Anticipando fechas importantes, segunda parte

Continuando con la temática expuesta en la edición de la semana anterior, es importante agregar algunas recomendaciones que permitan minimizar los riesgos de afectación a la seguridad ciudadana en desarrollo del 43er. Festival Folclórico Colombiano, fortaleciendo el ámbito de protección en los ibaguereños y tolimenses, así como de los visitantes a esta región. Una de las preocupaciones son los accidentes de tránsito por colisión, algunos relacionados con el uso de vehículos con conductores en estado de embriaguez y en los que se podría presentar víctimas fatales; aunado a ello, los accidentes contra peatones por imprudencia y/o exceso de velocidad de los automovilistas, quienes ante la masiva concentración de personas buscan salidas en su recorrido a como dé lugar, poniendo en riesgo la seguridad de la comunidad, evento muy notorio los días donde se llevan a cabo desfiles y donde necesariamente se debe ejecutar cierres a vías en procura del normal y buen desarrollo del evento.

Por otra parte, la Policía Metropolitana de Ibagué continuará insistiendo en la cordura para resolver las diferencias, ello, con el propósito de no utilizar las riñas como método de resolución de conflictos, que generalmente terminan en lesiones personales y/o en homicidios; esto es un llamado a la calma y la prudencia, para compartir sanamente de las festividades de la región. Es necesario agregar que los adultos y padres son los primeros responsables de lo que se llegue a presentar con los niños, niñas y adolescentes (NNA), algunos de éstos aprovechan para ingerir bebidas embriagantes con presencia de sus progenitores, convirtiéndose en cómplice de la conducta inapropiada del menor; otros, lo hacen en forma oculta, pero con la influencia de amigos, entre los cuales, siempre estará un adulto.

Otro escenario está relacionado con el hurto a personas, resaltando que para estos periodos folclóricos se presenta el fenómeno de traslación delictual, ya que delincuentes de otras ciudades del país ven estas fiestas como un momento de oportunidad financiera y donde la multitud del evento se convierte en ambiente proclive para actividades ilícitas; destacando que algunas viviendas quedaran sin morador debido a que algunos de éstos participan de los eventos, razón por la cual es pertinente no dejar sola su propiedad; otros extenderán sus “tentáculos” para llegar a los bolsillos y carteras de las personas y es por ello que se debe estar atento a cualquier síntoma o presencia de delincuentes con pretensiones de causar daño a los ciudadanos; hay que recordar que se requiere de la cooperación, fortaleciendo el trabajo en equipo y neutralizando la indiferencia ciudadana.

Aclarando, obviamente, que en caso de detectar cualquier irregularidad debe ser informada oportunamente a la Policía nacional a través del 123, evitando malestares de justicia por propia cuenta; permitan que los cuadrantes hagan su trabajo en beneficio de los ibaguereños y tolimenses.

DIOS Y PATRIA

Comentarios