La improvisación y la confusión lastran Día sin carro y sin moto

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍAActividad se desarrolló pese a la pandemia.
Mientras, desde la Alcaldía se asegura que la jornada fue un éxito, desde diferentes sectores se criticó la jornada como un ‘descache’, por hacer daño no solo a la golpeada economía, sino por el riesgo de propagar el contagio del coronavirus.
PUBLICIDAD

A primera hora de este miércoles, el secretario de Movilidad, César Fabián Yáñez, tuvo que salir a explicar que existió un error de interpretación por parte de Sitsa y que no estaba autorizado ocupar el 100% de las sillas dispuestas en los vehículos de transporte público colectivo, sino solo el 50%”.

Pese al anuncio del Secretario de Movilidad, el panorama era otro en las calles, pues varios usuarios denunciaron que los conductores no estaban cumpliendo con las disposiciones e incluso llevaban pasajeros de pie, generando aglomeraciones en el transporte público.

La segunda jornada del día sin carro y sin moto se desarrolló en medio de las críticas a la Administración municipal  por haber anunciado la jornada sin la debida anticipación y sin considerar que Ibagué aún sigue registrando una alta cifra de casos Covid al día.

 

La jornada

A partir de las seis de la mañana se dio inicio al día sin carro y sin moto en la ciudad, jornada que se extendió hasta las ocho de la noche. La ciudadanía emprendió a realizar sus labores cotidianas, en su mayoría caminando, para evitar aglomeraciones en el transporte público o para disfrutar del clima que envolvía a la capital musical.

En la mayoría de barrios, las calles parecían fantasmas. En el aire se imprimía un ambiente diferente, se sentía tranquilidad y silencio. Hubo poca afluencia de vehículos públicos y algunos habitantes contemplaron las calles vacías.

Mientras tanto en la carrera Quinta se contaba otra historia. La ciclovía fue el escenario de acogida para los tolimenses que desde muy temprano aprovecharon para salir a ejercitarse.

El Imdri fue el encargado de las actividades que acompañaron la jornada.  Se realizaron diferentes dinámicas recreativas y deportivas en la plaza Simón Bolívar y la calle 42 con carrera Quinta. También se habilitó la estación de bicicletas ubicada en la plaza Simón Bolívar para cualquier persona que quisiera hacer uso de las mismas.

“Hemos visto acompañamiento de familias enteras con sus hijos y sus mascotas, utilizando la carrera Quinta sin vehículos particulares. Ibagué es una ciudad muy pequeña y tal vez en determinados momentos se ve recargada del transporte particular. Es bueno que la ciudadanía apoye esta iniciativa para compartir en familia estos espacios y promover una cultura ambiental”, comentó Alejandro Ortiz, gerente del Imdri.

Durante el recorrido que EL NUEVO DÍA realizó en horas de la mañana, se apreció que los ibaguereños, en su gran mayoría, dispusieron de sus bicicletas para arribar a sus lugares de trabajo.

La Secretaría de Movilidad entregó un balance positivo del día sin carro y moto. César Fabián Yáñez, jefe de la dependencia, indicó que en comparación con la primera jornada del año donde se inmovilizaron 23 vehículos, hubo una disminución de infracciones, siendo impuestos seis comparendos hasta el mediodía. Al cierre de esta edición no se había entregado el balance definitivo de la jornada.

Por su parte, la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, presentó un balance desalentador. En una actividad desarrollada para medir la contaminación de gases a los vehículos autorizados para circular durante la jornada, solo cinco de 39 automotores revisados, pasaron la prueba.

“Bastante preocupante porque son vehículos de servicio público que la mayoría del tiempo funcionan las 24 horas del día y a pesar de que tenían la revisión técnico mecánica no pasaban las pruebas”, puntualizó Diana Guerrero, profesional universitaria de la Subdirección de Calidad Ambiental.

Finalmente, el sol que iluminó la mañana de la capital tolimense, fue desdibujado por una lluvia que pintó con otra tonalidad la tarde de ayer. Pese a todo, Ibagué tuvo un respiro,  las personas se sintieron diferentes con este cambio de rutina y la jornada contribuyó con el cuidado del ambiente.

Actividad se desarrolló pese a la pandemia

Varias actividades fueron dispuestas por el Imdri durante la jornada.

Varios ciudadanos se movilizaron principalmente en bicicleta y otros medios alternativos para llegar a sus trabajos.

Varios ciudadanos se movilizaron principalmente en bicicleta y otros medios alternativos para llegar a sus trabajos.

La jornada inició con desinformación sobre el aforo autorizado a las busetas.

La jornada inició con desinformación sobre el aforo autorizado a las busetas.

REDACCIÓN IBAGUÉ

Comentarios