Veeduría y ciudadanía piden una auditoría para el Nuevo Hospital la Candelaria de ‘Puri’

Crédito: ARCHIVO - EL NUEVO DÍAEl cuestionamiento en el que coinciden diferentes personas es que ante la supuesta ausencia de la gerente Diana Zambrano, quien toma las decisiones son sus asesores.
A través de una carta, un grupo de personas le exponen al gobernador Ricardo Orozco la preocupante situación por la que estaría atravesando el centro hospitalario del suroriente del Tolima.
PUBLICIDAD

Un grupo de ciudadanos que se hace llamar ‘Amigos de Purificación’ envió un documento al gobernador Ricardo Orozco Valero, mediante el cual exponen varias situaciones que se estarían registrando al interior del Nuevo Hospital la Candelaria. Asimismo, solicitan que autoridades como la Secretaría de Salud Departamental y la Contraloría del Tolima adelanten las indagaciones respectivas.

Según los quejosos, las expectativas que tenían con el cambio de gerencia no se han cumplido, y señalan que “hoy en día vemos cómo nuestro único hospital en tan poco tiempo se derrumba,  pues no hay un verdadero liderazgo ni toma de decisiones que contribuyan a que el hospital salga adelante (…)”.

Seguidamente enumeran varios problemas, entre los que están la ausencia constante de la gerente Diana Zambrano, lo que generaría que no se tomen medidas para controlar y bajar los riesgos a los que está expuesto el personal administrativo y asistencial frente al Covid–19 e indican que “quien toma las decisiones según su criterio son sus asesores (...) pues es muy preocupante que el hospital termine (con) todo su personal enfermo y entonces quiénes serán los que nos atiendan”.

Otra de las inquietudes planteadas es que no se contaría con personal calificado para manejar la UCI intermedia, que se instalaría en el marco de la pandemia, tampoco, se tendrían insumos suficientes para “trabajar y atender a los pacientes, nos hemos enterado que en los servicios hay carencias de bombas de infusión, monitores, como también medicamentos (…)”, elementos que también son indispensables para atender otras patologías.

A lo que sumaría “desorden y desaseo” en áreas respiratorias. “Hay sillas metálicas en malas condiciones y equipos biomédicos arrumados allí, no sabemos si es que no hay profesional biomédico o personal de mantenimiento, pues si en otros servicios requieren de equipos (...) por qué  estos no se mejoran y se optimizan los recursos”.

En la final de la misiva los llamados ‘Amigos de Purificación’ manifiestan que “esto no es un tema político, esto es un tema de mejorar y ayudar a una comunidad que necesita de una buena prestación de servicios y de un Líder convencido de que en equipo, con experiencia  y conocimiento en alta gerencia se pueden lograr un desarrollo óptimo para nuestro Hospital”.

 

“Nuestro hospital va de capa caída”: Veedor

El documento fue enviado con copia a la Procuraduría General de la Nación, la Contraloría Tolima, a la Secretaría de Salud Departamental y al veedor de Salud, Ancízar Rodríguez, quien comentó que las quejas son puntuales y que también se hace referencia a malos tratos y acoso laboral dentro la institución.

En cuanto al ausentismo de la Gerente comentó que “no toma rienda directa del hospital tratando de mejorar la atención, que se dé con calidad, tratando que sea uno de los mejores, cada día están demostrando que nuestro hospital va de capa caída, de mal en peor”.

Agregó que en el documento se solicita directamente al mandatario seccional indagar los hechos para que corrobore en qué condiciones estaría el centro hospitalario de segundo nivel.

“Las citas no las dan, los teléfonos no los contestan, hay uno o dos personas, no sé exactamente quiénes son, porque ahí (documento) no nombran personas, con Covid y que no ha se ha hecho cerco epidemiológico, hay muchas quejas”, comentó Rodríguez.

Y añadió que lo expuesto en el documento, coincide con lo expresado por él meses atrás, “no porque yo lo haya hecho o tenga que ver con el documento, no, me lo hicieron llegar. Es un documento con toda destreza y carácter de decir las cosas en letras, no colocan nombres porque los firman exfuncionarios que sacaron sin ninguna situación adversa a la función”, también habría usuarios inconformes.

Asimismo, el veedor mencionó que como vigilante de la salud y oriundo de ‘Puri’ es preocupante el número de quejas que recibe por mala atención, hechos que expone, pero al final no pasa nada.

 “Acá se trata de defender la institucionalidad, la transparencia y obviamente el buen ejercicio de un Gobernador que ha intentado hacerlo bien por la salud, (…) estos hospitales que son regionales requieren una contundencia administrativa”, precisó Rodríguez.

 

Sin diálogo

De otro lado, esta redacción también habló con integrantes del sindicato Anthoc de Purificación, desde dicho sector se hizo referencia a la falta de presencia de la gerente Zambrano en la entidad y coincidió en que quienes toman las decisiones son sus asesores.

“Con los usuarios muy poco se mezcla, incluso con los trabajadores poco habla, a la gerencia ninguno entramos a hablar con ella”, mencionó el miembro sindical.

Sobre las líneas telefónicas para el trámite de citas, el Fiscal de Anthoc en ‘Puri’ comentó que no funcionan y que los usuarios deben llegar hasta el hospital para poder acceder a la agenda médica.

El sindical recordó que luego de los despidos que se registraron en el primer semestre, algunos de los trabajadores tuvieron que ser reintegrados porque sus reemplazos no contaban con la experiencia que necesitaba el cargo. Asimismo, manifestó que es preocupante que se sigan tercerizando servicios como el de vigilancia, facturación, asignación de citas y suministros.

Teniendo en cuenta que lo que se solicita es una revisión exhaustiva, comentó que en su ejercicio sindical ha hecho varias denuncias pero ninguna ha prosperado, todo queda en recomendaciones, “esta vez hemos estado en una posición en que sea la misma comunidad o los veedores, los que denuncien y hacemos el papel de ratificar” los  hechos, concluyó.

 

Destacado

Teniendo en cuenta los hechos expuestos, EL NUEVO DÍA buscó contactar a la gerente Diana Zambrano, pero no respondió las llamadas. 

REDACCIÓN TOLIMA

Comentarios