Acuerdo de Escazú, clave para proteger ecosistemas y líderes

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍALa protección de los ecosistemas, así como de la personas que trabajan en favor del medio ambiente, es uno de los beneficios que obtendría Colombia al ratificar la firma el Acuerdo de Escazú.
De acuerdo con los expertos, el mayor beneficio de que Colombia ratifique el Acuerdo de Escazú es el fortalecimiento institucional y el reconocimiento de personas y entidades que trabajan por los ecosistemas.
PUBLICIDAD

La protección de ecosistemas como el Páramo de Santurbán, la descontaminación de ríos como el Fonce, Suárez y Oro en Santander, así como evitar los proyectos con alto impacto ambiental, serían algunos beneficios para Colombia con el Acuerdo de Escazú.

Aunque el presidente Iván Duque firmó en diciembre del 2019 este tratado ambiental, con el que además busca mejorar los derechos humanos y la protección ambiental en América Latina y el Caribe, aún está pendiente la aprobación por parte del Congreso de la República, en donde fueron programados algunos foros para aclarar dudas sobre el alcance y las implicaciones en el país.

En este sentido, Benjamín Quesada, profesor de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad del Rosario, explica que “la ratificación de Escazú por el Congreso es necesaria además porque la Corte Constitucional, en varias sentencias, ha sido enfática en reconocer problemas graves y estructurales para ejercer el derecho a la participación”.

Asimismo, el docente y ambientalista Jairo Puente Bruges reitera que con este acuerdo se busca fortalecer la participación de la gente en la protección de los diferentes ecosistemas y, por ejemplo, si en Santander no se hubiera realizado la movilización ciudadana en 2010 donde se logró que la empresa minera Greystar parara las obras, al igual que está sucediendo con Minesa, el departamento estaría sin agua.

 

Mejor legislación

Colombia es un país que no pasa desapercibido porque es la conexión entre Centroamérica y Latinoamérica, y políticamente es un referente a nivel global, no en vano muchas de las decisiones globales se aterrizan en Colombia, explica Jéfferson Galeano Martínez, docente de educación ambiental de la Universidad de La Sabana.

Adicionalmente, explica el docente, se comparten grandes ecosistemas, por ejemplo, con Panamá el Tapón del Darién; con Venezuela, Perú, Brasil y Ecuador, el Amazonas; y con Perú la cordillera de los Andes, además de los ecosistemas marinos con Centroamérica.

Al Estado hacerse partícipe de un acuerdo como el de Escazú le permite empezar a pensar qué tan bien se están aplicando las políticas socioambientales, teniendo en cuenta que Colombia tiene una muy buena legislación ambiental, pero el lío es que las instituciones son débiles y no logran aplicarlo, por tanto este tratado internacional permitiría dar mayor fuerza a estas instituciones.

 

Protección a líderes

Uno de los componentes del Acuerdo de Escazú es la protección a los líderes ambientales, muy necesaria, según expertos, teniendo en cuenta la situación que en esta materia vive el país.

La ONG británica Global Witness reveló en su más reciente reporte, correspondiente al año 2019, que de los 212 defensores de la tierra y el medioambiente que fueron asesinados, 64 eran colombianos. Una de cada 10 víctimas era mujer.

Y sobre el particular, el docente del Rosario considera que el acuerdo busca que los estados que lo ratifiquen garanticen entornos seguros y libres de violencia para el trabajo de las personas, asociaciones, organizaciones o grupos que promueven la protección del ambiente.

El Acuerdo de Escazú es una herramienta eficaz y robusta para fortalecer la gobernanza ambiental y prevenir conflictos ambientales, fortaleciendo el acceso a la información, a la participación y a la justicia en materia ambiental.

 

¿Qué es el Acuerdo Escazú?

El convenio es un instrumento creado para la protección del medio ambiente, la participación y la justicia ambiental. Este es el primer acuerdo internacional que reconoce como deber de los estados la protección de defensores de derechos humanos y ambientales en Latinoamérica.

Tiene 26 artículos de los cuales los cuatro primeros hablan del Acuerdo; del quinto al noveno hablan de la importancia del acceso a la información ambiental con especial énfasis en el tema de la disponibilidad de la democratización de la información y del 10 al 23 hablan de cada uno de los compromisos como el fortalecimiento de la capacidad institucional, la cooperación con otros países, generar recursos económicos para los objetivos, etc.

 

 

La soberanía 

Lina Muñoz, miembro de la alianza por el Acuerdo de Escazú en Colombia, defendió la ratificación aduciendo que este deja a salvo la soberanía, teniendo en cuenta que se ajusta a la medida de la región y de cada país. Además, según ella, el país no ha perdido su soberanía a pesar de haber ratificado más de 30 acuerdos en materia social y ambiental en las últimas tres décadas.

Según Muñoz, el acuerdo debe ser una luz para cambiar la manera en la que se hacen los proyectos de desarrollo, pues no puede existir una dicotomía entre derechos humanos y ambientales y la economía. Además, será un instrumento clave para proteger la vida de los líderes ambientales, siendo Colombia el país en el que es más peligroso ejercer esta labor.

 

Dato:

Se llama Escazú porque se firmó en esta población de Costa Rica el 4 de marzo de 2018.

 

Nelly Vecino Pico

Comentarios