Avanza temor de profesores rurales a pocos días de quedar desempleados

Crédito: Suministrada – EL NUEVO DÍAEn diferentes zonas, los profesores han realizado marchas y plantones para que no los despidan.
Por lo menos 500 docentes provisionales del sur del Tolima dicen sentirse desamparados debido a que, a pesar de las denuncias y acciones legales, no son escuchados por el gobierno.
PUBLICIDAD

Entre el 20 y 25 de enero iniciará lo que 500 profesores provisionales de la zona rural del sur del Tolima, llaman una masacre laboral o desplazamiento forzado a los docentes que por años trabajan en zonas afectadas por el conflicto armado, y no pasaron el concurso de méritos.

Son educadores de Ataco, Rioblanco, Planadas y Chaparral, que perderán sus trabajos por un concurso que denuncian como viciado y, que estaba dirigido a favorecer a algunas personas que no tendrían un perfil pedagógico.

Así lo indican los maestros del colectivo de docentes provisionales que no aprobaron el concurso, quienes ven injusto el despido, a pesar de tantos años en estas tierras, en las que incluso tuvieron que hacerle frente a la guerra para defender a sus estudiantes.

En diálogo con la profesora Sorlinda Bocanegra Gómez, de la Institución Educativa Antonio Nariño, sede La Unión en Gaitania, en el Tolima ya iniciaron las audiencias con quienes serán los nuevos docentes de las escuelas por las que ellos por muchos años formaron ciudadanos.

“Nos sometimos a un concurso especial para docentes, que no tenía nada de especial, y lo que hizo fue traer más incomodidad, ya que no pasamos, a pesar de que denunciamos filtración en las pruebas y por más que hemos pedido ser escuchados, no nos atienden.

“Por ello nos organizamos en una mesa nacional, porque debemos detener esta masacre laboral. Ya las audiencias públicas por parte de las secretarías de Educación tienen las listas de elegibles y se harán de manera virtual, y desde el 25 seremos desempleados”, indicó Bocanegra.

Este colectivo inició en Planadas con un grupo de maestros y creció a medida que más docentes provisionales no aprobaban el concurso, luego se enteraron de que en otros municipios también perdían los profesores rurales y los convocaron para unirse al colectivo.

“Ya instauramos acciones legales pero nada que recibimos respuesta, tenemos una acción popular en el Tribunal y a la espera de que un juez falle, y nos permita una medida cautelar para que este proceso se detenga e inicie una investigación a fondo.

“Ya conformamos una mesa nacional de docentes provisionales de zona posconflicto, que es liderada por maestros de otros departamento y líderes sociales que nos apoyan”, añadió la profesora.

               

No valió la dedicación

Para Sorlinda Bocanegra, quien lleva 16 años como profesora rural, es difícil dejar su trabajo, todo el tiempo dedicado a jóvenes que hoy son adultos y hasta el año pasado educó a los hijos de sus antiguos estudiantes.

Pero también, cuenta ella, a sus 45 años no sabe dónde le van a dar empleo, pues en Colombia es poca la oferta labora para las personas que pasan de cierta edad.

“Las entidades quieren ahora gente joven, yo tengo la experiencia, estoy capacitada, tengo mis títulos, pero ahora seremos reemplazados por personas, algunas que no cumplen el perfil pedagógico.

“Se viola así la ley de educación, la cual manifiesta que para ser docente, debe ser como mínimo normalista, y sabemos que hay personas en esas listas que pasaron solamente como aspirantes”.

Los profesores rurales temen además, que quienes pasaron la convocatoria lo hagan por poco tiempo y luego, por medio de un padrino político u otras circunstancias, abandonen las escuelas rurales.

“Muchos vendrán a probar suerte y podrán aburrirse por las distancias, así que las comunidades se quedarán sin maestros y nosotros desempleados. Es triste pensar esa situación”, reflexionó la docente.

 

Salvedades

La ley ampara a ciertos maestros que cumplan con ciertas condiciones, como a quienes les falte poco tiempo para pensionarse, mujeres en gestación o que sufran alguna enfermedad o la argumenten por medio de la historia clínica; no obstante, la mayoría no cumplen estos requisitos.

Hay un acuerdo del Gobierno con Fecode, donde dice que el maestro podrá ser reubicado como docente de apoyo, que no es lo mismo que ser de aula, pero también pide la condiciones mencionadas o para mujeres cabeza de hogar.

 

CIFRA:

“Viviremos un desplazamiento laboral, porque al no encontrar trabajo nos tocara irnos con nuestras familias a otras partes”. Sorlinda Bocanegra.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios