‘Gabo’ y Edipo en la hacienda El Vergel

Crédito: ARCHIVO / EL NUEVO DÍAPortada publicada en EL NUEVO DÍA en octubre de 1995.
Con guión de Gabriel García Márquez, quien se basó en la tragedia Edipo Rey de Sófocles, se grabó hace 25 años, en Ibagué, ‘Edipo Alcalde’.
PUBLICIDAD

Edipo desciende de la camioneta, el sendero de hojarasca lleva a la casona donde pronto se encontrará con Yocasta, y ambos, tras un diálogo, caminan por el pasillo de tablas, en el que pronto aparecerá Creonte. Los planos cerrados apenas permiten ver los barrotes de madera de las ventanas y la baranda.

La casona totalmente transformada ofrece una apariencia lúgubre y las enredaderas dan ese toque de descuido; detrás de cámaras, está el director Jorge Alí Triana, acompañado de Gabriel García Márquez.

Han pasado 25 años desde que se rodó en la hacienda El Vergel la película ‘Edipo Alcalde’, y la primera y única vez que nuestro Nobel de Literatura pisó Ibagué (la segunda vez en Tolima, pues en 1955, siendo reportero, visitó Villarrica).

El periódico EL NUEVO DÍA dedicó dos ediciones para este acontecimiento: el 25 de octubre de 1995 se tituló El Nobel vino a ver cómo va su ‘Edipo’ y, dos días después: García Márquez, fantástico y real.

p

               

‘Gabo’ en Ibagué

El exdirector de EL NUEVO DÍA Antonio Melo Salazar fue, junto con algunos periodistas de la época, a entrevistar a ‘Gabo’. Cuenta que debido a la seguridad que había en la Hacienda para evitar interrupciones en las grabaciones, pudo lograr una reunión en el Círculo Social.

“Esa fue la noticia, Gabriel García en Ibagué, pero no permitían acceso ni a la prensa. Le dije a Mauricio Vila que teníamos preparada una nota y que sería maravilloso complementarla con una entrevista, pero que la seguridad en la casa era demasiada.

“Me respondió que García Márquez iba a estar en el Círculo y allá amablemente nos atendió, le llevamos la página que íbamos a publicar sobre su visita y se mostró halagado; también le pedí que la firmara para cuando se imprimiera saliera con el autógrafo”, relata Antonio Melo.

Mientras muestra la segunda edición de ‘Cien años de soledad’, y la dedicatoria que ‘Gabo’ le dejó en él, así como en otros libros, el exgerente de este rotativo añadió que intentó que el literato fuera a la sede del periódico para hablar con los periodistas; no obstante, no se pudo lograr en virtud de la seguridad con la que contaba el escritor.

“Era un hombre muy amable, social como son los costeños. Hablamos de varios temas como la vez que estuvo en Villarrica y lo que salió en las páginas del periódico”, puntualiza Melo Salazar.

g

 

Edipo en Ibagué

El filme se grabó en Salamina (Caldas) y en la hacienda El Vergel, una casona con más de 200 años de antigüedad y que aún se conserva en la capital tolimense, cuyo estilo republicano enamoró al tolimense Jorge Alí Triana, quien no descansó hasta que le permitieron grabar una parte en ella.

Esta redacción logró una visita a la Hacienda y conocer los sitios donde se rodó la cinta. Al ingresar se ve la fachada, la misma que vio Edipo (Jorge Perugorria), cuando descendió de la camioneta para dialogar con Yocasta (Ángela Molina).

Santiago Vila Mejía recuerda que la casa se prestó luego de las insistencias del Director, quien era muy amigo de su mamá, Alicia, y que, saber que el guion era de Gabriel García Márquez sería un acontecimiento para la familia.

“Acá se habían grabado unos comerciales y no habían quedado buenas experiencias, pero mi mamá le prestó la casa a Jorge Alí y se firmó un contrato para que la dejaran como estaba.

“La mayoría de la película es grabada en Salamina, y la casa la hicieron pasar como si estuviera ubicada en ese municipio. Nosotros nos damos cuenta, pero el espectador piensa que es una sola locación”, añade Santiago Vila.

 

Lea: --> Recuerdos del Café Grano de Oro

Lea: --> La Virgen María custodia a los ibaguereños

Rememora que para el rodaje, la casa sufrió un cambio drástico, pues fue pintada de amarillo y por las enredaderas se veía invadida por la manigua. Desocuparon la sala y el comedor para instalar allí la alcoba de Yocasta, lugar donde se suicida con unas tijeras al saber la verdad de Edipo.

Y respecto a la visita de ‘Gabo’, cuenta que fue muy difícil controlar a los curiosos que querían una fotografía o un autógrafo.

“Nosotros poco estábamos, porque pidieron privacidad, incluso mi mamá tuvo que vivir unos días en un apartamento, pero cuando se supo la llegada de García Márquez, la gente intentó ingresar por los potreros, de ahí que fue necesario el apoyo de la Policía.

Una de las escenas que más recuerda Santiago Vila es aquella cuando sueltan en Salamina el caballo que Creonte (Jairo Camargo) obsequió a Edipo, y luego aparece por los corredores de la casa buscando a su primer dueño.

“Sueltan ese caballo negro lindísimo y lo ponen a correr, y como estaba entero, en una pesebrera dejaron una yegua en celo y ese animal salió a buscarla. Fue la manera en que lograron ese escena”, puntualiza Vila Mejía.

‘Edipo Alcalde’ fue estrenada en 1996. A pesar de que muchos esperaban que su primera proyección fuera en Ibagué, debutó en Bogotá, pero en el recuerdo de muchos queda la vez que la Hacienda hizo parte del ‘séptimo arte’ y la visita de nuestro único Nobel de Literatura, fallecido en 2014, pero que dejó una huella imborrable en la Capital Musical.

1

 

La hacienda El Vergel

La casa, según cuenta Santiago Vila Mejía, fue adquirida por su abuelo Carlos Vila en 1914. Su padre, Santiago Vila Escobar, compró la parte heredada a un hermano y durante 10 años se dedicó a restaurarla, incluso, en la actual entrada se pensó construir una ermita, similar a la que existe en Mariquita, ya que se contaba con los planos, pero la muerte prematura de Vila Escobar evitó que su sueño se lograra.

“La casa ya tiene más de cien años con nosotros, pero tenemos escrituras de mediados de 1800 y era de unos españoles. No hay fecha de cuándo fue construida, pero sí hubo una época en que estuvo en poder de unos monjes dominicos”, concluye.

111

 

Recuerdo Nobel

El recuerdo que dejó Gabriel García Márquez en la casa es un pequeño cuadro sobre un alero ubicado sobre unas escaleras, con el cual muchas personas se han golpeado al subir o bajar por los escalones.

“Seguramente alguno de la producción o un actor se pegó y Gabriel García mandó a hacer ese cuadrito que dice ‘Cuidado con la cabeza, no hay sino una’, luego lo dejó firmado y ahí permanece”, cuenta Santiago.

Lea: --> Tv Pacho, la señal que quedó en la memoria de muchos ibaguereños

Lea: --> Ibagué también tuvo su época de fiesta brava

Lea: --> 20 años de la toma guerrillera a Roncesvalles

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios