El fuego sigue arrasando la zona vegetal en el Tolima

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
En lo corrido de esta semana hubo incendios forestales en Carmen de Apicalá, San Luis, Alvarado, Piedras, Natagaima, Palocabildo y Cunday. La temporada de vientos propicia que las emergencias sean mayores.

Las altas temperaturas, la fuerza del viento y la inconsciencia de algunas personas, están desencadenando diferentes emergencias por incendios forestales en el Tolima. Se estima que durante la última semana se han incinerado más de mil 200 hectáreas a nivel regional.

El comandante del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Carmen de Apicalá, Henry Morales, contó que el lunes hacia las 6 de la tarde, se inició una conflagración en el sector conocido como Chana o cerro Siberia, ubicado en límite con Cunday.

Hasta ayer no se había podido extinguir, “por la topografía, el terreno y los fuertes vientos que se están registrando en el sector, (factores) que no nos dejan controlarlo”, explicó.

Morales agregó que, a la serie de dificultades mencionadas, se suma que llegar al sitio de la emergencia toma más de una hora y media de trayecto a pie.

Allí, “no tenemos abastecimiento de agua suficiente para controlar efectivamente el incendio”, precisó el comandante.

La magnitud de las llamas es tal, que a pesar de los esfuerzos de los bomberos, logró pasar a jurisdicción de Cunday. “Estamos controlando para que no se nos pase a la vereda Peñón Blanco, porque si esto sucede alcanzaría a llegar a un cerro que le dicen el páramo entre el límite de Carmen de Apicalá y Cunday”, explicó Morales.

La emergencia fue atendida por 13 unidades bomberiles de Carmen de Apicalá y siete de la Brigada Forestal de Cortolima, igualmente, la Alcaldía está entregando apoyo logístico. El comandante dijo que ya se hizo la solicitud de ayuda aérea.

 

Emergencia en San Luis

Las mayores conflagraciones reportadas en este municipio por el cuerpo voluntario de bomberos entre el lunes y miércoles de esta semana, fue en la veredas Caimital, en donde se incineraron 80 hectáreas de pastos y rastrojo, allí se vieron comprometidos varios nacimientos de agua.

En cuanto al origen se maneja dos posibilidades: las altas temperaturas y la práctica denominada quema controlada.

Igualmente, en Guasimito iban 70 hectáreas y seguía activo ayer, “es un área de difícil acceso, zona montañosa en la que a pie no llegábamos, por eso decidimos hacer un alto, parar y esperar que la candela baje a la parte plana, para volver a retomar labores y controlarlo”, explicó Fredy Arnulfo Arciniegas, subcomandante del cuerpo de Bomberos de San Luis.

También, en Jagua Flor se quemaron 50 hectáreas, ahí se afectó una vivienda y un vehículo. “Inició al borde de la carretera, parece ser que una persona le metió candela al pasto seco”, comentó el subcomandante.

En cuanto el apoyo, Arciniegas comentó que aunque se cuenta con la contratación respectiva con la Alcaldía, hace falta apoyo logístico en las emergencias de gran magnitud; asimismo, que el año pasado los bomberos recibieron equipos por parte de Cortolima, pero de la Gobernación del Tolima, la ayuda es nula hasta la fecha.

 

Otros reportes

Los bomberos voluntarios de Alvarado atendieron una conflagración en La Chumba, allí se afectó una hectárea y media. El fuego se inició tras la caída de algunos postes de luz, luego de una fuerte borrasca.

Y en Piedras, se registró una conflagración cerca al balneario Caracolí, ahí se incineraron dos hectáreas. Mientras que en Doima las llamas desaparecieron cerca de cuatro hectáreas.

La Secretaría de Ambiente y Gestión del Riesgo, informó que en la vereda Imba, de Natagaima, las llamas consumieron 50 hectáreas de pasto y maleza.

XIMENA VILLALBA C.

Comentarios