Campaña de desprestigio

12 Jun 2019 - 8:28pm

Campaña de desprestigio

Publicada por
ALEXÁNDER ARCINIEGAS
Autor:

El ministro Botero sobrevivió a la moción de censura y como Carrasquilla seguirá en el gobierno. Pero, ojo, la conducción de la seguridad y la defensa son aspectos cruciales en cualquier país y en Colombia mucho más, considerando la gravedad de nuestro conflicto y los desafíos de la implementación en el entendido que este sector estatal es clave para garantizar la seguridad y la paz desde los territorios.

Por tanto, la continuidad de Botero como Ministro de Defensa es inconveniente, dado su desconocimiento de los asuntos propios de esta cartera, lo que limita su capacidad para conducir a los militares; su condescendencia frente al posible retorno de los falsos positivos, al asesinato de líderes sociales y más de un centenar de excombatientes de las Farc. Vale recordar la desafortunada frase con la que quiso justificar el aterrador asesinato de Dimar Torres, presuntamente a manos del Ejército: “Si hubo un homicidio ha tenido que haber alguna motivación”. Y claro, los conflictos de intereses derivados de su empresa de seguridad Controlar Ltda.

En las democracias el escrutinio de una sociedad informada sobre estos temas, de los medios de comunicación y el control de las comisiones del Congreso hacen parte de las condiciones para asegurar la transparencia y eficacia de los aparatos militares y policiales. Lamentablemente en Colombia cualquier cuestionamiento, por fundamentado que sea, es presentado inmediatamente como un ataque a la fuerza pública, como lo demuestran las declaraciones del propio ministro, de congresistas como Juan Diego Gómez o Álvaro H. Prada, y a nivel regional del Coordinador del CD en Norte de Santander, quien acusó a la Comisión de Paz del Congreso de conspirar contra las FFMM.

De haber una campaña de desprestigio en contra de los militares esta no viene de The New York Times en alianza con la extrema izquierda, como increíblemente creen algunos, sino del respaldo del gobierno Duque a oficiales seriamente cuestionados y al señor Botero, quien como Ministro de Defensa es un excelente comerciante.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.