Polémico Greisman Cifuentes quiere “apoltronarse” en la Curaduría Dos

Crédito: ARCHIVO / EL NUEVO DÍAGreisman Cifuentes ha sido cuestionado por la forma exprés en la que aprobó las licencias de los escenarios de los Juegos.
El excurador Urbano Número Dos, cuestionado por la aprobación exprés de las licencias de construcción de los escenarios de los Juegos Nacionales, busca llegar de nuevo al cargo y alega presuntas vulneraciones de sus derechos en el proceso de selección.
PUBLICIDAD

El polémico ingeniero Greisman Cifuentes busca llegar de nuevo a la Curaduría Urbana Número Dos de Ibagué, la oficina que dirigió por varios años con serios cuestionamientos encima, entre ellos, aprobar en tiempo récord las licencias de construcción para las obras de los fallidos Juegos Nacionales de 2015.

En concreto, Cifuentes Silva es aspirante del concurso público de méritos que convocó la Superintendencia de Notariado y Registro (SNR)  para la conformación de la lista de elegibles para la designación de curadores urbanos a nivel nacional. En el caso local, siete profesionales compiten por las dos curadurías de Ibagué.

Inconforme con requisitos exigidos y criterios de evaluación, Cifuentes interpuso ante el Juzgado Quinto de Ejecución de Penas de Ibagué una tutela contra la SNR, el Departamento Administrativo de la Fundación Pública (Dafp) y la Universidad Nacional por una supuesta vulneración de sus derechos fundamentales del debido proceso administrativo y a la confianza legítima.

Según el abogado y veedor Fernando Varón Palomino, quien denunció hechos de corrupción que rodearon y terminaron con el desfalco de los Juegos Nacionales, el excurador está acudiendo a maniobras porque en este momento está quedando por fuera de la selección. 

Además, cuestionó la posibilidad de que Cifuentes llegue a ocupar de nuevo el cargo de curador, estando señalado de presuntas irregularidades en la expedición de las licencias de construcción de la Unidad Deportiva de la calle 42 y el Parque Deportivo.

“Como la Procuraduría le archivó el expediente con el simple y llano argumento de que simplemente era una especulación lo de las licencias, el señor se presentó al concurso y está en el cuarto lugar de la convocatoria. En ese sentido, no está ocupando ninguno de los dos cargos”, afirmó. 

Según dijo Varón Palomino, el excurador “logró que se suspendiera el concurso porque él sostiene que no ha sido bien calificado y se exigieron requisitos que considera no debieron pedirse; es decir, en mi concepto lo que quiere el señor es apoltronarse en la Curaduría Urbana Número Dos, donde él dejó posesionada a su hermana”.

De acuerdo con el cronograma del proceso, delegados de la Superintendencia y la Alcaldía de Ibagué aplicarán hasta el próximo 30 de marzo las entrevistas a los aspirantes, etapa que tiene una valoración del 15%. 

Para Varón “la génesis de toda la hecatombe de los escenarios fue la forma laxa como él, siendo curador urbano, expidió las licencias de los escenarios deportivos con un agravante y es que esas licencias nunca se sometieron a reparto y siempre, coincidencialmente, le quedaron a la Curaduría Urbana Número Dos”. 

Recordemos que la veeduría Revisar señaló en su momento que el no haber aplicado el rigor necesario en los estudios, planos y demás documentos presentados al momento de la radicación de los diseños “no permitió que los errores fueran subsanados oportunamente, y que pueden derivar en errores de procesos constructivos que al estar soportados y proyectados por Typsa S.A. y avalados por la Curaduría Urbana Dos, podrían convertirse en piedras angulares para demandas millonarias contra el Municipio”.

Al ser consultado sobre la tutela que presentó, el excurador urbano Greisman Cifuentes respondió: “Desafortunadamente... no tengo nada que aportar... (SIC)”.

 

DATO

“Todos los problemas y cuestionamientos en Ibagué por urbanizaciones y construcciones siempre, de forma  coincidencial, han tenido que ver con la Curaduría Urbana Número Dos”

Redacción Política

Comentarios