Comunidades de zona rural de ‘Puri’ denuncian posible afectación por derrame de crudo

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
La muestra de varias manchas de crudo en diferentes lugares de la vereda Peñones Altos y la falta de respuestas sobre la emergencia que se originó el pasado 25 de julio en un campo petrolero de Hocol, sigue generando intranquilidad entre varios habitantes.
PUBLICIDAD

Habitantes de la vereda Peñones Altos jurisdicción de Purificación, informaron que pasados más de 20 días desde que se registró un derrame de petróleo en el campo Chenche, se siguen viendo rastros del crudo en diferentes zonas, asimismo, que se generó una afectación en cultivos de arroz, plátano y melón.

La situación estaría relacionada con la emergencia ocurrida el 25 de julio en el campo de petróleo Chenche, día en el que la mala manipulación de las válvulas de una estación básica de recolección generaron un derrame de crudo que duró varias horas.

En su momento la empresa Hocol, operadora del campo, informó que lo ocurrido obedecía a un “acto de sabotaje” de terceros que atentó “contra la integridad de las personas, el medio ambiente y la infraestructura petrolera declarada de utilidad pública”, se explicó a través de un comunicado.

Y ahora pasadas varias semanas del suceso, algunos lugareños le contaron a esta redacción que el petróleo se ha visto también en las ‘manas’ o nacederos de agua, hecho que genera una gran preocupación, “ahora que está lloviendo, eso se está regando por toda la tierra porque eso va en una pendiente”, contó un habitante.

Ante el hecho, la ciudadanía radicó un derecho de petición a comienzos de agosto ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, Cortolima, el Ministerio de Minas y Energía, el ICA, la Alcaldía de Purificación y la Defensoría del Pueblo, para conocer la intervención y las medidas adelantadas tras el derrame de crudo.

De la misma forma, solicitó adelantar las acciones propias de “vigilancia, inspección y sanción, según corresponda, en la labor que está realizando la empresa petrolera Hocol”, se precisa en el documento. Hasta ayer la petición que se envió vía virtual no había recibido respuesta.

Otro de los cuestionamientos surgido desde las comunidades es que hasta la fecha no se ha aclarado qué originó la emergencia, dejando en el aire la percepción que hay manos criminales entre los residentes de la zona, “fueron más de cuatro horas de derrame, entonces a dónde estaba el vigilante o el operador que debía estar en ese momento, porque cada hora tienen que dar ronda al campo, entonces dónde estaban.

“Están hablando de manos de criminales ¿y qué pasa?, queda la vereda como si hubieran criminales, la gente está brava. Para eso tienen cámaras y un vigilante, ellos tienen que tener pruebas de eso, la vereda es la que está quedando mal en este momento”, dijo uno de los habitantes de la vereda Peñones Altos.

Otras zonas en las que sus habitantes se sienten afectados por la situación son las veredas Damas, Chiriloa, Parada San Francisco y Los Cairos.

En este caso, la extracción de petróleo tiene una licencia ambiental otorgada por la Anla, motivo por el cual algunos de los quejosos han insistido vía virtual en pedirle respuestas a dicha autoridad, pero tampoco ha sido posible.

De otra parte, EL NUEVO DÍA conoció que Cortolima el día de la emergencia, hizo la visita de verificación de afectaciones ambientales derivada del derrame en el campo Chenche, inspección que arrojó un informe, que por competencia fue enviado a la Anla el 14 de agosto.

Petrolera responde

EL NUEVO DÍA contactó a la empresa Hocol S.A. y le trasladó las quejas por la presencia de crudo en la zona, la entidad a través de un comunicado reiteró que el daño surgió por terceros ajenos a la operación, y que se ocasionó “un vertimiento de crudo al manipular y abrir las válvulas de una estación básica de recolección”.

Igualmente, en el documento se menciona que una vez se reportó el incidente la petrolera activó todos los sistemas de emergencia para atender el evento, “buscando la remediación de la zona en el menor tiempo posible”.

Igualmente, precisó que a la fecha, “las actividades de remediación realizadas por la compañía han permitido la limpieza casi total del área afectada. Estas actividades de limpieza se han realizado diariamente y de manera ininterrumpida desde que se presentó el incidente”.

Igualmente, se explica que en medio de sus operaciones tienen presente la protección del medio ambiente y están al tanto para mitigar cualquier potencial riesgo por lo cual “viene implementando un plan de integridad de líneas y activos que garanticen la seguridad en las operaciones”.

Y se agrega: “La compañía realiza un constante monitoreo para garantizar la integridad de sus activos, incluyendo sus facilidades de producción y las líneas de transporte de hidrocarburos”.

La empresa señala además que adelanta un trabajo con las comunidades y autoridades locales para contribuir al desarrollo de la región. “Invitamos a la comunidad para que se una a los esfuerzos colectivos de velar conjuntamente por el respeto y el cuidado del medio ambiente, informando a las autoridades sobre conductas ilícitas de las que tenga conocimiento”, concluye el comunicado.

EL NUEVO DÍA

Comentarios