Cuenca mayor del río Coello junto al ‘Chipalo’ y el ‘Opia’ son sujetos de derechos

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍALa cuenca mayor del río Coello recibe quebradas como Guamal, las Perlas, la Plata, las Peñas, Cay, Corazón, las Ánimas, el Tejar, el Billar, la Honda y la Tribuna.
Ante las amenazas y riesgos que rodean los afluentes, la ordenanza que ya está sancionada por el Gobierno departamental, busca que el Estado cree estrategias acertadas de protección, recuperación y preservación.
PUBLICIDAD

A través de la ordenanza 06 sancionada por el Gobierno departamental, se declaró como sujeto de derechos a la cuenca mayor del río Coello, la cual está integrada por el sistema hídrico del río Combeima y se interrelaciona con las quebradas Guamal, las Perlas, la Plata, las Peñas, Cay, Corazón, las Ánimas, el Tejar, el Billar, la Honda y la Tribuna. Asimismo, se da el mismo reconocimiento a los ríos Chipalo y Opia. 

Para ambientalistas y la ciudadanía en general, el documento es una oportunidad para rescatar, preservar y proteger los afluentes, por eso esperan que la iniciativa no vaya a ser otro ‘saludo a la bandera’.

La propuesta fue impulsada por el diputado Marco Emilio Hincapie y apoyada por el pleno de la Asamblea. Él explicó que es la primera vez que una corporación pública en el país, declara como sujeto especial de derechos una cuenca hidrográfica, “con esta ordenanza se busca que el Estado ejerza la protección, recuperación, restauración y la conservación” de los afluentes.

Precisó que son 12 artículos basados en la Constitución Política, a través de los cuales se marca los deberes estatales y ciudadanos, “acá se encaminan unas acciones que deben hacer todas las entidades involucrados, también buscamos que en el río Combeima, que es el que da el agua a cerca del 80% de las personas en Ibagué, exista un comité integrado por la Universidad del Tolima, Cortolima, la Alcaldía de Ibagué y la Gobernación del Tolima”.

Dichas entidades deberán elaborar un plan conjunto de recuperación, manejo, mantenimiento y conservación de la Cuenca y los ríos Opia y Chipalo, con el detalle de tiempos y responsables para la implementación de cada una de las acciones acordadas a seguir en corto, mediano y largo plazo.

Igualmente, se pretende que el Gobierno  seccional destine presupuesto para el mismo fin y los objetivos sean armonizados con el Plan de Desarrollo Departamental.

 

Ordenanza es de obligatorio cumplimiento

Hincapie señaló que actualmente la contaminación es una de las mayores problemáticas que rodean dichos afluentes, “el río Opia es el único que nace en el casco urbano de Ibagué, tiene una especie endémica de ostras, esta es la que podemos encontrar en Piedras, el río Combeima es nuestra mayor riqueza ambiental como ibaguereños, y está sufriendo toda la carga de los malos manejos ambientales que se le están dando”.

Al preguntarle al asambleísta cómo se puede lograr que la propuesta se materialice y que las personas lo puedan percibir a un mediano o largo plazo, respondió que “la ciudadanía debe saber que los funcionarios públicos están obligados a cumplir la ley y la Constitución, los acuerdos municipales y las ordenanzas departamentales son una obligación que nace desde el momento en que se sanciona para todos los funcionarios implicados. La ciudadanía con esta herramienta puede exigir su cumplimiento”.

 

¿Llegarán acciones de protección al río Opia?

Desde hace años habitantes de Ibagué y Piedras vienen reclamando actividades de protección para este afluente que guarda en su interior las ostras de agua dulce, una especie poco estudiada y que es un símbolo para Piedras.

Carlos Ruiz, integrante de la corporación Gestión Ambiental Piedras, GAP, dijo que recibe con beneplácito el reconocimiento pues es fruto de los llamados constantes que adelantaron diferentes organizaciones. “Esperamos que por medio de esta ordenanza, la máxima autoridad departamental como lo es Cortolima, tome las medidas necesarias e intervenga prontamente el río para su recuperación, al igual que, la protección del ecosistema que tenemos que es muy particular y exótico como lo es el de las ostras de agua dulce”.

Ruiz mencionó que lo más preocupante es la alta contaminación que se evidencia en el nacimiento del afluente que es en Ibagué, “ahí es donde tiene gran impacto, hay conjuntos suburbanos que aportan negativamente, llega mucha agua residual, muchos desechos por parte de empresas como Industrias Aliadas, que no le han dado un buen manejo a sus desechos”. Agregó que el sector arrocero también estaría generando un impacto negativo.

Ahora que se tiene la ordenanza, GAP espera que el Opia empiece a ser intervenido en corto tiempo por la Corporación, mientras que ellos esperan trabajar con organizaciones ambientales, para “seguir presionando a Cortolima para que tome esas medidas, porque no es solamente poner en conocimiento, sino ver el trabajo en realidad que la autoridad ambiental ejerza sobre el río.

“Sería como muy bonita la ordenanza que salió y se reconoció al río, pero a la hora de ver las cosas no tiene ningún manejo y trato para su conservación y protección, entonces diría que lo más importante es que se tenga en cuenta y se haga cumplir, para verlo reflejado en el beneficio de nuestra cuenca hídrica”.

 

Buscar la sostenibilidad del río Combeima

De otra parte, Juan Felipe Valbuena, administrador y líder de la Reserva Natural La Rivera, opinó que la ordenanza es una medida necesaria para la sostenibilidad de los recursos que se integran con el río Combeima, “lo que se espera es que se empiece a aplicar la norma, se empiecen a aplicar diferentes comportamientos en la comunidad, en los sitios comerciales, que estén acordes a los objetivos de desarrollo sostenible, que permitan la conservación de estos territorios, ya que son una fuente de recursos hídricos muy importantes para la región”.

En cuanto al estado actual del ‘Combeima’ mencionó que durante los últimos 50 años perdió la mitad de su caudal, por ello se deben tener en cuenta estrategias que permitan el desarrollo económico y urbanístico, pero sin afectar el afluente “la ordenanza nos podría facilitar la aplicación de esas normas que regularán el creciente desarrollo en el río Combeima y su protección”.

Entre las posibles amenazas, están las descargas de desechos biológicos de los centros poblados y fincas, al igual que, cargas residuales de agroquímicos provenientes de cultivos, por ello, también se necesita mayor concientización entre los habitantes y empezar a implementar prácticas agrarias y ganaderas sostenibles.

 

Dato:

Entre los principios establecidos para el reconocimiento como sujeto de derechos de la Cuenca están la prevalencia de interés público sobre lo individual, sostenibilidad y eficiencia en el sentido que se necesita que en la ejecución de programas y proyectos se garantice una óptima asignación de recursos.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios