Voces y ecos del diálogo social propuesto por el gobernador Orozco

Crédito: Hélmer Parra / El Nuevo DíaEl evento se desarrolló en el Centro de Convenciones Alfonso López Pumarejo.
El diálogo social, que lo componen diversos sectores, busca generar propuestas para la recuperación social y económica de la región. Algunos ciudadanos consultados por EL NUEVO DÍA aseguraron que este espacio debió haberse generado antes.
PUBLICIDAD

Mientras iniciaba una nueva movilización en las calles de la ciudad, en el marco de una nueva jornada de paro nacional, el gobernador del Tolima, Ricardo Orozco, instauraba en el Centro de Convenciones Alfonso López Pumarejo un foro compuesto por gremios económicos, grupos sociales, estudiantes, sector educativo, autoridades policiales y eclesiásticas, entre otras entidades, el cual denominó como Gran diálogo social por el Tolima e Ibagué.

En el evento, en el que se le otorgó la palabra a los asistentes para exponer una mirada de la actual situación económica y social de la región, se da en uno de los momentos más álgidos de la movilización ciudadana que ha crecido con el paso de los días ante el descontento con el Gobierno nacional.

La finalidad era realizar una radiografía de lo que viene sucediendo en la región, desde diversas miradas, con el propósito de generar consensos y conclusiones específicas, por lo que Orozco se comprometió a transmitirlas al Gobierno nacional en su debido momento.

Si bien se trata de una iniciativa positiva, algunos ciudadanos consideraron que es algo tardía, toda vez que se debió generar un espacio de esta índole en los primeros días del paro.

“Debió generarse antes. Además, los entes gubernamentales de la región deberían estar pronunciándose sobre los temas de reformas tributaria y a la salud. No es para que se pongan a dialogar, porque se deben reclamar transformaciones sociales por parte del Estado”, dijo Bladimiro Atehortúa, ciudadano.

En el mismo sentido, el ciudadano Carlos Gómez, acotó que “la iniciativa se dio tarde porque el pueblo ‘puso’ jóvenes estudiantes como mártires porque cayeron en estas protestas, incitado por el mismo gobierno”.

Entretanto, el artista Carlos Marín le explicó a EL NUEVO DÍA que “si se trata de una iniciativa a favor del paro, representa una oportunidad para visibilizar el movimiento social y que salgamos adelante”.

 

Algunas voces

Óscar Zabala, estudiante de la Universidad de Ibagué, durante su intervención invitó a hacer seguimiento a los casos de abuso policial en medio de las protestas sociales. Además, propuso la conformación de una mesa de diálogo con los jóvenes que están marchando, las organizaciones sociales y las universidades.

“Esto se trata de estudiantes de educación superior que se cansaron de todo lo que esta ocurriendo y merecen ser escuchados. Somos más los que nos movilizamos pacíficamente, los que creemos en un cambio y son pocos los que hacen vandalismo”, refirió.

A su turno, Juan Manuel Cupitre, estudiante de medicina de la Universidad del Tolima e interno del Federico Lleras, destacó que debe haber un seguimiento a los ejes temáticos propuestos, “que haya continuidad de los mismos para que no se queden en propuestas y en palabras que no llevan a nada.

“Estas mesas no se deben generar solo en momentos de crisis, sino que deben ser permanentes y abordadas por cada sector, punto a punto”.

Juan Carlos Salazar, representante de las comunidades indígenas de Ortega, rechazó la violencia que se ha evidenciado en las movilizaciones sociales e invitó a la concertación.

“Necesitamos que todos nos unamos en un solo pueblo, no entiendo por qué debe haber asesinatos si todos somos colombianos. Si salimos a tapar las vías es porque el gobierno no nos escucha”, enfatizó.

Y agregó: “Apoyamos el paro con el tema de la reforma, pero también estamos bravos porque hemos hecho mingas tras mingas y no nos cumplen a cabalidad. De cinco puntos nos cumplen uno y creen que es suficiente”.

Al unísono, los representantes de los gremios económicos explicaron que vienen de un 2020 complicado por lo que representó pandemia, lo que generó el cierre de más de 12 mil micronegocios en la ciudad.

A su vez, reconocieron que respetan el derecho a la manifestación, siempre y cuando no se atente contra los establecimientos, pues es importante permitir su funcionamiento normal para dinamizar el empleo en la región, ya que en el reciente informe del Dane, Ibagué figura con una tasa de desempleo del 21.7% general y lidera el ranking en desempleo juvenil (32.3%).

 

Lo que se acordó

Orozco, tras escuchar por varias horas a los gremios y sectores sociales, afirmó que el reto es concertar y unificar conceptos para definir una propuesta sólida.

Para ello propuso establecer mesas permanentes con todos los sectores, por lo que se invitará a los voceros del paro, al sector arrocero y a los ciudadanos inconformes con los peajes de Cajamarca y Líbano, quienes no estuvieron presentes en la jornada.

“La mediación, la reconciliación y el diálogo hay que generarlo. Desde el gobierno departamental tenemos toda la voluntad político-administrativa de generar ese consenso y levantar la mano al gobierno nacional para decirle que aquí estamos para construir una solución y un mejor país”, declaró el mandatario seccional.

Se tiene previsto que durante esta semana se avance en ese diálogo y a mediados de la próxima se adelantará una reunión similar a la de ayer para generar una retroalimentación y que así se establezca la agenda regional con los ejes temáticos “para mirar qué le podemos proponer al presidente Duque y a su equipo de gobierno para buscar una salida a la situación”, acotó Orozco.

 

DATO

Los jóvenes propusieron la generación de un espacio de diálogo con las personas que se han manifestado en las jornadas de paro.

 

DATO

Se tiene previsto que durante estos días avancen las discusiones en las mesas intersectoriales y que a mediados de la semana próxima se desarrolle una nueva reunión para la retroalimentación de conceptos.

 

Hay que ceder y mirar cómo le encontramos una solución a todo esto

RICARDO OROZCO.

Redacción Economía

Comentarios