“Jugué a ser invisible”: Juan Pablo Raba

“Jugué a ser invisible”: Juan Pablo Raba
Entrevista con el actor Juan Pablo Raba, quien se ha ganado un lugar en el competido Hollywood, trabajando con Jénnifer Garner en la película ‘Matar o morir’ y protagonizar la serie de Netflix ‘Distrito Salvaje’.
COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Foto: COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
17 Oct 2018 - 3:01am

Juan Pablo Raba, en el mejor momento de su carrera decidió empacar maletas y salir en búsqueda de nuevos retos, entre ellos, entrar al difícil mercado de Hollywood, donde muchos son los que llegan con el talento, el trabajo y la fe de entrar, pero realmente son pocos quienes lo logran.

Este bogotano, entre la gran cantidad de artistas colombianos que decidieron hacer una apuesta similar, lo está logrando y los resultados ya se vienen viendo en el país, en distintas series de televisión, así como en el cine.

El próximo 19 de octubre Netflix estrenará ‘Distrito Salvaje’, una producción realizada en Colombia, de la cual Raba es protagonista y productor ejecutivo, encarnando a un reinsertado, víctima del reclutamiento forzado y quien ahora, en la ciudad, sigue siendo víctima.

Además, se estrenará en Colombia ‘Matar o morir’, la película que hizo junto a Jénnifer Garner y el director de ‘Búsqueda implacable’, Pierre Morel.

 

Distrito Bogotá

- En pocos días se estrena ‘Distrito salvaje’, una nueva serie con Netflix y rodada en Bogotá

Un proyecto muy emocionante del cual me siento muy orgulloso. Lo empecé justo dos semanas después de ‘Matar o morir’, siendo la primera serie original de Netflix Colombia, aunque hay otras aprobadas.

Es completamente colombiano el producto y es una forma más de mostrarle a Colombia al mundo con una historia que nos toca a todos, que nos permitirá reflexionar de muchas cosas, entre los colombianos y en el mundo.

- En la serie interpreta a un reinsertado, un hombre que fue víctima, pasó a ser victimario y, según vimos, continúa siendo víctima

Lo interesante de la serie es que nadie ni es bueno, bueno, pero tampoco malo, malo. Mostramos los matices de los personajes y quizás, lo más interesante de la serie es que se plantea qué es más peligroso o que es más complicado, si vivir en la selva o vivir en la selva de concreto que en este caso es nuestra capital.

Es un personaje complejo que me sigue asustando porque es muy diferente a mi realidad de vida, incluso a cualquier cosa que conocía, tuve que comenzar de cero. Fue de mucha responsabilidad entre películas, documentales, libros.

-¿Cómo fue la creación de J.J. tuvo contacto con reinsertados?

La creación de J.J. mi personaje en Distrito Salvaje fue muy cuidadosa, por el peso específico de lo que se habla en la serie. Tuvimos mucho trabajo de investigación y creación del personaje con María Victoria Hernández. También nos encontramos con reinsertados, con algunos casos exitosos, otros no tanto.

Me contaban cómo era enfrentarse a la ciudad, con su apatía, la frialdad y la distancia que siempre tiene una ciudad. Es sólo imaginarse a una persona que lleva toda su vida en la selva, jamás supo qué era una ciudad y termina en medio de una de ellas, debe ser aterrador.

-¿Cómo se comporta J.J. en la ciudad?

Jugué a ser invisible, tratar de dejar la menor huella posible, no tocar cosas, no hacer ruido al caminar, que es lo contrario a lo que hace uno como actor, de interactuar con el mundo. Aunque parezca que es más fácil quedarse quieto en un set, yo terminaba agotado porque todo ocurría adentro de él. Traté de reducir mi gestualidad al mínimo.

-¿Difícil interpretar estos personajes posconflictos?

Era importante no juzgar. Yo tengo una posición muy clara frente a la guerrilla y el conflicto que ha vivido, para concentrarme en interpretar a un personaje de carne y hueso, con unas características de vida muy especiales.

El pasado, de una u otra forma, siempre te persigue. Todos merecemos una segunda oportunidad, pero a veces no hay forma de lograr conseguirla. Hay casos que si se da, lo estamos viviendo en el país, donde personas deciden contratarlos y personas que sufrieron la violencia y decidieron perdonar.

