Indignante caso: Delante de uno de sus hijos, una mujer fue asesinada en Tolima

A la izquierda, Yeraldyn Grijalba Varón y, a la derecha, Jhon Fredy Suárez.
Crédito: Fotos: Suministradas / EL NUEVO DÍA.A la izquierda, Yeraldyn Grijalba Varón y, a la derecha, Jhon Fredy Suárez.
Contenido Exclusivo
Hoy su familia llora porque no volverá a ver a Yeraldyn, víctima de feminicidio.
PUBLICIDAD

Una medida de protección no fue suficiente para salvar la vida de Yeraldyn Grijalba Varón, víctima de violencia intrafamiliar. Por el contrario, su asesino infringía la ley y al parecer, cada vez que quería la agredía y asediaba. .

 

El caso

 

Con dos heridas en el pecho provocadas con arma blanca cayó Yeraldyn Grijalba Varón al piso, su corazón palpitaba lento, y débil fue trasladada hasta el hospital San Vicente de Rovira. Fue necesaria la remisión al Hospital Federico Lleras Acosta donde la entubaron, pero una hora después falleció.

A Yeraldyn la atacó Jhon Fredy Sánchez, padre de sus dos hijos menores de edad. Los hechos sucedieron el lunes sobre la 1 de la tarde en la carrera Quinta occidente número 7-09 del barrio Marco Fidel Suárez del ‘Encanto de Manantiales’: “Esta vez no llegó con puños ni con amenazas, sino con un cuchillo de carnicero y agredió a mi hermana sin mediar palabra, le enterró dos puñaladas en el corazón, fisuró su corazón. El menor de seis años estaba viendo todo. El niño me dijo, cuando mi papá estaba haciendo eso fue la primera vez que le pegué a mi papá, pero no me hizo caso”, relató Dayana Grijalba, hermana de la fallecida.

Jhon Fredy Suárez y Yeraldyn sostuvieron una relación sentimental durante aproximados 13 años, pero hace uno se separaron por los constantes maltratos. Ella tenía una medida de protección y al parecer, Suárez no podía acercarse a ella; sin embargo, continuaban las agresiones.

Hace siete meses, Yeraldyn decidió irse para Bogotá, ella y su familia intuían que debía salir de Rovira porque estaba en riesgo. Se fue con su hijo menor y el otro niño, quedó al cuidado de su abuela materna. En la capital de la República trató de seguir adelante, pero las amenazas se hicieron más fuertes y hasta por abandono de hogar intentó amedrentarla Jhon Fredy Suárez.

Yeraldyn avisó a las autoridades, pero presuntamente, estas le pidieron que debía estar en Rovira, por lo que decidió volver de nuevo a su tierra donde finalmente, encontró la muerte.

Suárez arribó a la vivienda y atacó a su expareja, y a un amigo de la familia que estaba en el lugar: “En ese momento llegó mi sobrino mayor y vio que su mamá estaba botando sangre por cantidades. Aún en el lugar de los hechos está la sangre, las chanclas de mi hermana llenas de sangre y cuando mi sobrino vio eso, él con el mismo cuchillo le hizo cuatro heridas a Jhon, que no son graves, él está en el Federico Lleras, le cogieron puntos, mi sobrino hizo eso por defender a su mamá, fue defensa propia”, refirió Grijalba Varón.

 

Captura

 

La Policía del Tolima detuvo a Jhon Fredy Suárez, quien una vez cometió el feminicidio trató de escapar. El hombre fue capturado en zona boscosa hacia la vereda La Luisa.

“Es un caso de feminicidio lamentable para nosotros y para la ciudadanía, que se presenten este tipo de hechos de intolerancia, de falta de entendimiento de la supuesta pareja. Se dio captura al presunto feminicida. Hacemos un llamado a la cordura”, señaló Néstor Raúl Cepeda, comandante de la Policía del Tolima. 

 

Maltrato reiterado

 

Para Dayana, su excuñado es un “celoso impulsivo'': “Él  no quería que ni ella ni los niños tuvieran amigos. Según él, hasta los compañeros de los niños eran ‘mozos’”. (Sic)

Cuando Yeraldyn Grijalba regresó a Rovira la situación no cambió y por el contrario, al parecer, el maltrato fue más fuerte: “Le dio un puño y trató de asfixiarla entonces nosotros viendo la dimensión del caso asumimos que teníamos que sacarla de Rovira. Ella se vino para Bogotá, trabajó unos días, estaba feliz muy contenta, pero empezaron a amedrentarla, porque la iban a demandar por abandono de hogar y secuestro, pues se había llevado a los niños. Ella regresó a tratar de hacer las cosas por la ley, al poner la denuncia le dijeron que tenía que estar presente, pero le dijeron que debía quedarse en Rovira, que no podía salir de ahí, que debía cumplir con la ley. Después de eso el hombre volvió a agredirla”, señaló Dayana.

 

Sin garantías

 

Para la familia de Yeraldyn, las mujeres víctimas de maltrato físico, psicológico y verbal por parte de sus parejas o exparejas, no tienen las garantías suficientes: “Tratamos de seguir la ley pero hoy lloramos a nuestra niña. No brindaron las garantías de seguridad. La Fiscalía brilló por su ausencia con una orden de captura rápida. Y después que estuvo la orden de captura nunca lo cogieron, se pasó por Antioquia e Ibagué y no le echaron mano”.

Y agregó que “el dolor que deja este hombre en una familia, en una mamá, en unos hijos , unas hermanas y hermano, sobrinos y sobrinas y toda la familia es imperdonable”.

 

Sobre Yeraldin

 

Yeraldín Grijalba Varón tenía 37 años de edad, era madre de tres menores de edad. Vivía en Rovira, tierra donde nació y donde será sepultada. 

Por un tiempo trabajó en la Alcaldía y en supermercados de la población, sin embargo, según los allegados, no continuó laborando porque Jhon Fredy no la dejaba. A veces vendía mercancía, en especial ropa.

El amor que sentía ella por su familia e hijos lo reflejaba con su sonrisa. Sus parientes más cercanos le decían Sheral, Yerita o “mi negra hermosa”

 

Redacción Judicial El Nuevo Día

Comentarios