Estados Unidos votó en un clima de tensión y polarización

Crédito: EFE / EL NUEVO DÍAUna mujer deposita su voto en una escuela en Las Vegas, estado de Nevada. Los estadounidenses acudieron ayer a las urnas para elegir a su presidente número 46, y a los 435 miembros de la Cámara de Representantes y a un tercio de los 100 miembros del Senado.
Los resultados de las elecciones para elegir entre Donald Trump y Joe Biden no se conocerán el mismo día de la votación y dependerán del sistema de conteo del voto por correo de cada estado, que en estos comicios ha registrado unas cifras récord de participación debido a la pandemia de Covid-19.
PUBLICIDAD

Millones de estadounidenses votaron ayer en ciudades blindadas, un panorama extraordinario que reflejó el temor a un estallido de violencia derivado de la extrema polarización que vive el país, en medio de unas elecciones presidenciales inéditas divididas en torno a Donald Trump y Joe Biden, cuyos resultados definitivos tardarán unos días en conocerse.

En Washington, Filadelfia, Detroit y otras localidades estadounidenses se diseñaron planes para evitar posibles brotes violentos, mientras los diferentes comercios instalaron tablones de madera en los vidrieras y puertas, ante la posibilidad de que se registren disturbios.

El tránsito por algunas vías que conducen al corazón de la capital estadounidense, donde está ubicada la Casa Blanca, permanecía restringido debido a las movilizaciones convocadas para el final del día, cuando se esperaban conocer las primeras proyecciones de las urnas.

En el centro de Filadelfia, en Pensilvania, uno de los estados clave, había pocas personas en los lugares de votación, donde se registraban escasas filas, en medio de cierta tensión. En la zona había una importante presencia policial.

Un seguidor del presidente estadounidense Donald Trump, que se identificó como Thomas, aseguró que si el líder demócrata Joe Biden gana, en los próximos cuatro años el país se dirigirá hacia una “guerra civil con constantes altercados y disturbios en las calles”.

En Wilmington (Delaware), ciudad de residencia de Biden, se observaban bastantes personas haciendo cola en las puertas de los centros de votación.

 

Temor por recuento

Uno de ellos, Wesley Magness, quien votó en un colegio cercano a la residencia del aspirante demócrata, dijo que el recuento de los votos puede llevar tiempo, por lo que admitió tener miedo de que en los días posteriores haya choques y altercados.

También discurría con tranquilidad la votación en Detroit, la localidad más grande del estado de Michigan y reconocida como la “ciudad motor” por ser la cuna de las tres principales empresas de la industria automotriz estadounidense.

En Michigan, un intento de la gobernadora demócrata Gretchen Whitmer de impedir que pudieran portarse armas en los centros de votación se hundió, luego de ser rechazado por la Corte de Apelaciones de ese estado.

A comienzos de octubre pasado, las autoridades federales develaron un plan para secuestrar y posiblemente asesinar a Whitmer junto a otros miembros del Gobierno estatal antes de estas elecciones.

En otras ciudades como Chicago, donde tuvieron lugar importantes movilizaciones raciales a mediados de este año, la Policía anunció que permanecería atenta para garantizar la tranquilidad e incluso capacitó a su personal para facilitar que las manifestaciones y grandes concentraciones transcurran “de manera segura”.

La tensión por los resultados en Florida, un estado con una trayectoria de retrasos e irregularidades, se veía en los almacenes del Distrito de Diseño, en el centro de Miami, que se apresuraron a instalar tablones de madera para proteger las vitrinas de posibles desmanes.

 

La jornada de Trump y Biden

“Vamos a tener una gran noche”, auguró el presidente Donald Trump en una visita a la sede de su campaña de reelección en Arlington (Virginia), en las afueras de Washington DC, durante la jornada electoral de ayer en el país norteamericano.

Trump alabó las filas de votantes en algunos centros y predijo que va a gobernar cuatro años más.

Por su parte, su rival demócrata Joe Biden regresó en la tarde de ayer a su cuartel general de Wilmington (Delaware) para esperar al cierre de los colegios y los primeros resultados, después de pasar la mañana apurando la campaña en pequeños actos con votantes, comerciantes y pidiendo salir a votar en las últimas horas.

 

Cifras récord del voto por correo

El voto por anticipado en las elecciones que se celebraron ayer en EE.UU. alcanzó un récord al superar los 100 millones de sufragios, impulsado por la pandemia del coronavirus, según la organización U.S. Elections Project.

La institución de la Universidad de Florida indicó que los votos por anticipado suman ya 100.796.871 en total, de los que 35,9 millones corresponden a votos en persona registrados en las jornadas anteriores y otros 64,8 millones a votos por correo.

Con estas cifras,  se espera que la participación rebase con creces los 136,6 millones de votantes, o un 55,7% del electorado, que participaron en los comicios de 2016.

Estas elecciones se han visto condicionadas por el coronavirus, que ha causado más de 9,3 millones de contagios confirmados y 232.000 muertes en Estados Unidos, el país más golpeado del mundo por la pandemia.

Las últimas encuestas daban a Biden una ventaja de siete puntos frente a Trump, según el promedio de sondeos de RealClearPolitics.

De acuerdo con esos datos, en estados clave como la Florida, Carolina del Norte, Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Arizona, Biden aventaja a Trump por una media de 2,3 puntos, apenas el margen de error estadístico, por lo que, debido al sistema de Colegio Electoral que rige en EE.UU., no hay nada decidido.

 

Cierre de colegios electorales

Los primeros colegios electorales de EE.UU., en concreto en los estados de Kentucky e Indiana, cerraron sus puertas a las 23.00 GMT en los comicios generales ayer en el país norteamericano.

Los centros de votación de Kentucky e Indiana, al igual que los de Nueva York, Virginia, Maine y otros estados del este del país, abrieron a las 06.00 hora local (11.00 GMT), con una afluencia desigual y con una mezcla de esperanza y ansiedad debido al ambiente de crispación y fuerte polarización.

En estas elecciones los votantes también eligen una decena de gobernadores y se pronuncian sobre numerosas iniciativas populares que, de prosperar, son tenidas en cuenta por las legislaturas estatales.

Tras el cierre de los colegios electorales en Kentucky e Indiana, los centros de votación de los diferentes estados irán cerrando de manera escalonada en el resto de Estados Unidos, cuyo territorio abarca nueve husos horarios distintos.

 

Los presidentes no deciden qué votos se cuentan y los que no. Lo determinan los votantes. No importa lo que diga o haga los votos se van a contar.

Joe Biden.

 

Lo estamos haciendo, creo que lo estamos haciendo, estoy oyendo que lo estamos haciendo bien en todas partes... vamos a tener una gran noche.

Donald Trump.

 

DATO

9 millones de personas votaron por adelantado en Florida, estado donde podría definirse la elección presidencial.

RESUMEN EFE

Comentarios