Las seis comidas más extrañas y raras del Tolima ¿Las ha probado todas?

Si en Bogotá hacen caldo con leche y en Santander comen hormigas, el Tolima no se queda atrás con platillos bastante ‘exóticos.
PUBLICIDAD

La cocina colombiana es diversa y extravagante, una de las razones que llenan de orgullo a los habitantes por pertenecer a este país. Cada región tiene sus platillos únicos que los hace resaltar frente a los demás, como las carimañolas de la costa o la carne del llano.

Sin embargo, las regiones también tienen sus platillos extraños, esos que muy pocas personas se atreven a probar porque se salen de lo normal. Es el caso de las hormigas culonas de Santander, el Chigüiro en Pasto o la Changua en Bogotá.

El Tolima también tiene sus platos raros aunque deliciosos, amados por muchos y temidos por pocos, estas son las seis comidas más extrañas del Tolima.

 

1. Las Criadillas

Esta comida cumple el dicho de las abuelas, de que “nada se desperdicia”. Las criadillas son los testículos de los toros, y aunque muchos piensen que cuando se mata una res para comercializar la carne esa parte del cuerpo se tira, lo cierto es que se guardan para venderlas, hacer caldo y hasta huevos.

Los testículos del Toro se usan cocinados y picados para acompañar platos como un ingrediente adicional: algunos incluyen los pedacitos en el huevo perico, otros en arroz. O se puede preparar un caldo que dicen, tiene propiedades que hacen más fértil al hombre.

1

2. Maduro paso

Lo más común en una cocina es que, cuando un plátano se pone muy negro, se bota. No obstante, esa es la esencia del maduro paso, manjar que se vende especialmente en la fiesta del Corpus Cristi en el Guamo. Familias enteras dedican su tiempo a realizar la receta con cientos de plátanos que se venden en esa fecha.

La receta viene acompañada de creencias propias de la cultura, como que las mujeres embarazadas y en menstruación no puede hacerlos, o que las parejas no pueden tener relaciones mientras vayan a prepararlos.

Ahora bien: 40 días antes del Corpus se bajan los racimos de plátano de los árboles, se dejan madurar y una vez bien negritos, se ponen al sol para que se deshidraten, lo que causa que la cáscara quede completamente negra y se produzca una especie de miel que le da un toque muy dulce.

2

3. Caldo de claros

Una receta muy particular, ya que se prepara con la sangre de las reses, la cual se cocina en agua con leche hasta formar coágulos. Para algunos no suena tan bien, pero dicen los que lo toman que una vez que se empieza, no pueden parar.

Es milagroso para las mujeres que acaban de dar a luz y para dar energía.

3

4. Dulce de nochebuena

Como su nombre lo dice, esta es una receta dulce muy navideña. Cada diciembre, las familias tolimenses, especialmente campesinos, realizan la preparación que se hace a base de panela.

Consiste en un melado que mezcla una cantidad de ingredientes inimaginables: brevas, cáscara de limón y papaya verde. Todo se pone a melar con mucha panela y agua a fuego alto por varias horas. Pero eso no es todo: cuando ya está listo, se sirve con almojábana y queso.

4

5. Chucula

Nadie se explica como es que la combinación de varios granos dejan como producto la Chucula, un alimento bastante nutritivo que en leche es más delicioso que el chocolate (dicen algunos).

Son siete los granos los que componen la auténtica chucula; haba, arveja, cebada, trigo, garbanzo, maíz y lenteja. Este se vende en forma de polvo, para usar por cucharadas, o en forma de bolitas que dan la cantidad exacta para un vaso.

Se deja hervir en agua o en leche y se sirve como bebida. Es muy llenadora.

5

6. Guarapo de piña

Con esta receta la cáscara de la piña no se tira, una vez se pela. Al contrario, es el ingrediente principal. El guarapo de piña es un licor casero que se prepara con las cáscaras de esta fruta que se sumergen en agua y se fermentan.

Es la bebida perfecta para un día caluroso.

6

Y usted, ¿qué otra comida tolimense considera ‘extraña’?

Redacción web.

Comentarios