El cooperativismo es clave en el sector cafetero para afrontar las limitaciones sociales

En los corregimientos de Planadas se acordó que el mismo vehículo que distribuye las verduras y hortalizas, se encargue de llevar los quesos, frijol, entre otros productos al casco urbano.
Crédito: ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
La dinámica de los municipios cafeteros en el departamento ha tenido que acoplarse a la emergencia sanitaria, especialmente, en esta época de los primeros ‘pases’ o tiempos de inicio de recolección.
PUBLICIDAD

Rafael Monsalve, vicepresidente del Comité de Cafeteros de Rovira, contó que en su población la mayoría de los caficultores son pequeños y que están teniendo dificultades debido a la prohibición que existe sobre el ingreso de personas foráneas.

Motivo por el cual en estos momentos, “se está invitando a todos los caficultores a que hagamos mingas en las veredas, también, a que entre familia se recolecte el grano y que ojalá se agrupen dos pases, es un café que no se va a caer, así puede rendir la mano de obra”, explicó Monsalve.

Otras medidas adoptadas desde el orden municipal, es la estrategia pico y vereda, con la cual se busca turnar las salidas de las personas por días al casco urbano y a nivel cafetero se le agrega el cooperativismo, “estamos invitando a que las rutas (de servicio público) que se habilitaron y los vehículos particulares, le lleven el café a los demás y vendan la carga donde se les indica.

“También se le da una lista de la remesa, que incluye el consumo para la familia y los suministros para los animales”, comentó Monsalve, de esta forma se busca generar un apoyo comunitario que aporta significativamente al aislamiento social.

El productor agregó que a través del Comité Departamental de Cafeteros, se habilitó una cooperativa para la venta de café, lo que permite comercializar el grano por el precio base de la Federación, valor que se puede incrementar de acuerdo con el rendimiento que muestre. “Hasta el momento se les está comprando el café seco, se están buscando recursos por medio de la Federación para poder comprar el grano mojado a los productores”, explicó.

 

Estrategias en Planadas

En esta población del sur, también de vocación cafetera, se implementó esta semana el pico y cédula para que en un mismo día las familias se aprovisionen de alimentos y vendan el grano. Según el ingeniero Frank Fierro, jefe de la oficina de Desarrollo Agropecuario del Municipio, además de ello, se llegó a un acuerdo con los establecimientos comerciales que tienen permitido el funcionamiento para que laboren entre las 7 a.m. hasta las 2 p.m. de martes a sábado.

“La idea es que domingo y lunes nadie salga, las compras van a estar cerradas y no va haber transporte porque la empresa municipal se ha acogido a resguardar la seguridad de sus empleados”. El funcionario agregó que el servicio público retomó operaciones recientemente con las medidas sanitarias del caso, para la movilización de las cargas de café.

En Planadas también se está promoviendo el cooperativismo, pues la recomendación desde la Administración municipal es que en las veredas se escojan algunas personas que cumplan en el día con el ‘pico y cédula’, para que vendan el café y suban el mercado.

“Así hemos trabajado en estos 20 días, desde que el Alcalde empezó a implementar las medidas y funciona, Planadas es un municipio de mucho movimiento y en estos días ha estado muy calmado”, narró Fierro.

En miras a la temporada alta de recolección, el funcionario indicó que en los próximos días se conocerán las estrategias y el plan para una de las temporadas más importantes en el ciclo de cafetero.

 

Dato

Rovira está conformada por 89 veredas, de esta cifra 82 son productoras de café.

EL NUEVO DÍA

Comentarios