En el Tolima nadie donó órganos el año pasado

Crédito: ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS/EL NUEVO DÍAEl cirujano cardiovascular y de trasplante Rafael Figueroa en cirugía.
Este sábado se celebra en el mundo el Día del Trasplante, un procedimiento que permite salvar muchas vidas, pero infortunadamente no hay cultura para donar órganos y muchos enfermos mueren a la espera de recibir una nueva oportunidad de vida. Un llamado a servir.
PUBLICIDAD

Varios países, entre ellos Colombia, celebran mañana el Día Mundial del Trasplante, una fecha en la que se rinde homenaje a quienes deciden donar sus órganos para salvar una vida, así como los profesionales de la salud que realizan este tipo de procedimientos.

Desde 2011 el Tolima cuenta un grupo de trasplante de riñón avalado por la Red Nacional de Donación y Trasplante que hace parte de la Secretaría de Salud de Bogotá, pero infortunadamente no existe la cultura de donar. 

En el Tolima, durante los dos últimos años la tasa de donación pasó de ser dramática a nula, en 2020 nadie donó un órgano, pero sí hay en lista de espera 14 personas, otras dos murieron mientras esperaban un riñón. 

En diálogo con el cirujano cardiovascular y de trasplante Rafael Figueroa Casanova, desmitificó varias creencias que tienen los seres humanos con este procedimiento e invitó a los ciudadanos a la solidaridad.

“Queremos que la gente entienda que hay personas que sueñan con cambiar su calidad de vida. En la Clínica Avidanti tenemos el programa de trasplante renal, hay pacientes ‘condenados’ a estar por lo menos tres veces por semana en una diálisis de cuatro o seis horas.

“Y es un procedimiento transitorio que realmente no le está dando ningún tipo de solución a la enfermedad de base, como sí lo es recibir un nuevo riñón que les evita todo eso”, indicó Rafael Figueroa.

ORGANOS

 

Trabas de los familiares

Muchas veces los familiares, cuando una persona muere, no permiten la donación de órganos, a pesar de que existe la Ley 1805 de 2016, en la que dice que la donación es una obligación y que quien no quiera donarlos, en vida debe informarlo ante la red de trasplantes.

Hace pocos días falleció de muerte encefálica un joven de 20 años, esto generó una alerta de posible donante, los médicos tuvieron la esperanza de que hubiese la voluntad de la familia de donar los órganos, incluso alistaron a cuatro candidatos que correspondían al mismo grupo sanguíneo para trasplantar. Pero en el momento en que los cirujanos iban a realizar el procedimiento, hubo una negativa de los familiares y no lo permitieron. 

“Los pacientes quedaron ilusionados y se siente triste, porque una decisión de la familia, que es respetable pero de pronto no es la adecuada, no permitió esa oportunidad para trasplantar. La familia quiere llevarse el cuerpo para la morgue y a veces piensan que porque hay movimiento siguen vivos.

“Y esto ocurre cuando se trata de una muerte encefálica, que es un estado en el que el cerebro no recibe flujo sanguíneo, es irrecuperable, pero mientras se apagan el resto de órganos que funcionan por automatismo, como es el corazón, este sigue latiendo, pero no quiere decir que la persona está viva.

“Es justamente ese automatismo, esas horitas, las que necesitamos los grupos que trasplantamos para rescatar esos órganos y les sirvan a otras personas.

Y aunque la Ley es clara, y quien no se inscriba y diga que no quiere que sus órganos sean donados después de muertos, esta no se cumple. Las clínicas revisan si los pacientes aparecen como candidatos a donación, pero luego prefieren no entrar en conflictos.

 

Mitos

El tatuaje ya no es una contraindicación para donar, así como tampoco lo es tener antecedente de consumo de drogas, ya que cuando se realiza la evaluación del donante, hay una serie de exámenes exhaustivos, donde el grupo de la red en Bogotá evalúa al candidato.

“Este es un proceso claro, que está regulado, y sobre el que hay muchos mitos, algunos creen que si está inscrito como donante alguien lo va a esperar en una esquina y le va a sacar los órganos; otros dicen que los hospitales se enriquecen con la venta de ellos.

ORGANOS

En esta época de pandemia originada por el Covid-19, todo paciente que es candidato para donación y que termine en un estado de muerte encefálica, se le practica la prueba PCR y solamente pasa a ser candidato si la prueba sale negativa.

Lo mismo ocurre con quien va a recibir el órgano, se le practica la prueba PCR, y si es negativa, se continúa con el proceso, si da positivo no se puede trasplantar porque sería un riesgo, así sea asintomático, es un riesgo someterlo a una terapia inmunosupresora.

Una persona que murió en un accidente de tráfico puede ser donante, esto luego de una evaluación exhaustiva que confirme que los órganos sirven.

En cambio no pueden ser donantes quienes murieron por algún tipo de lesión personal, por heridas producidas con armas de fuego o cortopunzantes, ya que estos cuerpos le corresponden a la Fiscalía y son hechos de investigación. 

“Uno vino a este mundo a ayudar, y qué mejor forma la de salvar más vidas. Yo soy donante de órganos, y si algún día me pasa algo, mis órganos son para quien los necesite. Uno tiene que tener siempre la voluntad de servir y entender que uno viene a este mundo a ayudar a los demás”.

BRIGITTE MOSOS

 

Salvar otra vida

Sobre campañas realizadas por la Clínica Avidanti, la gerente Mónica Brigitte Mosos Patiño indicó que se han realizado diferentes llamados a la ciudadanía, en los que incluso participan la red de clínicas del Departamento y la Secretaría de Salud Departamental.

“Lo que buscamos es sensibilizar a las personas, que manifiesten su voluntad en vida, de ser donantes y hablar sobre este tema en familia, generar un espacio donde manifestemos a nuestros seres queridos qué en este momento difícil, cuando llegue la muerte, sean donados los órganos.

En el país las zona de trasplantes están divididas en seis zonas, Tolima pertenece a la Uno, en la que están Cundinamarca, Boyacá y Villavicencio.

 

DATO

En Colombia hay más de 3.500 personas a la espera de una nueva oportunidad de vida.    

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios