La Constitución de Mariquita invita a pensar el desarrollo desde la provincia

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Continúa la agenda de encuentros académicos y culturales sobre los 200 años de este acontecimiento, que según actores sociales deja grandes enseñanzas para la política del país.

Han transcurrido 200 años desde que Mariquita se proclamó independiente de España, por medio de una constitución que en la actualidad, más que hacer parte de un acontecimiento histórico, invita a repensar el Tolima desde sus municipios, y al país desde sus departamentos.

Esta es una de las más fuertes conclusiones surgidas del conversatorio ‘Importancia de la Recuperación del Patrimonio Histórico Cultural y Fortalecimiento de la Vida Regional y Municipal’, cumplido en desarrollo de los actos académicos con los que se conmemora esta fecha.

Voltear la mirada a la provincia

Uno de los ponentes fue Augusto Trujillo Muñoz, exsenador y director de la Academia Colombiana de Jurisprudencia, quien invitó a tener en cuenta el derecho, el arte, la ciencia, la música y la comida, entre otros muchos elementos, como “activo espiritual” de la región.

“Queremos tratar de rescatarlo, manejarlo y proyectarlo al futuro, porque es la mayor riqueza histórica, y en la medida en que se pueda proyectar, el Tolima va a recuperar un hilo perdido y un centro de gravedad que se le ha desdibujado”, consideró.

En la jornada, se intensificó en que el centralismo en aspectos como la obtención de recursos para proyectos e iniciativas de diversa índole se manifiesta no solo desde Ibagué hacia Bogotá, sino también desde los municipios hacia la capital tolimense.

Reflejo de la Constitución

Entre tanto, el exgobernador Yesid Castaño González mostró entre sus planteamientos el hecho de que el pensamiento de los constituyentes de Mariquita y, por lo tanto, del Departamento es muy importante.

“Sobre todo en estas épocas electorales y de conciliación nacional, porque fue una constitución inspirada en hombres de bien, y esperada para la defensa del pueblo, para que sea éste el mandatario supremo”, indicó.

Destacó, además, este documento como un texto que “elimina y evita por completo la corrupción e incita muchísimo a la participación ciudadana, la fraternidad y la defensa de la libertad, todo eso que tenemos hoy perdido”.

En sus palabras, dio a entender que a partir de dicha firma se confirió, no solo la independencia en cuanto a España, sino además el traslado al pueblo de su verdadero poder y la determinación de su rumbo al futuro.

Pero fue enfático en reconocer a EL NUEVO DÍA que durante estos dos siglos, si se analiza la Constitución del Estado Soberano de Mariquita, se ha deteriorado “el pensamiento de formación del Estado, independientemente del modernismo y de la evolución tecnológica y de conocimiento”.

Lo anterior, porque el Constituyente -agregó- citó “lo que hoy necesitamos respetar e incorporar en la Carta Magna colombiana”.

Y, ¿qué falta?

Un ejemplo es la Cátedra de la Paz, de Ariel Armel, aprobada el año pasado por el Congreso. En esta se pide regresar la enseñanza de los valores en los niveles de educación básica primaria, secundaria y media.

“Puede ser un elemento para incorporar todo ese conocimiento de hace 200 años, que es vigente hoy, a una cátedra que estamos necesitando, y que es el desarrollo cívico de la Nación”, agregó.

A partir de ahí, se podría “respaldar los principios que se dieron en la Constitución de Mariquita, adherir a ellos y empezar a participar y estudiar su adaptación e incorporación a las instituciones actuales del país.

“Y hoy, que estamos en víspera de elecciones, de reconciliación y posconflicto, recordar todo eso”, cerró.

La Constitución

Justamente, sobre este punto de la historia el abogado Guillermo Pérez Flórez catalogó que “si José León Armero y los demás constituyentes vivieran, seguramente volverían a impulsar la Colombia de las provincias”.

En el libro editado de manera reciente por el Centro de Estudios y Publicaciones José León Armero, puso de manifiesto que “estaría bien que en el bicentenario de su constitución estimuláramos este debate, al menos en el ámbito regional”.

Por eso, “es tiempo de volver a soñar con el derecho y la política, como lo hicieron los constituyentes de 1815, cuando expidieron la Constitución del Estado Libre y Soberano de Mariquita”.

Ofelia Salgado, docente de la institución Francisco Núñez Pedroza, de Mariquita, indicó que este documento sirve para volver a infundir la historia entre los niños y jóvenes de su municipio.

“Los niños están nulos, muy desactualizados en la verdadera historia, la nuestra, en la que debemos estar activos”, opina, por ello afirma que debería ser mayor el compromiso de las autoridades locales y departamental.

Ante ello, no obstante, aseguró sobre la reunión efectuada ayer que “la conclusión es que hay gente muy interesada, con mucho entusiasmo para reconstruir realmente esta historia”.

HERNÁN CAMILO YEPES VÁSQUEZ

Comentarios