EE.UU. se aísla de Europa por la pandemia

Muchas compañías aéreas de todo el mundo han tomado medidas contra el coronavirus, como desinfectar los aviones y cancelar muchos de sus vuelos.
Crédito: VANGUARDIA - EL NUEVO DÍA
La restricción ordenada por el gobierno estadounidense para contener la propagación del Covid-19, tiene un gran efecto en el terreno económico, donde el coronavirus ya viene haciendo estragos.
PUBLICIDAD

La medida de Donald Trump para contener el coronavirus en Estados Unidos fue drástica. A partir de hoy a la medianoche y durante 30 días, los viajeros procedentes de Europa, salvo del Reino Unido, no podrán ingresar a Estados Unidos.

En tanto, los ciudadanos estadounidenses y sus familiares directos, están exentos de la restricción una vez hayan “pasado revisiones apropiadas”, según el mensaje televisado a la nación que ofreció Trump, el pasado miércoles en la noche.

De esta manera, el gobierno de Trump cierra las fronteras del país norteamericano a los vuelos del Viejo Continente, la región más afectada por la pandemia después de China. Y es que los 26 países de la Unión Europea (UE) y Reino Unido suman 22.105 contagios y 943 muertes.

La reacción de la UE no tardó en llegar. No solo rechazó la decisión “unilateral” por considerarla una “crisis global”, sino el tono empleado por Trump, que se refiere al Covid-19 como un “virus extranjero”, culpando a los europeos de la propagación en su territorio. Incluso ayer dijo que no descarta extender por más de un mes el veto a viajes desde Europa.

El anuncio de Trump, quien también les pidió a sus ciudadanos que eviten viajar al exterior, busca además, mantener a raya el Covid-19 en Estados unidos, donde los casos ya superan los 1.215 infectados y 37 fallecidos.

Sin embargo, muchos aseguran que el verdadero problema para el mandatario estadounidense, quien hasta hace poco minimizó ante la opinión pública la gravedad de la situación sanitaria, no son más casos de coronavirus provenientes de Europa, sino el avance de la enfermedad dentro de su propio país.

En términos económicos, el primer efecto directo de la medida es sobre quién recaen los costos, y son las compañías aéreas, explica Juan Felipe Bernal, economista y profesor de la Universidad Javeriana.

Esto, agrega, se ve reflejado en la caída de las acciones de las aerolíneas, que ya de por sí estaban atravesando momentos difíciles ante la expansión del coronavirus. “Ahora esto termina por golpearlas más. Ya habido aerolíneas que han quebrado, no las grandes desde que apareció el coronavirus”, subraya.

No hay que olvidar que la británica Flybe se declaró en quiebra, las italianas Air Italy y Atlasglobal suspendieron operaciones por el resto del año y otras como la alemana Lufthansa canceló 7.100 vuelos y la portuguesa TAP un millar.

Advierte que en el caso de Europa es grave, porque venía de un crecimiento muy débil y la decisión de Trump de vetar los vuelos de ese continente, le ha caído como un “balde de agua fría”.

Otros analistas como Jorge Iván Cárdenas, economista de la Universidad de La Salle, califica la medida como “prudente, y necesaria porque estos virus suelen tener crecimiento exponencial”.

Respecto al impacto económico, considera que no es posible por ahora predecir el verdadero efecto, aunque señala que “hoy (ayer) los mercados caían en promedio al -7%. Por ejemplo Madrid caía al 11%. Wall Street tuvo que detener operaciones”.

Lo mejor, según él, es mantener la calma y esperar cómo reacciona la pandemia en los próximos 15 días, y prepararse para una larga recuperación que puede ser hasta de un año y medio.

Te

Pico del virus en China

China anunció ayer que se ha alcanzado el pico de contagios del coronavirus, que ha infectado a más de 80.000 personas en el país, aunque no levanta por el momento las estrictas medidas de prevención que mantienen a gran parte de la población en sus casas y a la economía casi paralizada.

