Hospital de Honda se suma a entidades que desvincularon personal en medio de la pandemia

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍA
Factores políticos estarían influyendo en el despido de personal de la institución.
A la finalización de contratos de trabajadores de la salud en los hospitales de Chaparral y Purificación se suma el San Juan Dios de Honda. Según algunos de los afectados entre abril y septiembre unas 30 personas fueron desvinculadas de diferentes áreas como: médicos especialistas, enfermeras, administrativos, auxiliares de enfermería y ambulancias, instrumentadoras, de mantenimiento, entre otros.
PUBLICIDAD

EL NUEVO DÍA conoció varios testimonios que coinciden en que la notificación de que ya no tenían trabajo les llegó de forma sorpresiva; igualmente, que no hubo alguna justificación de peso para apartarlos de la institución en medio de la pandemia y que quedaron sin posibilidad de sostener a sus familias económicamente.

Otros comentarios apuntan a que los despidos o finalizaciones de contrato empezaron semanas después de que se posesionó como gerente Manuel González. Y, similar a lo ocurrido en Chaparral y ‘Puri’, algunos llevaban varios años laborando a través de prestación de servicios.

“Hay un decreto presidencial que dice que no pueden despedir a nadie en pandemia, sean directos o indirectos, pero el gerente (Manuel González) me escribió ‘sin justa causa’”, comentó uno de los entrevistados.

Agregó que la cooperativa mediante la cual estaba vinculado no le pagó liquidación, “pero nadie dice nada”. En esta salida de personal hubo varios médicos especialistas que estaban vinculados al hospital San Juan de Dios más de 10 años, ante el hecho las manifestaciones y reclamos de la comunidad no se hicieron esperar, la presión de la ciudadanía hizo que los volvieran a reintegrar.

“Yo terminé de trabajar el 31 de julio y de una vez me pasaron la carta, llevaba tres años en contrato a término indefinido, simplemente, dijeron que se había acabado el contrato. Todos los meses sacan a alguien”, narró otra de las afectadas. 

María Yolanda García Arango, laboraba como instrumentadora en el San Juan de Dios desde febrero de este año con un contrato a término indefinido, pero fue desvinculada a comienzos de septiembre. Según sus palabras fue por un tema político, pues su reemplazo terminó siendo la hija “del exalcalde de Líbano, mejor amigo del gerente, entonces tenía que entrar”, precisó.

Añadió que la única situación extraña durante estos meses de trabajo, ocurrió en mayo cuando tuvo un inconveniente con la Jefe de Enfermeras, porque al parecer se extralimitó en su papel de jefe directo, a lo que se sumó malos tratos con sus subalternos. “Me notificaron el despido el mismo día que terminé mi labor, dos horas antes y tenía que terminar mi turno, porque después decían que había dejado mi turno botado”.

Otro hecho que también se estaría registrando, según María Yolanda, es que se está sobrecargando horas de trabajo a algunos trabajadores.

A esta situación se suma que luego de varios reclamos por parte de los empleados para que les pagaran las horas extras, se llegó a un acuerdo con la cooperativa que contrata al personal y la gerencia del hospital, pero finalmente no se cumplió.

En algunos casos, los cargos no fueron ocupados y en otros el reemplazo llegó de Líbano, municipio en donde González fue gerente del hospital por más de cuatro años.

Esta redacción buscó vía telefónica al gerente Manuel González para preguntarle por esta situación, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios