Las cortinas

Difícil conocer lo que piensa el inventor de la cortina al ver la utilización que se le ha venido dando a su corte de visión hacia el interior, de lo que sea. En Colombia están siendo utilizadas por el gobierno y sus servicios de inseguridad del estado, con semovientes que esperan condecoraciones y ascensos por el asesinato de inocentes.

Nuevo mundo

No es mucho lo que se sabe del universo.

Paraíso perdido

La pandemia abrió la ventana para poner al descubierto el estado de abandono y comercialización de la salud en el país. Hospitales que fueron programados para robar plata del Estado, incapacidad del sector oficial para dotar y dar buen trato a instituciones y trabajadores de la salud.

Cultura en extinción

Ahora, en tiempos de pandemia vemos muy afanados a los gobernantes de turno, por darles gusto a banqueros, dueños de aseguradoras, de empresas de aviación, de fondos de pensiones, petroleras, mineras, constructoras etc, para que rápidamente se restablezcan las condiciones que les permita seguir enriqueciéndose.

Las trochas pa’l camino

Para Trump y Bolsonaro no pasa de ser una gripa lo que otros llaman Covid-19. Un grito pobre de la ignorancia y la imbecilidad, que rinde tributo al desprecio por los seres humanos y culto al poder y al dinero.

Reebuznan o Relinchan

Aprovechamos el acuartelamiento para dialogar bajo la ignorancia científica propia, sobre las posibles vacunas contra la corrupción, jamás encontradas, gracias al arduo trabajo en Colombia de Cianurito Martínez, Saludcoop Montealegre, Bolsa Carrasquilla, los Ñeñes y cía, Luis Camilo Osorio, Paloma Violencia y etc etc.

Retaleo

Se mamó de sacarles chiros al despelotado

Chispoteo

Vuelve y juega. -“Berracundeo se une a la protesta de los periodistas independientes y lectores de la revista Semana por el trato grotesco dado al columnista Daniel Coronell, quien fuera echado a “Sombrerazos” como dice Raimiro Bajarano por no arrodillarse ante el poder económico y político que hoy campea en la sala de redacción”.

Lo que pasó y lo que viene

Salimos de las guerras con armas, tan destructivas como sus fabricantes, para llegar a una guerra biológica de origen al parecer tan desconocido como el amor a la patria de los que se oponen a la verdad sobre la violencia en el país. Normal en una sociedad en la cual es más importante el dinero que la vida del ser humano.

Menos y más

Qué sancocho tan berraco!!!. Por lo menos el que se destapó con el tal coronavirus, la pendejadita de regalo de los chinos que nos cogió en la ventana participando en el homenaje a los distribuidores del papel higiénico.