emergencia

 

La ibaguereña que ha trascendido fronteras con sus obras en resina

Crédito: El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
Carolina Ortiz Botero ha hecho del arte un estilo de vida. Con el amor, la pasión y el esfuerzo que le imprime a su trabajo ha trascendido fronteras para llegar a diferentes latitudes de Colombia y el exterior con sus creaciones.
PUBLICIDAD

Constancia, perseverancia y dedicación son algunas de las virtudes que la ibaguereña Carolina Ortiz Botero le ha imprimido a su emprendimiento Ocobo Design con el que plasma su arte en bandejas, tablas de servir, individuales, portavasos, entre otros elementos decorativos. No obstante, asegura que su producto insignia son los cuadros artísticos. Eso sí, en todas sus creaciones la resina es el insumo principal.

La ibaguereña, quien es profesional en diseño industrial, asegura que en la actualidad las elaboraciones artísticas con resina han tomado mucha fuerza, por lo que ha llegado con sus creaciones a Cali, Valle del Cauca, Bogotá, Villavicencio, la Costa Atlántica y más rincones de la geografía nacional.

Mientras que en el plano internacional han adquirido sus obras desde Estados Unidos, Chile y hasta Alemania.

“Al principio, como todo emprendimiento, no es fácil pero de a poco me he dado a conocer a través de redes sociales y por el voz a voz. El año pasado en la pandemia cuando todo el mundo le perdió el miedo a comprar por internet me empezó a ir muy bien”, señaló.

 

Su amor al arte

Carolina expresó que siempre contó con una vena artística, por lo que desde sus primeros años se destacó en manualidades y actividades con las que desarrolló una especial sensibilidad con el arte, los colores y las texturas, la cual perdura y está presente en todas sus obras.

“Estudié diseño industrial por esa misma razón porque tenía mucha conexión con la parte artística, con lo que tiene que ver con tonalidades y colores, entonces fue algo que creció de a poco y ahora lo plasmo en mis obras”, expresó.

Ella conoció la resina durante un intercambio que realizó en Australia. Posteriormente, durante su etapa en la universidad exploró a fondo las propiedades y componentes de este insumo que para algunas personas le resulta complicada su manipulación.

El tema con la resina quedó quieto por un tiempo, pero cuando lo retomó fue en serio con la elaboración de accesorios en un primer proyecto productivo pero este no trascendió.

No obstante, la afinidad con la resina no se eclipsó y así le dio paso a lo que se conoce en la actualidad como Ocobo Design, una iniciativa que se convirtió en su proyecto de vida y en un sueño que cada día crece a pasos agigantados.

“Soy diseñadora industrial y he trabajado mucho en decoración de espacios y diseños de interiores. Cuando empecé a hacer los cuadros y pude ver que mi colección se conjugaba con el diseño de los espacios, y a su vez estaba involucrado el arte, pensé que este sería mi estilo de vida”, puntualizó.

 

La resina

Para el correcto manejo de la resina se requieren ciertas habilidades, ya que prima la agilidad en cada elaboración. Actualmente Carolina está radicada en Medellín, por lo que la temperatura promedio de la ciudad le permite un tiempo de trabajo de aproximadamente 40 minutos.

“Hay que tener la idea clara para bocetar, plasmar y tratar de ejecutar en el tiempo que se necesita o hacerlo por capas para darle los acabados que se proyectan”, aseveró.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico

El Nuevo Día.

Comentarios