Gerente de Empolérida pasó al tablero frente al Concejo de Lérida

Crédito: Tomada del Facebook Concejo Municipal de Lérida - EL NUEVO DÍA La sesión virtual adelantada esta semana se extendió a casi tres horas de duración.
El mayor de los retos de la gerencia de esta empresa pública es saber afrontar las diferentes demandas que cursan en contra y las deudas que se han acumulado con el paso de los años.
PUBLICIDAD

En un debate de control político ante el Concejo, el gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Lérida, Empolérida, Milciades Calderón, expuso el panorama financiero de la entidad, el cual incluye demandas en contra que tienen aspiraciones económicas que superan los $500 millones.

Asimismo, se conoció que al cierre de 2019 el valor de las deudas eran de mil 526 millones de pesos.

Calderón expuso de arranque en su intervención, que el empalme con la anterior Administración municipal fue ‘traumática’, “nosotros hicimos un acta por cada reunión, (también) muchas preguntas para investigar, averiguar y diagnosticar cómo estaba la empresa, pero las respuestas nunca fueron dadas. Llevamos la denuncia a la Procuraduría Provincial de Honda, con copia de las actas”, comentó.

Añadió, que en enero se encontró con una empresa que no contaba con suficientes suministros para prestar el servicio de acueducto, igualmente, una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, Ptar, sin mantenimiento. 

De la misma forma, informó que recibió una entidad con pagos pendientes de dotaciones a los trabajadores, vacaciones, prima de antigüedad y de servicios, cesantías e intereses, según lo establecido en la convención colectiva.

Agregó, que en el tema contable faltó información y documentos, igualmente, quedaron dudas como la de un pago en 2019 que se hizo Empolérida así misma por $616 millones 760 mil.

Y la relación de deudas al cierre de 2019 que sumaron mil 526 millones 701 mil pesos, pagos pendientes con proveedores y terceros por un valor de $229 millones 706 mil, entes de control $189 millones 878 mil, acreencias laborales $161 millones 691 mil, procesos judiciales $904 millones, entre otros.

“De ahí que no entendemos de dónde sacaron esa utilidad de $663 millones que reflejan los balances financieros dejados por la anterior administración”, comentó el gerente de Empolérida.

 

Panorama jurídico

De otro lado, una de las preguntas puntuales hechas por los concejales fue en qué condiciones jurídicas recibió la empresa, a lo que el Gerente respondió que había cinco procesos con acuerdos de pago vigente y otros cancelados en su totalidad, pero que aún se mantienen activos debido a que falta tramitar los respectivos paz y salvo.

En el listado aparece la demanda de un extrabajador, quien al parecer fue despedido injustificadamente en 2010, época en el que el mandatario era el actual alcalde Marco Antonio Ospina.

Tras un largo litigio, le dieron la razón al demandante por lo que la empresa deberá pagarle $150 millones, teniendo en cuenta la cifra se llegó a una acuerdo de pagar mensualmente $3 millones.

Otra acción que está en etapa de apelación en el Tribunal Administrativo del Tolima, es la demanda del exgerente Ricardo Bustos Arroyabe que se inició en 2017, la pretensión se acerca a los $152 millones.

Asimismo, se tiene en curso una demanda proveniente del fondo Porvenir por $524 millones, pues al parecer se omitió “el pago de aportes pensionales”.

También, se suman las deudas con la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico, CRA, por $60 millones y con Cortolima de $189 millones, entidad con la que se tiene a la fecha siete acuerdos de pago.

Igualmente, en enero se encontró un pago pendiente en el relleno sanitario La Miel por $103 millones.

Varios de los concejales resaltaron que se ha mejorado en la recolección de residuos sólidos, pero se cuestionó que los vehículos recolectores tienen problemas de filtración del líquidos de lixiviados, a lo que el Gerente de Empolérida respondió que ya se hizo una reparación.

 

Otros cuestionamientos

Una de las críticas por parte de algunos concejales fue el aumento en los gastos administrativos y los costos de producción entre enero y julio de este año en comparación con el mismo periodo en 2019, a lo que Calderón respondió que no obedece a malos manejos sino a los pagos que se han venido adelantado sobre las deudas que se han venido acumulando con el paso de los años.

Mientras que en temas de calidad, una preocupación de los cabildantes fue los resultados de pruebas de laboratorio adelantadas en diferentes meses del año y que mostró rastros de coliformes en varios puntos del municipio.

Sobre ello, el Gerente respondió que: “Esto tiene varias circunstancias o varias determinaciones que pueden ser debido al ambiente o que la tubería está muy obstruida o deteriorada y va soltando sedimentos que pueden causar esta turbidez, puede haber mala manipulación por parte de las personas que toman estas muestras (…).

“Estos coliformes que mencionan, no son perjudiciales para el consumo humano”, precisó.

EL NUEVO DÍA

Comentarios