Los ‘enredos’ del proyecto de vivienda en Prado destinado a afectados por invierno

Crédito: Tomada del Facebook Contraloría del Tolima - EL NUEVO DÍALa preocupación por el proyecto que ya empieza a ser visto como un ‘elefante blanco’ se expuso en audiencia pública de control social adelantada por el ente de control.
La ilusión de varias familias de recuperar sus casas luego de superar los daños que dejó el fuerte invierno hace 9 años seguiría en el limbo, pues cuatro años después no se tiene certeza de cuándo concluirá el proyecto, pues según informes del Fondo de Adaptaciones hasta agosto pasado la obra estaba en proceso de incumplimiento.
PUBLICIDAD

En la audiencia pública de la Contraloría del Tolima en Prado, veedores, concejales y ciudadanía en general expusieron diferentes problemáticas que llevan años sin respuestas, igualmente, se recordaron obras inconclusas como el proyecto de vivienda Acuarium destinado a 42 familias damnificadas de la ola invernal de 2011, que hasta en agosto de este año seguía en incumplimiento.

Lo que se conoce de la obra es que fue contratado en febrero de 2016 por el Fondo de Adaptación y tenía como plazo de entrega diciembre de 2018. Asimismo, el Municipio hizo un empréstito con el Banco Agrario por $2 mil 300 millones como aporte al proyecto, de dicho recurso estaría pendiente de giro $900 millones.

Luis Mota veedor de la urbanización Acuarium expresó en su intervención que desde el 2019 viene solicitando una mesa técnica para evaluar su estado, “si hoy señor Contralor (Diego García) tuviésemos la oportunidad de ir al predio a dar una vuelta nos vamos a dar cuenta de la gravísima situación que se presenta, unas obras que se suspendieron en enero, de ese mes acá en lo que se avanzó que valió un dinero importante, se deterioró, ya está convertido en botadero de escombros de basura, nadie controla absolutamente nada”.

Ante los marcados inconvenientes el veedor insistió en la necesidad de adelantar la mesa de trabajo con la presencia de todas las autoridades involucradas, pues además se deben revisar algunos errores que habrían quedado en las resoluciones mediante las cuales se entregaron los lotes a los beneficiarios.

 

Los planos diferentes a la realidad

Por su parte, el mandatario de Prado, Luis Ernesto Castañeda dijo que el proyecto Acuarium fue uno de los tantos hallazgos encontrados en el proceso de empalme previo a iniciar su administración, “debo manifestar que si desde el primero de enero no se ha avanzado en esa obra es porque tiene falencias, fallas y hasta que no se haga la inspección necesaria no puedo continuar”, precisó.

En cuanto a los recursos del Municipio, Castañeda precisó que a 31 de diciembre de 2019 se tenía un saldo pendiente por girar de $900 millones del empréstito y al parecer una sugerencia de la entidad bancaria era tramitar un nuevo crédito para acceder al saldo, propuesta que no fue aceptada, pues ya existe un acuerdo aprobado por el Concejo para el empréstito que se necesitaba.

“Debo dejar reflejado en esta reunión, sobre el plano que se colocó sobre mi escritorio es muy fácil ver los lotes que se distribuyeron con resoluciones y se entregaron, pero cuando ustedes van al terreno, hay un barranco por donde no se puede construir, hay un barranco en donde es ficticio los lotes, este es un problema delicado”.

De la propuesta de la mesa de trabajo, el Alcalde dijo que se va a realizar pero no va a dar falsas expectativas de un obra que “tiene problemas gravísimos”, agregó que está de acuerdo con que la Contraloría haga mayor presencia en Prado pues puede ayudar a una población que “está despelotada en todos los sentidos” y puso como ejemplo, el hospital San Vicente de Paúl que va a cumplir 100 de existencia pero no tiene escrituras del terreno que hoy ocupa.

El Contralor Departamental le explicó a la audiencia que actualmente se está adelantando una auditoría que está revisando al detalle el proyecto Acuarium, una vez se tenga resultados de esta indagación y se establezcan competencias fiscales, se programaría la mesa técnica, que podría ser a mediados de noviembre. 

Castañeda seguidamente agregó que desde su administración respetará las resoluciones que se entregaron en la anterior administración, siempre y cuando los beneficiarios cumplan con los requisitos “eso se debe analizar a quiénes les asignaron lotes, ya tengo un listado en donde gran número de contratistas de la época le asignaron lote, hijos de concejales aparecen con lotes, una persona tiene dos lotes, no sé hasta dónde eso sea legal y hasta dónde es acorde a la resolución, todo eso se tiene que analizar para yo poder proceder”, precisó.

 

Monitoreo del Fondo de Adaptación

En la página web del Fondo de Adaptación se explica que desde febrero de 2019 la interventoría de la obra radicó un informe de presunto incumplimiento total por parte del contratista de la obra, desde entonces se inició una audiencia de descargos. A pesar de que el contratista presentó una propuesta para concluir la obra, esta no fue viabilizada por el Fondo y siguió adelante con el acta de liquidación del contrato.

En julio de este año se decretó el incumplimiento total y definitivo del contrato de obra, por lo que el contratista y la compañía aseguradora presentaron recursos de reposición. En agosto el contratista habría explicado que “la compañía aseguradora estaría en condiciones de expedir las pólizas que amparen el acuerdo directo en el acta de liquidación para la terminación de las viviendas”. El Fondo dio como nuevo plazo el 7 de septiembre para aportar la certificación de la aseguradora, si no se cumplía se daba continuidad a la audiencia de incumplimiento.

 

¿Intento de soborno?

Otros temas expuestos por parte de los asistentes fue una auditoría especial ambiental por reforestación en la administración anterior, las demoras en las investigaciones por parte de los entes de control, el deterioro y descuido en que están los escenarios de los Juegos Nacionales de 2015 y una inversión para mejorar el suministro de agua, pero al parecer el propósito no se logró.

En la audiencia el contralor García expuso que en la auditoría especial en contratación de 2018 se generaron varios hallazgos fiscales, penales, administrativos y disciplinarios, y que aún están en trámite para determinar la responsabilidad fiscal, mientras que la auditoría ambiental el informe aún está en etapa preliminar.

En medio las indagaciones del caso de reforestación al parecer hubo intento de soborno a los auditores, “a mí me informaron que trataron de buscarme a mis auditores, eso es lastimoso y vergonzoso, porque mi ente de control trato de manejarlo de la manera más transparente y recta, para que mis auditores lleguen a mi despacho a decirme que no hacían sino duplicarles las cifras de los hallazgos establecidos, el ente de control no se manosea”, precisó el Contralor.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios