Médicos en Ibagué afirman que están siendo discriminados por la gente en la calle

Crédito: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍAPese a todas las adversidades, la doctora Restrepo seguirá en su trabajo.
Personal médico de todo el país lleva semanas denunciando que se siente discriminado por su trabajo. Se les dificulta conseguir vivienda, sus vecinos los evitan y en la calle las personas los miran mal.
PUBLICIDAD

“Ya estoy cansada de que me miren mal en la calle por llevar uniforme de médico...” escribió la doctora Claudia Restrepo en su cuenta de Twitter el pasado jueves. El tuit tuvo más de 12 mil reacciones y cientos de comentarios.

La doctora Restrepo, de 32 años, es neurocirujana de la Universidad Militar y médico general de la Universidad de La Sabana. Ibaguereña egresada del colegio La Presentación. Trabaja en 3 instituciones médicas de Ibagué y dice que desde hace semanas se viene sintiendo discriminada por las personas en la calle.

“Yo necesitaba aislarme porque vivo con mis papás y ellos son mayores, ambos tienen 65 años. Para proteger a mi familia busque otro lugar para vivir mientras pasa esta pandemia. El día en que me iba a pasar me contactó el dueño del apartamento a preguntarme si yo era extranjera o que a qué me dedicaba. Le dije que era médica, y entonces después me dijo que no podía pasarme porque no iban a dejar entrar a nadie. Obviamente fue porque soy médica y fue terrible porque necesitaba dónde vivir”, dijo la doctora.

Ella indica que muchos compañeros, por ejemplo los médicos internos, han tenido que buscar apartamentos cerca a los hospitales para no exponer a sus familias y han visto el rechazo de las personas.

Así mismo, asegura que compañeras enfermeras no están consiguiendo transporte y les está tocando irse a pie hasta su trabajo.

“Incluso, un taxista trató mal a una enfermera del hospital porque cuando se subió al vehículo el conductor se dio cuenta de que era del personal médico”, dijo.

Según ella, las personas los evitan en la calle y les hacen mala cara cuando ven a un doctor o a un enfermero.

“Cuando iba por un pasillo del supermercado la gente directamente se devolvía para no cruzarse conmigo o buscaban una forma de esquivarme. Los vecinos del apartamento donde vivo me ven y de una vez cierran la puerta, no dan los buenos días ni nada. El rechazo es muy claro”, agrega.

Esta situación ha sido denunciada en todo el país. La gente, atemorizada ante lo desconocido, rechaza al personal médico porque piensa que, ante la mayor exposición, pueden estar contagiados.
“Nosotros no le pedimos a las personas que nos aplaudan, lo que les pedimos es que no nos discriminen. Nosotros no podemos hacer cuarentena ni estar con nuestras familias. Tenemos que estar exponiéndonos porque esa es nuestra labor”, dice.

La situación de médicos y enfermeras no es fácil. Ante las actuales circunstancias extremas han salido a flote los problemas y carencias del sistema de salud. Muchos de ellos han tenido que comprar por sus propios medios implementos de protección porque en los centros de salud no se los dan. Esto sumado a la conocida desfinanciación.

“Y aparte de todo eso no nos pagan. En algunas instituciones me deben cinco o seis meses de trabajo y, fuera de eso, este mes no hemos tenido razón de próximos pagos. Estamos cansados de esa situación”, afirma la doctora Restrepo.

“Nosotros estamos en una situación muy difícil porque ni siquiera podemos ver a nuestras familias. Yo no veo a mis papás hace como dos semanas. Solo nos vemos por videollamada, pero, eso sí, les cuento toda la verdad de cómo está la situación y ellos se preocupan”.

Pese a todas las adversidades, la doctora Claudia Restrepo dice que seguirá cumpliendo con su trabajo hasta donde pueda hacerlo. “Quienes trabajan por OPS podría decir ‘Ya no trabajo más’ y no pasa nada. Pero los médicos con vocación y entrega saben qué es lo que estamos enfrentando, por eso no me he aislado ni he pedido licencias y seguiré trabajando hasta que me sea posible”, asevera con firmeza.
En medio de la emergencia sanitaria en la que está el país, el personal médico sin importar su especialidad, es más importante que nunca. No hay seguridad de la evolución de la pandemia y más adelante se podrían necesitar aún más.

“Hace poco nos dieron un curso de intubación, vía aérea y manejo de vía aérea a todos: dermatólogos, urólogos, neurocirujanos. Nos están preparando porque a cualquier momento nos pueden llamar a la primera línea y ahí estaremos a pesar de todo”, finaliza la doctora Restrepo.
 


Hace dos semanas que no veo a mis papás. Ellos están preocupados por mí y yo por ellos porque son ya mayores.

                                                                Claudia Restrepo. médico general y neurocirujana. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios