El Perales necesita que se compita

En días pasados fue noticia la reunión sostenida en el aeropuerto Perales de Ibagué con la finalidad de avanzar hacia lo que deberíamos llamar, la competitividad regional y el aporte del aeropuerto como infraestructura necesaria para alcanzar dicho propósito. Digo que deberíamos llamar porque el enfoque, el discurso y la acción que tenemos que manejar, frente a este problema, es la competitividad y no centrarlo en un problema exclusivo de aeronavegabilidad, que existe y es importante, ¡por supuesto! –no lo desconocemos-, pero es algo que “naturalmente” se va a dar si se logra lo fundamental y es la demanda de pasajeros desde y hacia Ibagué y el departamento del Tolima.

Vigilancia, confianza e inversión

Uno de los principales problemas que enfrenta el país es la ausencia, no sabemos si (in)voluntaria, de control hacía quienes, en el ejercicio de sus actividades, impactan de manera directa al usuario o consumidor, esto debería importarnos y mucho, máxime hoy día que necesitamos la reactivación económica y, lograrlo, requiere el concurso de los consumidores. No es algo menor, hablar de derechos de los consumidores por si solo nos lleva, nada más y nada menos, a la llamada Constitución Económica y nos pone en la necesaria discusión del cómo se desarrolla y efectiviza la economía social de mercado en Colombia. Miremos tres ejemplos.

¿Cuándo empezamos a hablar del nuevo POT?

Me empieza a asaltar una preocupación en relación al futuro Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Ibagué, es clave esa discusión desde ya, pues estamos atravesando la mitad de la vigencia del actual y no veo, en estos momentos, cuáles serán los ejes transformadores del municipio en adelante, porque debe haberlos.

Vías e impacto económico

El impacto económico que genera la mala calidad de las vías en el municipio es un asunto que debería llamar la atención de la administración municipal y de manera urgente, para nadie es un secreto el deplorable estado de la malla vial en Ibagué y las consecuencias que esto trae en relación a la seguridad vial, al desarrollo social, pero sobretodo a la competitividad del municipio. La relación entre calidad de las vías y cantidad de las mismas es negativa y, si a esto le sumamos, el desorden generalizado por ocupación vial debido al mal parqueo de los vehículos en las calles ocasionando mayor tiempo de desplazamiento y congestión, genera un impacto negativo directo en la productividad.  

Vías e impacto económico

El impacto económico que genera la mala calidad de las vías en el municipio es un asunto que debería llamar la atención de la administración municipal y de manera urgente, para nadie es un secreto el deplorable estado de la malla vial en Ibagué y las consecuencias que esto trae en relación a la seguridad vial, al desarrollo social, pero sobretodo a la competitividad del municipio. La relación entre calidad de las vías y cantidad de las mismas es negativa y, si a esto le sumamos, el desorden generalizado por ocupación vial debido al mal parqueo de los vehículos en las calles ocasionando mayor tiempo de desplazamiento y congestión, genera un impacto negativo directo en la productividad.  

Alí Babá

El caso del que hablaremos hoy y que ha ocupado la atención de los colombianos en los últimos días no es algo menor, veamos por qué.

Ante el silencio, el ruido

La violencia contra la mujer es un enemigo silencioso de la sociedad, que cuando menos nos damos cuenta estalla con hechos crueles que nos afligen, lamentamos y rechazamos como seres humanos, diciendo frases como “esto no debió ocurrir” o “¿por qué no le prestamos atención?”. Llegó la hora de insistir y llamar la atención a la ciudadanía en general, pero sobretodo a las instituciones del orden nacional y territorial, encargadas de velar por la garantía, promoción y protección de los derechos humanos de las mujeres, que este problema requiere atención urgente. 

Ibagué, muy estudiada y poco ejecutada

Ibagué necesita seguir siendo desarrollada y uno de los aspectos en los cuales debemos avanzar es en materia de servicios públicos domiciliarios, me refiero a la prestación de los mismos como actividad económica con participación directa del municipio que logre generar rentas a la ciudad.

Revive la eutanasia

Lo que no ha podido hacer el Congreso de la República, nuevamente lo hace la Corte Constitucional, un hecho de suma relevancia que, una vez más, desdibuja el papel del legislativo frente a las problemáticas ciudadanas actuales, solo que esta vez en defensa de la vida digna y la autonomía de cada ciudadano frente a su decisión y derecho a morir dignamente.

El costo de la (in)formalidad

Al problema del desempleo que, de tiempo atrás, viene padeciendo la ciudad de Ibagué, ahora debemos sumar el problema de la tasa de informalidad, la cual, para el periodo marzo – mayo del presente año, se ubicó en el 54,5%, muy alto, incluso, el promedio nacional lo es, estamos hablando del 47,4%, de ahí calculen lo alarmante de la cifra que tiene Ibagué.