23 de Septiembre del 2017
Publicidad
Columnista Invitado
20 Ene 2017 - 3:01am

Con aroma de política

Publicada por
NAYID SALAZAR
Autor:

Con mucho interés y orgullo Ibagué ha visto crecer esta casa editorial y a nuestro diario EL NUEVO DÍA, estoy en mora de reconocer públicamente mis sentimientos de gratitud por la honrosa oportunidad de hacer público mi pensamiento, siempre en busca de la acción colectiva que nos lleva a la construcción social de la vida digna.

Estoy seguro de que en ese objetivo coincidimos con todos los partidos políticos y con los ciudadanos que en la intimidad de su corazón guardan con nobleza su afán personal y también el deseo de una vida de bienestar y dignidad para todos. La diferencia está en el camino, en el proceso social que queremos imprimir para alcanzar este objetivo realmente sagrado.

Bajo el manto de la de democracia, todos los caminos son válidos. Pero de ahí a que alguien con torpeza envilezca la política, hay una distancia abismal. Sobre todo si pretende destrozar vidas, interpretando con la forma retorcida de su mentalidad actos administrativos o la simple trayectoria personal. Y con cuanta jactancia ridícula, llama el candidato y siempre candidato Ferro a este su estilo... vehemencia. Tantas veces quemado en elecciones, lo pueden haber dejado con su mente... ¿tostado? Yo creo que no. Estas quemadas no deben ser la causa, sino el efecto de semejante postura y estilo.

Su paso por el Ministerio no le permitió ver que un ajuste en el gabinete luego del primer año no es falta de planeación, es consecuencia de la planeación de gobierno. Podemos pensar que sea por lo breve de su paso o por estar inmerso en el gabinete muy personal del exministro Lozano, que tantas conceciones mineras tramitó para la gran minería en Colombia y en Ibagué.

Tampoco le alcanza para asimilar que hay otros contenidos ideológicos y otros estilos de gobierno más amplios y democráticos, como tales pueden presentar, no imponer ni comprar, proyectos de Acuerdo para ser aceptados o no por el Concejo o decisiones para ser consultadas y modificadas en instancias ciudadanas. Y no son falta de planeación.

Aquel columnista que pareciera escribir más con implementos de carnicería que con pluma, muestra desprecio absoluto por la juventud de Ibagué; quienes se expresan en las redes, unos a favor y otros en contra, no son ratas, ni son “niños rata”. Son las nuevas generaciones que toman su lugar con las actuales herramientas de la comunicación y merecen todo el respeto; su empoderamiento en temas como democracia y presupuestos participativos, gestión de paz, políticas ambientales, construcción de ciudad, es irreversible, así lo ve la ciudad, así lo apoyamos. Aunque el doctor Ferro quiera cortarlos de un tajo.

Doctor Ferro, mi vida pública es de muchos años y me presenté a todas las corporaciones y nunca perdí elección alguna, siempre estuve en Concejo, Asamblea y Congreso, mi voz ha tenido el mismo tono y, sobre todo, el mismo talante y coraje para impulsar soluciones en el marco de la Tendencia Social Demócrata y en el Congreso, Cámara y Senado fue para defender en debates la transformación del Inurbe, los parafiscales Sena y ser co-ponente en la creación del Fonsa. No tengo frustración alguna y no me declare usted objetivo personal de sus continuas frustraciones al intentarlo e intentarlo y... no poder.

Si a usted le faltó valentia para mencionar los nombres propios, a mí no me falta para recogerle el guante. Pudo haber hecho un examen minucioso de la Hoja de Vida de la nueva gerente del INFI y aunque jamás hubiera encontrado cuestionamiento alguno en su trayectoria y desempeño, tendría para usted más dignidad si le hubiera inventado un reparo a sus requisitos, pero no la descalificacion por ser mi esposa, en una franca e inaceptable agresión personal.

Lo anterior sería tanto como descalificar a sus progenitores por tener un hijo, docto en materias académicas pero que reprueba en la práctica politica, que abandona la dialéctica de las ideas y que es feliz agrediendo en lo personal, que le gusta que siga la política como dijo el Fiscal General, “la política seguirá oliendo a podrido si deja de ser la dialéctica de las ideas”.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my space
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Todos los derechos reservados Editorial Aguasclaras S.A. - 2014 - Ibague - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.
Términos y condiciones