Reciclador tolimense murió tras dar la vida por su perrito ¡Fue noticia a nivel nacional!

Crédito: Revista Semana / Facebook Manuel Salvador Arboleda.
El humilde abuelo que se hizo conocido en el país, encontró la muerte cuando corrió para salvar a su mascota.
PUBLICIDAD

Manuel Salvador Arboleda Ceballos era un reciclador oriundo de Mariquita que por años vivió en Bogotá, y se hizo muy famoso por ser el reciclador de la calle 94 con 11, una historia dada a conocer por la Revista Semana.

Aunque era un hombre intelectual e inteligente, la falta de oportunidades lo llevó a convertirse en reciclador en la calle, acompañado de una carretilla y su fiel amigo Zeus, un perro que por años fue su mejor amigo.

Por fortuna, don Manuel encontró en Bogotá manos amigas que le brindaron la mano, como la Señora Carolina, que se convirtió en su madrina.

“La señora Carolina amaba a mi papá (…) Ella llega en un momento donde mi papá siempre se parqueada en el parque la 94 con 11 y mi papá era muy dado a hablar de temas muy interesantes, entonces se conoció con ella porque administraba un negocio de ropa ahí en la 94 y ahí la conoció. Ella siempre se preocupaba por él y cuando yo lo llamaba y no sabía de él, hablaba con ella y movía todo para que yo pudiera comunicarme con él”, le dijo Juan Manuel, hijo del reciclador, a la Revista Semana.

Sin embargo, por la pandemia su perrito Zeus quedó bajo el cuidado de la señora Carolina. Más adelante, su hijo le regaló una nueva mascota, Max, que inició a acompañarlo en su día a día.

Por ser un adulto mayor, don Manuel se cansó de la ciudad y quiso regresar a su pueblo natal. La terquedad lo hizo devolverse a pie, tardando seis días en llegar hasta Mariquita desde la capital del país.

 

La tragedia

El pasado lunes 25 de octubre, cuando don Manuel iba para su cambuche a dormir, se dispuso a cruzar la calle Séptima, pero Max salió corriendo. “Al parecer se le soltó el perro -el perro era un poco loco- y empezó a correr, atravesó la séptima y mi papá por rescatarlo no se fijó que venía una moto y cuando cruzó recibió el golpe”, dijo su hijo al mismo medio.

El abuelo reciclador dio la vida por su perrito, una noticia que entristeció a la comunidad mariquiteña y a muchos en Bogotá.

El accidente está siendo investigado por medicina legal, pero todo parece indicar que la culpa la lleva el peatón por haberse cruzado en la vía, como explicó su hijo a la Revista Semana.

Paz en su tumba.

Redacción web.

Comentarios