emergencia

 

"Sitico" andresito el estresado

Decía el “tonto” Caliyo: “siticos”, “siticos”, mientras sacudía sus pies descalzos uno contra el otro limpiando tierra y piedritas sentado en la barbacoa del solar, en un tono mordaz y de consideración frente a mis primos, hermanos y yo, porque nos había tocado sacar algunos baldados de gua del aljibe, traer unos racimos de la platanera, barrer la hojarasca del jardín de la abuela Lola, ayudar a abrir el broche para que pasaran el ganado, corretear las gallinas hasta el galpón, recoger algunos tamarindos, bajar manotadas de mamoncillos y trepar al viejo árbol de ciruelas para tomar las más maduras. O sea, un durísimo y estresante trabajo de campo en pleno verano, de unos nietos citadinos que estábamos de vacaciones en la finca del Guamo.

Un congreso sin corruptos

Mientras posan de dignos, de nobles voceros de los colombianos, de impulsores de la democracia, de trabajar por los intereses de una mejor nación, se prestan para saquear sin compasión el erario público aprovechando sus credenciales de congresistas. Por eso, parafraseando a “Alvarito el innombrable”: Ojo con el 2022. Pueden llegar peores fariseos y más ladrones que muchos de los que han estado y pueden estar allí.

“Duquear”

Con la picaresca y el fino humor característicos, algunos colombianos han decidido aportar al estudio de nuestro exquisito español una nueva palabra, un verbo para ser exactos: “duquear” (dícese de la acción de mentir en público). Porque lo de “abudinear”, ya es más que obvio.

Effetá

Effetá (ábrete). Abrirse, ese el llamado que en esta Semana por la Paz hace la iglesia Católica colombiana a todos, a propósito de la situación que vive el país y que debe mejorar. Un llamado a abrirse a la inclusión de lo diferente, lo desconocido, del otro, del no igual, del que piensa distinto, se ve distinto, habla y se comporta distinto a mí y a los míos.

Cosificación de la mujer = Afganistán y Colombia

Creo que de un modo u otro todos nos hemos preocupado por la llegada de los Talibán al poder y el control total en Afganistán y lo que ello implica, sobre todo, para quienes no profesen sus creencias religiosas y en especial para los pocos e incipientes derechos de mujeres y niñas.

Cortolima: En los sótanos del infierno

No importa si es Paquita de la del Barrio, María de los Guardias, Laura Bozzo o la doctora Polo, quien esté el frente de la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, o que si Olga Lucía Alfonso Lanini es la dama de hierro, de latón, de oropel, de paja o pariente del Ratón Pérez que intercambia dientes por dinero. Eso es llevar un debate crucial y vital a una liviandad extrema de cualidades profesionales y personales de quien dirige una entidad, como si se trata de hacer ahora -por unos y otros- acople de baladíes argumentos a favor o en contra frente a la mala calificación obtenida por desempeño de la última vigencia, según el Índice de Desempeño Institucional que mide las 32 CAR del país.  

Cortolima: En los sótanos del infierno

No importa si es Paquita de la del Barrio, María de los Guardias, Laura Bozzo o la doctora Polo, quien esté el frente de la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, o que si Olga Lucía Alfonso Lanini es la dama de hierro, de latón, de oropel, de paja o pariente del Ratón Pérez que intercambia dientes por dinero. Eso es llevar un debate crucial y vital a una liviandad extrema de cualidades profesionales y personales de quien dirige una entidad, como si se trata de hacer ahora -por unos y otros- acople de baladíes argumentos a favor o en contra frente a la mala calificación obtenida por desempeño de la última vigencia, según el Índice de Desempeño Institucional que mide las 32 CAR del país.  

Política de gratuidad educativa superior

Creo que existe consenso en todas las orillas del escenario público departamental que tener una política pública de gratuidad educativa superior es sin duda alguna el primer paso, para en un lustro o dos, de verdad contar con un panorama más alentador en materia de desarrollo económico y social de nuestra región. Inicialmente la apuesta fue fortalecer el propósito departamental que ya venía en marcha de contar con dicha gratuidad, pero que se hizo más que urgente por la pandemia del coronavirus que desnudó las difíciles realidades económicas de muchas familias para poder educar a sus hijos.  

Retos, los medios en pospandemia (II)

En mi columna anterior nos ocupamos de algunas de las conclusiones sobre el futuro de los medios de comunicación y el periodismo en pospandemia, que inicia en el año 2022, de expertos del mundo reunidos en SIPconnet 2021, evento de la Sociedad Interamericana de Prensa. Agradezco los comentarios y reacciones a la primera entrega. Entremos en materia. Es claro que las relaciones con las audiencias, las nuevas y diferentes formas de identificarse con ellas se intensificarán y no serán parecidas a las que existían antes de la revolución digital. La pandemia y su crisis puso en evidencia la importancia de una relación más personal, con experiencias reales, en un gana-gana. Hoy hay un público proactivo. La pandemia desnudó que es a través de esa relación, de lo que antes se llamaban genéricamente suscriptores, donde se pueden obtener mayores recursos.

Retos, los medios en pospandemia (I)

Ni el mundo ni Colombia ha entrado aún en la etapa de la pospandemia y así lo demuestran las medidas recientes adoptadas en países como Francia, Alemania, Inglaterra, Rusia o EEUU, donde vuelven a exigir mascarillas en lugares públicos, confinamientos selectivos y otras restricciones. Los estudios más alentadores en el mundo señalan el año 2022 como el del inicio de la pospandemia. Una realidad a la cual, sí o sí, debemos adaptarnos.