Incineraron medicamentos vencidos y generaron riesgo en la quebrada La Medrosa

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍALos residuos quedaron esparcidos por el sector conocido como Las Petroleras, en zona rural de Chaparral.
Esta semana se conoció en Chaparral una denuncia ciudadana que dejó en evidencia la incineración de una gran cantidad de medicamentos vencidos de forma irregular que quedaron esparcidos a 150 metros de la quebrada La Medrosa.
PUBLICIDAD

John Oswaldo Páez, minero artesanal de esta población, narró que junto a un amigo iban de pesca a La Medrosa por un camino de agua, cuando se encontraron con miles de medicamentos que alguien dejó amontonados en su intento de quemarlos.

La zona se conoce como Las Petroleras y está ubicado a cinco kilómetros del basurero municipal, “calculo que fácilmente pudo haber sido media tonelada o más cantidad de medicamentos que fueron arrojados. La persona que lo hizo se salió de la carretera principal (y llegó) a un camino que ha formado el agua cuando llueve”, comentó.

El hallazgo incluyó ampolletas de complejo B, tabletas de ranitidina, cremas, jarabes y variedad de frascos, “entre lo que vi hay unos medicamentos (con vencimiento) desde el 2006 hasta el 2016”.

El hombre agregó que a simple vista, se evidencia que la quema fue hace varios meses por lo que se teme que la lluvia ya arrastró parte de los desechos al río. A dos días de haberse conocido la denuncia, los elementos contaminantes seguían en el lugar.

De otro lado, la directora Local de Salud de Chaparral, Eucari Arcila Martínez, explicó que tras conocerse el caso se adelantó el informe respectivo para ponerlo en conocimiento de las autoridades competentes.

Al preguntarle cómo es el manejo final que deben dar las entidades a los medicamentos, explicó que droguerías, dispensarios y hospitales deben seguir unos protocolos para sacarlos de rotación antes de que se caduquen. Las instituciones deben contratar con entidades especializadas en recoger residuos peligrosos.

“Hasta el momento no se sabe quién hizo la eliminación de esos residuos a este espacio abierto, estamos sin ninguna orientación de quién será”, comentó.

Teniendo en cuenta que hay un riesgo con un afluente, la situación también fue puesta en conocimiento de Cortolima.

De otro lado, a través de un comunicado la gerente del hospital San Juan Bautista, Sara Campos Angarita, informó que se dio inicio a una investigación sobre el origen de los productos, igualmente, aclaró que  las fechas de caducidad van entre 1998 hasta 2008 y son elementos que no han sido utilizados por el Hospital, sin embargo, se continuará realizando las averiguaciones.

 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios