Locos por la reforma

Ahora pretenden llamarla “reforma social, solidaria y sostenible”. Antes la denominaron ley de financiamiento. Nadie entiende por qué no se le dice por su nombre. Semejantes eufemismos no solo son demagógicos; también son irresponsables: Tuercen el sentido de las palabras, ofenden la lógica, violentan la realidad de los hechos. Con cualquier nombre, lo que se anuncia es una reforma tributaria y lo que se van a cobrar son nuevos tributos, en un sistema tributario reconocido por ser ineficiente e injusto.

Entre el orgullo y la crítica

En reciente comentario -vía redes sociales- Humberto de la Calle expresó su satisfacción de colombiano por la excelente organización de Sanitas para aplicar la vacuna contra el Covid-19. Me uno a esa opinión. Como él, fui vacunado la semana anterior en las instalaciones del Movistar Arena en Bogotá, en medio de una organización ejemplar, digna del país más desarrollado y cuidadoso del planeta. El comentario genera reflexiones, pues la idoneidad de aquellos profesionales, su compromiso y el trato amable que imprimen a su oficio, le hacen sentir a cualquiera orgullo de colombiano.

250 años de los comuneros

El 16 de marzo de 1781, en El Socorro, Manuela Beltrán rompió los edictos sobre nuevos impuestos, en medio de fuerte protesta de los vecinos. Ese día se inició el alzamiento Comunero que, probablemente, ha sido la más importante movilización social de la historia colombiana, desde la conquista ibérica hasta hoy.

Lex mercatoria y rule of law

La dinámica de la globalización es inevitable, pero se está moviendo a contrapelo de los intereses del ciudadano común. Primero, la economía se puso al exclusivo servicio del mercado, luego la política al servicio de la economía, después la tecnología al servicio de ambas. Gracias a lo anterior, una red de intereses privados, tejida por encima de los intereses públicos, produjo una lex mercatoria omnipresente. Hoy existe un conjunto normativo supranacional, desligado del poder del Estado, con mecanismos autónomos de coacción. El Estado social, dio paso al estado fiscal y el principio de la solidaridad al de la competencia. Eso es una amenaza para la vigencia cabal del Estado de derecho.

Las precursoras

En el Tolima, hablar de la mujer supone algunas referencias históricas. El Nuevo Día, en su última edición dominical, rindió merecido homenaje a la mujer tolimense, a través de ilustres figuras femeninas que honran a su país, a su región, a su familia. Ahora quiero recordar a las precursoras de estas insignes mujeres de hoy, que deberían formar en un sitial más destacado del que, actualmente, ocupan en la memoria de los tolimenses.

Honda

La ‘Ciudad de los Puentes’ hunde sus raíces entre la historia y la leyenda. La historiadora tolimense Ángela Inés Guzmán, en su obra “Poblamiento e historias urbanas del alto Magdalena Tolima”, escribe que los conquistadores encontraron un viejo asentamiento indígena en la confluencia de los ríos Gualí y Magdalena. Esto indica que Honda no fue fundada, sino descubierta.

Cuarenta años después

Este miércoles el estado español, encabezado por el propio Rey, convocó a la celebración de un compromiso con la democracia, a propósito del golpe del 23F de 1981. Hace cuarenta años España intentaba consolidar una transición política desconocida en su historia. Inspirada por el Rey, pero dirigida, en forma audaz y prudente al mismo tiempo, por la lúcida inteligencia de Adolfo Suárez, aquella transición significó la metamorfosis institucional más brillantemente diseñada y mejor trabajada del siglo XX.

Entre sofisma y disparate

El tema se volvió recurrente y, en esa medida, peligroso para la democracia. Resulta difícil creer que asociaciones de municipios y de departamentos promuevan iniciativas, como la de unificar periodos y fechas para elegir gobernantes territoriales, el mismo día del presidente de la República y de los miembros del Congreso. Tampoco se entiende cómo dirigentes que dicen estar comprometidos con la Constitución del 91, proponen o estimulan contrarreformas de este tipo, que no solo quebrantan el principio de la autonomía territorial, sino que lo sustituyen por el principio contrario.