En realidad, uno de los grandes temas que maneja la serie es la corrupción. Si no se combate la corrupción, sencillamente el país no es viable, porque si se siguen robando todo, qué tipo de realidad podemos construir.

-Regresa para trabajar en Colombia, ¿Cómo ve el nivel de producción en el país?

Cada vez mejor. Colombia está dando pasos de gigante en cuanto a la calidad de su producción, porque siempre hemos tenido muy buen material humano, con unos actores de gran calidad, reconocidos internacionalmente. Cada vez que hablo con actores y directores que han tenido la fortuna de grabar en Colombia, no sólo tienen los mejores comentarios, la mayoría han vuelto al país de vacaciones.

-La acción parece ser el fuerte de Juan Pablo Raba en los últimos años, tanto en televisión como en cine...

He tenido la suerte de tener propuestas y ganarme castings de papeles que están muy ligados a la acción, a lo físico. Me gusta mucho, me siento muy cómodo en ello, pero, además, me gusta que cuando tiene, además de acción, el personaje tiene una fuerte carga dramática e intensa, lo hace más interesante.

-En esta serie también aparece como productor... ¿Cómo ha sido ese camino y cuáles son sus intereses detrás de cámaras?

Cuando empezamos hablar del proyecto me ofrecieron hacer parte de la producción ejecutiva, lo cual acepté con mucho cariño, porque era una gran oportunidad para aprender más de este trabajo y en especial en estas producciones tan importantes.

Me permitieron hacer parte de muchas reuniones interesantes, porque además, Mónica Fonseca, mi esposa, ha estado muy presente y me ayudó mucho para tomar decisiones sobre música, vestuario e incluso edición. Más trabajo pero más interesante.

-Bogotá como personaje de la historia...

Es un personaje muy importante. La historia no se podría contar si no es en una ciudad así, porque juega un papel importante por el intento que tiene mi personaje, un exguerrillero que busca una vida normal, por lo que se plantea el conflicto constante, qué es más peligroso, la selva o la selva de concreto, que va más allá, preguntándonos si realmente disfrutamos de vivir en ella o terminamos desensibilizándonos para sobrevivir dentro de ella.

 

Entre los grandes

- ¿Cómo describiría ‘Matar o Morir’, su nueva película?

 Es una película de acción, de venganza, una película intensa y muy fuerte. Sentimos que tenemos una película que hará que los espectadores no quieran despegarse de sus asientos.

- ¿Cómo fue el trabajo con Jénnifer Garner y el director Pierre Morel?

Sin duda, Jénnifer y Pierre fueron las dos razones principales para aceptar hacer esta película. Jénnifer Garner es todo lo que uno ve, una persona completamente adorable, sencilla, amable, trabajadora y una atleta consumada, y verla trabajar fue realmente un placer, porque el volumen de trabajo fue fuerte, hizo todos sus peleas y escenas de acción. La admiro dentro y fuera de la pantalla. 

Pierre, director de ‘Búsqueda implacable’, muy interesante, un hombre muy sencillo, quien tiene claro lo que quiere hacer, lo que es muy agradable para el actor trabajar con directores que tienen tan claro lo que quieren de ti en una película.

- En esta ocasión es el villano de la historia ¿Qué nos puedes contar de su personaje?

 Yo interpreto a Diego García, quien es el malo, malo, malo de la película, quien en un acto cruel y despiadado mata a la familia del personaje de Jénnifer, lo que desencadena toda la venganza de ella hacia Diego.

-¿Cómo ha sido su trabajo e ingreso a Hollywood, lugar a donde muchos quieren llegar pero que no todos lo logran? 

Es trabajo. Es un compendio de muchas cosas, de perseverancia, de suerte, de encontrar a la gente indicada, siendo un camino muy emocionante que siento que apenas estamos empezando.

-¿Qué es lo más difícil de ingresar y mantenerse en Hollywood?

Allí todo es difícil. Se tienen que dar una serie de factores como el proyecto correcto con las personas correctas, la preparación y disposición para hacer el papel lo mejor que puedas, y siempre desear que al proyecto le vaya lo mejor posible para que de ese trabajo salga otro.

Publicada por
BOGOTÁ, COLPRENSA
Etiquetas: