”, dijo Humberto Yossa presidente de la JAC de la vereda Peña Rica.

A lo que hace referencia Yossa, es que desde hace ocho años los residentes de Gaitania que viven en zona de cordillera transitan por un puente artesanal que a diario pone sus vidas en riesgo, esto debido a que en 2010 una avalancha bajó por la quebrada Palma Brava y dejó un abismo entre veredas.

Desde ese entonces, a los habitantes no les quedó más alternativa que construir de manera improvisada una estructura que les permitiera movilizarse a sus labores diarias, al igual que, transportar la producción agrícola hacia el corregimiento y el casco urbano de Planadas.

“Por ahí bajan carros cargados con todos los productos, entonces quedan supremamente pesados, el puente antes aguanta”, dijo el ciudadano.

Winder Sánchez, presidente de la JAC de El Progreso, otra de las veredas afectadas, contó que la problemática va mas allá, pues al no existir un carreteable transitable el deterioro es total en la vía a Villanueva, Marquetalia, La Bella y Aguas Blancas, es decir, son caminos de herradura, porque no se puede ingresar maquinaria a la zona.

En cuanto a los niveles accidentalidad, Sánchez agregó que se han registrado varios hechos, entre ellos la caída de motociclistas y hace un año “un indígena cayó y murió por el golpe; fue llevado al hospital y duró varios días pero falleció finalmente por el accidente”.


Solo promesas

La concejal Leonircel Villamil Toro, contó que durante todo este tiempo ha buscado respuestas de qué paso con ese compromiso que le iba entregar seguridad a cientos de planadunos, sin embargo, las respuestas recibidas no generan nada concreto.

“Lo que he hecho es escribir y escribir para que me den una repuesta para dársela a la comunidad, pero la única razón que me dan es que ya licitaron, pero que no hubo oferentes”, comentó la cabildante.

Otro tipo de contestaciones es que está en el comité de contratación “y de ahí no pasa, el llamado que yo hago es a que no nos mamen más gallo, por decirlo así, que nos digan si lo van a hacer o no”.

Y recientemente, una respuesta más fue que este proyecto estaría en proceso de contratar la interventoría, una vez se haga, se procedería a iniciar a la obra.

Aunque la respuesta suena alentadora, la comunidad cansada de solo escuchar promesas que quedan en el aire, al parecer, tomó la decisión de hacer un esfuerzo económico para abrir otro paso alterno y que genere menos riesgo.

Esto teniendo en cuenta que “peligra mucho la vida de los habitantes, entonces cómo se hace para sacar los productos si de Villanueva para allá hace años no se le hace mantenimiento a esa vía. La comunidad se cansó”, comentó Villamil Toro.

 

Intervención vial

Entre 2008 y 2015, la Oacp a través de Fondo Paz destinó recursos para cinco municipios del sur golpeados por el conflicto armado e hizo una serie de obras y mantenimientos viales en las que el ejecutor fue la Federación Nacional de Cafeteros. Dichas inversiones incluyeron 40 kilómetros de la vía Ataco – Planadas, cinco entre Chaparral – Rioblanco y siete de la conexión vial Chaparral – San Antonio. En lo que corresponde al puente de ‘La Paz’, Gildardo Monroy director del Comité de Cafeteros del Tolima, explicó que se suscribió un convenio el 30 de diciembre de 2015 con el Departamento Administrativo de Presidencia de la República y Fondo Paz.

El objeto era el mejoramiento de la vía, al igual que, los estudios y diseños para la construcción del puente en la vereda Villanueva. “Nosotros hicimos todo el proceso, en la primera parte se establecieron unas actividades preoperativas que fue el mantenimiento y conservación de la vía. En los estudios y diseños, se invirtieron $107 millones y en el mantenimiento $159 millones”.

Este último proceso, arrojó un costo de mil 16 millones de pesos para la construcción del paso vehicular. Luego como Fondo Paz no giró los recursos para la construcción, y decidió licitar directamente la obra, el Comité de Cafeteros a comienzos de 2017 optó por liquidar el convenio por común acuerdo.

Publicada por
XIMENA VILLALBA C.