En Líbano reclaman retorno de los docentes encargados de la educación diferencial

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍAEn la I.E. Técnica Alfonso Arango Toro, los padres de familia hicieron una firmatón para solicitar el reintegro de la docente de apoyo Sonia Beatriz Reyes Herrera, quien lleva cerca de cinco años trabajando allí.
Para el caso de esta población son 46 niños los que se quedaron sin su maestra, por ello, se sigue haciendo un llamado a la Secretaría de Educación Departamental para que reconsidere la decisión, teniendo en cuenta que Mineducación explicó que los entes territoriales son los competentes para conformar las plantas docentes.
PUBLICIDAD

En el norte del Tolima sigue el desacuerdo con la desvinculación de 12 profesores provisionales a nivel departamental que tenían como función brindar educación a niños y niñas con necesidades especiales.

Para el caso del Líbano, la afectación se ve en la I.E. Técnica Alfonso Arango Toro, lugar en el que según el Sistema de Matrícula Estudiantil, Simat, hay 46 estudiantes que requieren de un maestro que ofrezca orientación diferencial.

Carlos Alberto Reyes Chaves es exdirectivo docente de esta población, es una de las personas que vio nacer el programa de docentes de apoyo en 2004, cuando el Ministerio de Educación dio el aval para que se asignara en provisionalidad 30 plazas para la atención de mil 483 estudiantes con necesidades educativas especiales, que habían en esa época. La decisión fue adoptada por la Gobernación del Tolima a través del decreto 815 del 14 de octubre.

“La educación inclusiva es un mandato que tiene el Gobierno nacional, me consta como rector y director que en el Líbano los profesores hacen una gran labor, acá se organiza la educación especial y la integración”.

Recordó que en 2004 fue nombrada la licenciada Olga Lucía Lizcano Rojas en la I.E. Técnica Alfonso Arango Toro, quien coordinó sus funciones con las instituciones Técnica Nuestra Señora del Carmen y la Isidro Parra.

En 2015, tras su renuncia, llegó al cargo la licenciada Sonia Beatriz Reyes Herrera, quien continuó con las actividades pedagógicas de acuerdo con los Planes Individuales de Apoyo y Ajustes Razonables, Piar, y aportando desde la inclusión al Plan de Mejoramiento Institucional, PMI.

Durante 16 años, se cultivaron logros educativos, también se crearon diferentes espacios artísticos culturales de inclusión que permitieron a la I.E. Técnica Alfonso Arango Toro y al Líbano el reconocimiento a nivel local, regional y nacional, como uno de los lugares que se la juega por la educación inclusiva.

Actualmente, en esta institución se tienen 46 menores matriculados, algunos tienen discapacidad intelectual, problemas de aprendizaje, limitaciones físicas como parálisis cerebral, problemas de comportamiento, autismo y atrofia multisistémica. Al parecer, aún no hay claridad de cómo terminarán su año escolar.

El exdirectivo docente llamó la atención en que la desvinculación de los docentes de apoyo en Armero–Guayabal, Cajamarca, Fresno, Chaparral, Lérida, Líbano, Melgar, Purificación, Rioblanco, Rovira, Mariquita y Valle de San Juan, surgió de un estudio técnico entre la Secretaría de Educación Departamental y el Ministerio de Educación en 2018, época en la que consideraron que en un sistema educativo que reúne cerca de 150 mil estudiantes era necesario un docente de apoyo en la planta.

La modificación que dejó una plaza vigente de 13 que habían a nivel regional, fue firmada el 7 de marzo de 2019 por el entonces gobernador Óscar Barreto Quiroga.

Pero los afectados se enteraron de que su cargo desapareció el pasado agosto, en medio de la pandemia y en teletrabajo, “eso estaba totalmente guardado en los anaqueles, en un silencio administrativo tremendo.

“Ellas (profesoras) siguieron trabajando después de 16 años, es lo que más tristeza me da, personas que tienen sus compromisos económicos, cuentan con ese trabajo y, lo más grave, no se respeta el compromiso que tiene el decreto que estos docentes se deben llamar a concurso para continuar”.

Por eso, Reyes Chaves hizo un llamado al gobernador Ricardo Orozco Valero y al secretario de Educación Departamental, Julián Gómez, para que reconsideren una decisión que afecta a maestros y estudiantes.

Otra pregunta en este tema es por qué el Tolima en vez de aumentar las plazas, que inicialmente eran 30, pasó a tener solo una.

 

Respuesta de Mineducación

La situación fue expuesta por los padres de familia y afectados ante la Personería, la Alcaldía, la Consejería para la Participación de las Personas con Discapacidad y la Defensoría del Pueblo regional Tolima.

Justamente, esta última institución ofició al Ministerio de Educación quien respondió que “la competencia de la administración de las plantas de cargos docentes y directivos docentes es (responsabilidad) de las entidades territoriales certificadas, quienes deben dar el cumplimiento a lo normado, en este caso, lo referente a la atención de los niños con discapacidad (…)”.

Además da a entender que los reclamos deben exponerse ante la Secretaría de Educación del Tolima, quien deberá responder de fondo al requerimiento. De la misma forma, se recuerda que los entes territoriales son competentes para “organizar la prestación del servicio y administrar el personal docente”.

Y en el caso de la educación inclusiva deberán “garantizar la prestación eficiente y oportuna del servicio educativo, esto incluye la creación de empleos temporales de docentes de apoyo pedagógico, la contratación de apoyos que requieran los estudiantes, asimismo, herramientas técnicas, tecnológicas y didácticas pertinentes de acuerdo con la reglamentación establecida”.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios