18 de Noviembre del 2017
Publicidad
Generales
Tendrían que demoler sus casas por última actualización del POT
Los habitantes del barrio Los Alpes del Salado están preocupados, pues Espacio Público les notificó que deben demoler sus viviendas y pagar una cuantiosa multa por un cambio en las políticas municipales.
JOHN ERICK FUENTES - EL NUEVO DÍA
La comunidad dice ser conciente de su entorno ambiental, y que sus casas hace ya muchos años fueron construidas bajo la regulación vigente en ese entonces.
(Foto: JOHN ERICK FUENTES - EL NUEVO DÍA)
21 Oct 2017 - 3:01am

Las propiedades que Jaidi Cuéllar Laguna y otros de sus familiares y vecinos heredaron desde sus abuelos, y en las cuales están construidas sus viviendas, al parecer están en riesgo debido a un tema ambiental relacionado con el POT que se actualizó, y que implicaría una distancia mayor para la ronda hídrica que corresponde a la quebrada ‘La Chicha’.

 

La situación

La quebrada La Chicha, a la que se debe la problemática, hace bastantes años era usada para canalizar las aguas negras de El Salado. Posteriormente con la construcción del alcantarillado, el propósito de la corriente pasó a ser el de un canal de aguas lluvias, ya que según cuenta la comunidad de la zona, la quebrada como tal no existe desde hace mucho tiempo.

Los propietarios de alrededor de una docena de casas se han agrupado para hacer un llamado público por la situación en la que se encuentran. La cuadra en la que habitan las familias se encuentra junto a un canal de aguas lluvias que es considerado una quebrada por las autoridades municipales. De allí que Espacio Público les haya visitado hace unos meses y les haya notificado que deberán demoler toda construcción que se encuentre a menos de veinte metros de la línea de mareas máximas de la corriente.

No obstante, la comunidad manifiesta que en su momento, cuando se dividió el terreno que correspondía como herencia, y se levantaron las estructuras, cumplían con la regulación y las normas legales vigentes. Dicen que el proceso fue arbitrario y faltó al debido proceso porque no se dio acompañamiento de ninguna manera a la población. Argumentan que les han dicho que no tienen derecho a ninguna clase de restitución por sus casas.

 

Diferencia de concepciones

Además de la vigencia de la regulación que cuestiona la comunidad, por estar acogidos bajo la anterior regulación, existen otros factores que hacen a la comunidad dudar de la medida que se busca aplicar sobre ellos.

Por ejemplo, manifiestan que la supuesta quebrada no existe actualmente y que si bien corre agua es mínima la cantidad constantemente, y solo en tiempos de lluvias corre algo digno de consideración. De hecho, han pedido que se rectifique la categorización de la corriente, pero la visita que les hicieron al parecer no arrojó ningún resultado positivo al respecto.

 

Posible favoritismo

Además, protestaron que mientras les hacen esta exigencia a ellos, hay casas y otras construcciones de muchos otros barrios no solo en la ciudad, sino en la misma quebrada que están incluso más cerca que ellos e interviniendo de manera negativa, a los que no se les ha hecho ningún llamado similar. Resaltaron sobre todo las urbanizaciones que se construyen y que incluso han visto que derraman aguas negras en la llamada ‘quebrada’.

Reiteran en la necesidad de proteger el medio ambiente, pero piden al mismo tiempo que sea equitativo el trato y que los procesos no sean arbitrarios y reconozcan la realidad de su población. También dicen haber pasado comunicaciones a Planeación, Cortolima y la oficina de Espacio Público, solicitando la visita de profesionales que hagan un estudio técnico serio y rectifiquen la información existente sobre la quebrada, pero no han logrado de momento ningún impacto.

Agregaron que cuando se den las visitas es pertinente la presencia de los habitantes para que exista un proceso conjunto, ya que en el pasado han hecho visitas sin estar ellos presentes.

 

La unidad de la comunidad

Aunque en el barrio no cuentan con una Junta de Acción Comunal, recientemente la comunidad se ha unido en torno a la problemática, y dijeron que por otro lado, han sido ellos quienes históricamente se han encargado del cuidado de ‘La Chicha’.

 

La nueva regulación afecta una docena de casas

En el caso de Fadi Jaidi Cuéllar, quien habita su casa desde hace 20 años, su predio fue uno de los primeros en ser notificados.

Desde el 2015 Espacio Público citó a algunos visitantes para pedirles unos documentos referentes a la casa, sin avisar el motivo de esto. “No nos dijeron nada más, 20 meses después nos llegan con una resolución en la cual nos dicen que tenemos que pagar 12 millones 800 mil a Espacio Público y fuera de eso, demoler las viviendas, y que si no las demolemos entonces que ellos mandan personal a eso”, dijo Cuéllar. Tras la citación para la documentación, hubo una espera larga tras la cual se enteran de la resolución para tres viviendas, y que el resto se encuentran también en curso para procesos equivalentes.

“Estamos a 7,5 metros con respecto al río. Nosotros tenemos una resolución del 2002 en la cual el curador urbano No. 2 nos autoriza una subdivisión del predio y nos dice que tenemos que dejar un aislamiento de 7 con cincuenta, cada vivienda cumple con sus 7 con cincuenta”, cuenta Cuéllar.

La comunidad reclama que se les quiera imponer la nueva normatividad a pesar de que ellos cumplían con lo vigente en su momento y que no se puede prever un cambio así en el POT que pueda justificar el principio de retroactividad. En el caso de estas propiedades, que son el único patrimonio de varias de las familias, los 20 metros reglamentarios cubrirían hasta las puertas de las casas.

Enfatizan que en su momento hicieron las cosas legalmente, y que, a diferencia de muchas urbanizaciones a lo largo de la ciudad, para la sucesión de la propiedad que se subdividió, consultaron a Planeación y a la curaduría con respecto de las normas urbanísticas.

 

Dato

La redacción de este medio buscó la declaración sobre este tema de Carlos Hoyos, director de Espacio Público, pero el funcionario dijo no conocer el caso específico, aunque aseveró que es cierto que se está buscando recuperar el espacio público y corregir lo que se ha hecho anteriormente. Mencionó que el sector El Salado es uno de los más intervenidos.

Publicada por
JOHN ERICK FUENTES CALDERÓN - ESPECIAL PARA EL NUEVO DÍA
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my space
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Todos los derechos reservados Editorial Aguasclaras S.A. - 2014 - Ibague - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.
Términos y condiciones