Calendario escolar en varias veredas del departamento inicia con baja calificación

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
EL NUEVO DÍA conoció algunos casos en Purificación, Cunday y Saldaña, lugares en los que padres de familia buscan con desespero que su voz sea escuchada.
PUBLICIDAD

El año escolar en el sector oficial arrancó con una matrícula de 143 mil 694 estudiantes, es decir el 96% si hace un comparativo con las cifras de octubre de 2019.

A medida que pasan los días, se siguen conociendo las dificultades que deben afrontar los niños para llegar a las aulas de clase, entre ellas se cuenta falta de servicios básicos, infraestructuras deterioradas, falta de dotación, transporte escolar y como sucede cada año sin un Programa de Alimentación Escolar, PAE.

 

La ‘gota que derramó el vaso’

En la vereda Chenche Asoleado de Purificación el cambio de coordinador en la Institución Educativa Técnica Tulio Varón fue la ‘gota que derramó el vaso’, pues aunque el funcionario estaba en esa plaza en propiedad, fue trasladado sin aviso previo, generando un desacuerdo por parte de los padres de familia que terminaron expresando su descontento a través de un paro.

Algunos de los acudientes de los niños, le contaron a EL NUEVO DÍA que tienen entendido que por ley deben haber 500 estudiantes por cada coordinador, y en el caso del Tulio Varón en época de matrícula completa se alcanza los 620.

A pesar de los reclamos y el derecho de petición entregado a la Secretaría de Educación, entre otras dependencias, hasta la fecha la comunidad indígena y campesina no ha recibido respuesta, motivo por el cual el paro se mantiene.

Además de esta situación, los padres reclaman que desde hace 12 años no llega un pupitre nuevo al centro educativo, tampoco, cuentan con un celador o aseadora por lo que deben contratar dichos servicios por cuenta propia.

“En este instante estamos en una escasez de pupitres, porque no los hemos logrado conseguir, algunas de los niños estudian en sillas rimax”, contó un padre.

A esto se le suma falta de ventilación en los salones y una estructura con diferentes daños “no tenemos un comedor digno, una cocina digna y el polideportivo no tiene ni estilo, está deteriorado”, agregó.

Otro de los reclamos es que en la sede Juan de Borja no hay servicio de baños por falta de agua, a lo que se le suma un deterioro físico.

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA

 

Sin baños

La vereda Agua Blanca está ubicada a cuatro kilómetros del casco urbano de Cunday, allí existe una escuelita en la que se da clases desde el grado preescolar hasta quinto de primaria y aunque se construyó hace cerca de 25 años, en percepción de los habitantes ya quedó en el olvido, pues no cuentan con agua potable desde hace bastante tiempo, lo que genera que los niños deban hacer sus necesidades fisiológicas antes de ir a clases o hasta que regresen a sus casas y llevar el agua que vayan a consumir, “está muy abandonado, pasan mandatos y mandatos, pero no sé qué pasa”, comentó un residente.

Actualmente, asisten 16 niños a un plantel que tiene una cubierta de zinc que ya le pasó cuenta de cobro el tiempo, pues en comentario de un padre de familia “parece un colador, las paredes están en obra negra, unas partes pañetadas y otras sin pañetar”.

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA

 

Sin transportes escolar

En Roncesvalles la comunidad indicó a través de medios radiales que hay estudiantes que deben caminar un promedio de dos horas para llegar a clases, asimismo, que en algunas instituciones educativas hace falta docentes.

De otra parte, recientemente en Saldaña los padres de familia y los estudiantes del megacolegio Roberto Leyva, hicieron un paro para exigir el servicio de transporte escolar, pues no les queda fácil llegar por sus propios medios a esta sede que está ubicada a cinco kilómetros del casco urbano.

Tras el reclamo, ayer la alcaldía se habría comprometido a contratar el servicio hasta donde le alcance el presupuesto, por eso los menores regresarían a clase el martes 18 de febrero.

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA

 

¿Qué dice la Secretaría de Educación?

Al consultar sobre los problemas del sector con el titular de esta cartera Julián Gómez, indicó que la infraestructura tiene un atraso de 50 años, “en esto estamos hablando de más de $150 mil millones para poder atender las necesidades que tenemos en todos lados, la matrícula estuvo muy bajita, hoy logramos el 95%, aún nos siguen sobrando docentes, por eso nos toca cerrar matrícula y empezar a mover”.

Agregó que la matrícula afecta a los docentes y a los coordinadores “cuando los colegios no tienen 500 muchachos, el Ministerio no nos permite nombrar uno”.

En cuanto al PAE finalmente se publicaron los pliegos definitivos por un valor de $28 mil 484 millones, rubro con el que se cubre la jornada regular y única. “Estamos terminando el proceso de PAE indígena, que está alrededor de $6 mil millones”, documento que se espera publicar en los próximos días. Este presupuesto sería para cubrir la vigencia del 2020.

En transporte escolar se contará con un rubro cercano a $12 mil millones para apoyar a los municipios durante el segundo semestre, en este caso Piedras y San Antonio no aceptaron los recursos, “eso nos lleva a hacer una modificación y en máximo 15 días estaría de nuevo para avanzar en los convenios y entregar a los municipios los recursos con los que se había comprometido la Gobernación”, explicó Gómez.

Y en lo que respecta al megacolegio de Saldaña, el Secretario dijo que el daño en la cubierta el año anterior fue en un área administrativa por lo que no genera inconvenientes a los estudiantes. La reparación ascendería a más de $217 millones.

Para el mantenimiento, desde la rectoría se hizo una solicitud a la Alcaldía para que haga una limpieza y para lograr mayor sombra dentro del plantel se hará un proceso de reforestación.

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA

 

Sin agua y con altas temperaturas

A través de noticias RCN televisión se dio a conocer que en la institución educativa ubicada en la vereda Chenche Balsillas, resguardo indígena de Coyaima, el pozo de agua del que se abastecen está en su nivel mínimo. El líquido que sale de allí es utilizado para la cocción de los refrigerios de los niños de primaria y los servicios básicos.

Otra necesidad de los niños es que no se cuenta con el uniforme completo, en algunos casos usan sandalias y en otras, según declaraciones de una docente, entre hermanos se turnan para ir a clase debido a que cuentan con un solo uniforme.

XIMENA VILLALBA C.

Comentarios