Poco después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la enfermedad como una pandemia global, Pekín consideró que el punto álgido de la infección ha quedado atrás en el país donde todo comenzó y que más ha sufrido los devastadores efectos del virus hasta el momento.

Ayer se anunciaron 15 nuevos casos en todo el país, ocho de ellos en Wuhan y ninguno en el resto de Hubei. Seis de los otros siete fueron “importados”, es decir, de viajeros procedentes de fuera del país, ya sean chinos o extranjeros.

 

Diario de una colombiana

Toda Italia como Wuhan

Ayer (jueves) fue el primer día de cierre total de los establecimientos comerciales que no son de primera necesidad. La idea es limitar al máximo el desplazamiento de la gente. El resultado de esta medida extrema, se espera, se verá dentro de dos semanas. #Iorestoacasa, #yomequedoencasa, es la campaña que promueve el Gobierno con la ayuda de artistas y personajes públicos para sensibilizar a la ciudadanía sobre la importancia de quedarse en casa. Además de la televisión, se usan el teléfono fijo y los celulares para enviar mensajes de voz invitando a los italianos a limitar sus salidas. Los shows de variedades que caracterizan la televisión de la tarde no cuentan con público en estudio y ver un Gran Hermano VIP donde nadie aplaude es casi surreal.

Los noticieros mostraron una Roma vacía, sin turistas en Plaza de España, punto de referencia del shopping de lujo. Las calles vacías recuerdan las imágenes de Wuhan hace dos meses, cuando pensábamos que una situación de ese tipo no se presentaría en Italia. Ahora, son 10 días la diferencia temporal entre Italia y los otros países europeos que ya empezaron a afrontar la pandemia.

Y mientras se trata de llevar una vida ‘normal’, la RAI, cadena pública, ha cambiado la programación de televisión, adaptándola a niños y jóvenes; las empresas están favoreciendo el trabajo desde casa; las principales empresas de telefonía celular decidieron ofrecer gigas ilimitados a todos los estudiantes para facilitar las lecciones escolares; algunos cantantes decidieron presentar el nuevo álbum con un concierto en streaming; pero sobretodo, el espíritu de solidaridad de los italianos ‘sigue haciendo de las suyas’: en algunos conjuntos residenciales, los vecinos se han organizado para ir a hacer el mercado que necesitan las personas ancianas y ya hay varias recolectas de fondos para las unidades de cuidados intensivos de los hospitales.

También hay otras muestras de solidaridad, como lo hicieron los 1.200 hinchas del Atalanta que, teniendo que renunciar a acompañar el equipo a Valencia, devolvieron el costo de los tiquetes de entrada al estadio al hospital de Brescia: 60 mil euros en total. Y de Nápoles llega otra una muy buena noticia: un medicamento usado para tratar las inflamaciones causadas por la artritis reumatoidea ha dado buenos resultados en los pacientes afectados por Coronavirus. Y lo mejor de todo, que la casa farmacéutica que lo produce, cedió gratuitamente el fármaco.

Te

Dato

Nueva York declaró ayer el estado de emergencia y las medidas excepcionales que tomó para frenar el coronavirus se extenderían “durante un número de meses”.

 

Cifra

400 millones de personas, según la Comisión Europea, se verán afectadas por la decisión del presidente Donald Trump, de prohibir los viajes a EE.UU. desde 26 países europeos por la pandemia del coronavirus.

 

Dato

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, está en autoaislamiento después de que su esposa, Sophie Grégoire Trudeau, desarrollara síntomas de un resfriado tras regresar de un viaje al Reino Unido.

 

Dato

El senador por Florida Rick Scott y el alcalde de Miami, Francis Suárez, están en cuarentena voluntaria tras haber estado con el jefe de Comunicación del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que dio “positivo” del coronavirus.

ÁNGELA CASTRO ARIZA

Comentarios