Informalidad laboral: ¿Salida al desempleo o problema económico?

Los empresarios sienten que la relación empresa - estado no pasa por un buen momento, consideran que las prioridades del Gobierno son distintas a las que tiene la empresa, a tal hecho que las decisiones gubernamentales, según su criterio, terminan afectándola y creando un débil tejido microempresarial caracterizado por la subsistencia de la informalidad.

La globalización y el propio mercado conllevaron al cierre de empresas grandes del sector textil confección y de otras actividades manufactureras ante la mirada pasiva de los gobiernos de turno. Hoy el desempleo supera el 13 por ciento. En Ibagué, distintas polìticas de impulso al emprendimiento de microempresas desde programas como laboratorios microempresariales ayudaron a resolver el problema del ingreso de los hogares mediante el autoempleo incrementando la informalidad laboral.

La informalidad laboral se expresa en el autoempleo y en los trabajadores asalariados informales, y se establece mayoritariamente en las microempresas. El autoempleo y los empleos informales en las microempresas son la forma que tienen los trabajadores ibaguereños de escapar del desempleo.

Las cifras estadísticas indican que los ibaguereños que tienen bajos niveles educativos, hasta primaria y hasta secundaria, alcanzan porcentajes de no contribución a salud del 74 % y 72 % respectivamente, el porcentaje de los bachilleres es del 49,3% y de los universitarios es del 31,5%. Esto evidencia que entre menor es el nivel educativo los ocupados contribuyen menos.

Con relación al aporte a pensión los porcentajes de no contribución son aún mayores. El porcentaje de ocupados que no aportan y que tienen estudios de primaria son del 87 %, hasta básica secundaria los no contribuyentes son 81,6 %, el 62,9 % de los bachilleres no aportan y los universitarios que no lo hacen son el 41,6%.

Las ramas de actividad en donde mayor informalidad laboral hay en Ibagué son el comercio y la construcción, no aportan a salud el 66,1% y el 58,9% respectivamente, y, no aportan a pensión el 71,4% y 64,5% respectivamente. El tercer sector en donde mayor informalidad laboral hay es en la industria manufacturera, no contribuyen a salud el 55% y a pensión el 58,5% de los ocupados en esta rama. En Ibagué la informalidad laboral es mayor en jóvenes entre 18 y 28 años y mayor en las mujeres que en los hombres.

Para reducir la informalidad es fundamental crear un buen clima de inversión y de dinamismo en los sectores productivos que le permita a las empresas mejorar su productividad y pagar salarios más altos. También se debe aumentar el capital humano vía educación de los trabajadores no calificados con el fin de que estos prefieran los empleos sobre el autoempleo.

Ampliar el grado de formalidad requiere aumentar el tamaño de las microempresas, o en su defecto mejorar la asociatividad de estas bajo esquemas tipo clúster u otras que desarrollen economías de escala. También se requiere mejorar los incentivos como créditos, asistencia técnica, asesorías legales, para que se incremente la formalizacion de micro y pequeñas empresas.

Comentarios