El comercio de aguacate no se detiene en Alvarado

Crédito: HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍAEl comprador revisa y escoge el aguacate que adquiere en el centro de acopio.
Por lo menos 350 familias viven de cultivar aguacate, una fruta apetecida en la mesa de los colombianos. La de esta población es de las mejores que se producen en el país.
PUBLICIDAD

Uno de los productos insignia de la tierra fundada por el capitán Pedro de Alvarado es el aguacate, fruta comercializada todos los lunes, y cuyo destino, entre otros, es Corabastos, en Bogotá.

Con el fin de evitar contagios de camioneros procedentes de la capital de la República, la Administración municipal decidió trasladar la compraventa a la plaza de mercado y, por ende, todo vehículo que ingresa al municipio debe cumplir con los requisitos exigidos.

No obstante, y a pesar de que en marzo inició la mayor cosecha de palta, los precios han bajado considerablemente, pero, para fortuna del campesino, no ha tenido que botarlos.

En Alvarado no se exporta aguacate, debido a que no se produce el Hass, sino el criollo y el papelillo, por lo que los frutos obtenidos en las veredas Convenio, Vallecitos, Pedregosa, Laguneta, La Caima, Mercadillo, Plazuela, Montegrande y La Tigrera quedan en el mercado nacional.

1

 

Lunes verde

El centro de acopio de Alvarado está ubicado a un lado de la iglesia Nuestra Señora de Chiquinquirá, a media cuadra del parque principal, y los lunes, a las 5 de la mañana, empiezan a llegar los camperos cargados con aguacates. Las puertas de la plaza se abren a las 8 a.m.

A medida que transcurre el día, se ven camiones en fila para ingresar por la única entrada que durante la pandemia del Coronavirus está habilitada; como se informó en una nota anterior, todo vehículo pasa por los aspersores para ser lavado con agua, jabón e hipoclorito.

“Alvarado se caracteriza por tener el mejor aguacate de Colombia, en lo que tiene que ver con la variedad común -indicó el alcalde Henry Herrera Viña-, lo que genera divisas al campesino. Somos estrictos con los controles, porque entran camiones de Bogotá, Ibagué, Neiva y Magdalena Medio”.             

Respecto al aguacate papelillo, este es de más alta calidad y con procesos tecnificados. La mayoría de dueños de fincas negocia directamente con grandes superficies.

El profesional universitario Carlos Fernando Cortés Ayala, quien trabaja con la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria (Umata), contó que antes del Coronavirus se registraban ventas de 25 toneladas, debido a que en Semana Santa es cuando más aguacate se da, y se tiene registros de $360 mil por carga, es decir, a $3.600 el kilo.

“Este año, para Semana Santa, el aguacate común se vendió en $1.800 el kilo, para junio quedó en $1.000. El papelillo, que se vendía el kilo en $4.500, está en $1.800. Ha sido difícil, pero, al menos, los productores han podido venderlo”, describió Cortés.

En este municipio, conocido también como La Puerta del Norte del Tolima, 350 familias viven de cultivar aguacate, pues el criollo tiene buena producción entre marzo y junio, se estaciona y vuelve para otros días del segundo semestre del año. El papelillo se da durante gran parte del año.

 

Opines

Manuel Gerardo Puerta. Productor de la vereda Laguneta:

2

“Con esmero traigo calidad, para que quien me compre quede satisfecho, y con las medidas de higiene.

Llevo siete años en la finca donde además cultivo maracuyá, fríjol y maíz.

Por estos días ha estado muy barata la venta y eso que cuando se recoge el aguacate empiezan los gastos como el transporte en mula y luego, en camperos”.

 

Roney Beltrán. Productor de la vereda Vallecito

3

“Yo compro y vendo y el Coronavirus nos ha afectado, porque para entrar a Corabastos es con pico y cédula, además las ventas han caído. Estamos enseñados a vender la carga desde $250.000 y ahora en $150.000. Estamos preocupados por un posible cierre en Corabastos y allá hay que pagar fletes y trabajadores”.

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios