emergencia

 

“Se está atentando contra la seguridad alimentaria de Colombia”, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia

Crédito: Suministrada / El Nuevo Día.
El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, Jorge Enrique Bedoya, cuestionó fuertemente los bloqueos en las carreteras y dijo que lo más grave es que está en peligro la capacidad de producir alimentos hacia el futuro.
PUBLICIDAD

Como consecuencia del paro nacional los bloqueos en las carreteras tienen acorralado al sector productivo, sobre todo al agropecuario, encargado de suplir la demanda de alimentos de todo el país. En este sentido, el presidente de la SAC, Jorge Enrique Bedoya, habló de los subsectores más afectados, las pérdidas que han dejado los días de paro y la reforma tributaria. 

En diálogo con EL NUEVO DÍA, el líder gremial se refirió a los problemas históricos del agro colombiano. 

 

EL NUEVO DÍA: El principal problema del sector productivo hoy son los bloqueos, ¿qué consecuencias tienen para la industria agropecuaria? 

Jorge Enrique Bedoya: Luego de 25 días de bloqueos donde se han presentado más de 2.000 cierres en las vías nacionales, obviamente la situación se ha vuelto crítica no solo para los productores de alimentos, sino también para los consumidores. Con esos bloqueos se ha vulnerado el derecho a la alimentación, el trabajo, la movilidad, y se está atentando contra la seguridad alimentaria de todo un país. 

 

E.N.D.: Precisamente, ¿la seguridad alimentaria está en riesgo?

J.E.B.: La seguridad alimentaria no tiene solo que ver con la llegada de alimentos sino también con la producción. Los bloqueos se han registrado en los cuatro puntos cardinales de Colombia afectando a productores de leche, pollo, huevo, cerdo, tilapia, plátano, arroz, café, banano, aguacate, panela, porque todos han visto interrumpida su cadena logística y a muchos de ellos no les han llegado los insumos para seguir produciendo. 

A otros sectores se les han dañado los productos perecederos en los camiones, y por supuesto, a los exportadores también se les ha interrumpido el flujo de relaciones comerciales con terceros, repercutiendo esto en la generación de empleo. Ciudades como Cali, Bogotá, Popayán, Pasto y Pitalito, han provocado desabastecimiento de comida, combustible y oxígeno, lo cual debe generar el rechazo de toda la sociedad colombiana. 

Diálogos empresariales

E.N.D.: En las negociaciones del paro nacional las partes parecen cada vez más distantes, ¿cuál es su propuesta para salir de este cuello de botella? 

J.E.B.: Una cosa es la negociación de un paro con un pliego de peticiones y otra los bloqueos en las carreteras que violan la ley. Entonces aquí lo que debe aplicarse es la justicia, y si hay diálogo, que sea sin impunidad. Habría que preguntarle a los del Comité del Paro si apoyan, promueven, planifican o ejecutan los bloqueos en la vías, porque de ser así, debería entrar a actuar la Fiscalía General de la Nación.

Sin embargo, en las negociaciones se deben lograr acuerdos con unos objetivos razonables, elementos que puedan contribuir a reducir la inequidad que tiene Colombia y a generar mejores condiciones de empleabilidad para los jóvenes y las mujeres, quienes son los más afectados por la pandemia. 

 

E.N.D.: ¿En cuánto se calculan las pérdidas que ha tenido el sector agropecuario durante estos días de paro?

J.E.B.: El Ministro de Agricultura dijo que el sector superó los $1,7 billones en pérdidas, pero más allá de la cifra, lo que se está afectando es la capacidad de generar empleo. Aunque, lo más grave es que se interrumpe la capacidad de producir alimentos hacia el futuro, porque los productores que se quiebren como consecuencia de estos bloqueos, no van a tener ingresos para pagar sus deudas y comprar los insumos para volver a producir. 

Así las cosas, no hay que ver este problema solo por el daño inmediato, sino también por el perjuicio estructural al sector agropecuario. 

 

E.N.D.: ¿Los pequeños productores también padecen la situación?

J.E.B.: Todos se afectan porque las carreteras las usan todos. Los productores de huevo en el norte del Cauca se quedaron sin alimento para sus gallinas y ya se han muerto más de 10 millones de aves, a los productores de tilapia en el Huila les han cancelado pedidos de exportación, los productores de panela tienen 3.000 toneladas represadas y los pequeños productores de café no han podido beneficiarse del buen precio internacional.

Así que, por dónde se le mire, pequeños, medianos y grandes productores están afectados, porque son 11 millones de habitantes que tiene la ruralidad y que en su mayoría dependen del sector agropecuario.

 

E.N.D.: La SAC estuvo de acuerdo con el retiro de la reforma tributaria, ¿pero el gremio estaría de acuerdo con que se presente una nueva propuesta?

J.E.B.: El país necesita una reforma que contribuya a recuperar el grado de inversión que perdimos esta semana y a sanear los problemas fiscales, al tiempo,  que no ponga en riesgo los programas de asistencia a los ciudadanos más vulnerables. Pero fíjese lo que está pasando como consecuencia de los bloqueos, es más el daño y eso en términos de una reforma implicaría una visión diferente. 

El mismo Presidente de la República cuando hizo el anuncio del retiro de la reforma, dejó claro que no se le iba a incrementar el IVA a los alimentos, eso es una buena señal para los productores y consumidores. De manera que, estamos esperando el llamado por parte del nuevo Ministro de Hacienda para poder discutir junto a otros sectores lo que sería la nueva reforma tributaria. 

 

E.N.D.: Los TLC tienen ahogados a sectores como el arrocero, muy importantes para la economía del país, ¿cuál es su análisis sobre esta situación?

J.E.B.: Desde la SAC y apoyando esa gran tarea de Fedearroz, le hemos insistido y solicitado al Gobierno nacional que se debe hacer la revisión del acuerdo Comunidad Andina de Naciones (CAN), porque ese es un sistema de integración imperfecto y anticuado que no genera un comercio bilateral y nosotros somos perdedores en la balanza.

En el caso de los otros TLC, particularmente con Estados Unidos, hay unas condiciones que generan oportunidades y dificultades, por lo que toca mejorar en competitividad. Por eso fuimos insistentes para que en la reforma no se modificara el régimen de exentos del IVA, donde está el arroz, y que tampoco se le pudiera incrementar a las herramientas e insumos. 

 

E.N.D.: Las exportaciones agropecuarias vienen en una senda de crecimiento, y en este punto los tratados internacionales son fundamentales, ¿cómo encontrar el equilibrio?

J.E.B.: Con los acuerdos comerciales definitivamente hay perdedores y ganadores. En Colombia se ha visto diversificación de exportaciones con productos como el aguacate hass, mango, cítricos, ganado en pie, carne de res y cerdo, pero hay sectores que tienen serias amenazas como el arroz. 

Uno pueda decir que se pueden volver a renegociar los TLC, pero en la práctica implica unos retos enormes. Cuando usted va renegociar un acuerdo tiene que saber con quién está negociando, y en el caso de Estados Unidos y Colombia es pelea de ‘tigre con burro amarrado’. Más allá de eso hay que adaptar los sistemas de producción y comercialización.

 

E.N.D.: ¿Cuáles son los problemas históricos del agro colombiano?

J.E.B.: Lo hemos dicho en todos los tonos y escenarios, el campo siempre ha sido olvidado, adolece de vías terciarias, conectividad digital, no tiene buenos sistemas de educación y salud. Estos bienes públicos que históricamente ningún gobierno ha provisto, la SAC siempre se los ha reclamado al Estado.   

Por eso vemos con gran expectativa la Ley de Regalías que pueden utilizar gobernadores y alcaldes para la construcción de vías terciarias. No es entendible que un país con 40 millones de hectáreas de frontera agrícola donde siete millones son explotadas, solo existan 175 mil kilómetros de vía terciaria y solo el 10% esté en buen estado.                

 

E.N.D.: ¿Qué proyección le ve al Tolima en materia agropecuaria?

J.E.B.: El Tolima tiene un enorme potencial por su ubicación geográfica, clima, la calidad de la tierra, la tenacidad de su gente, etc. Pero definitivamente eso no es lo único que se necesita, la gestión de los alcaldes y la gobernación en su interacción con el gobierno nacional es esencial, porque al final del día los políticos van y vienen pero los que se quedan son los productores. 

 

Dato

S&P Global Ratings ha rebajado la calificación crediticia soberana de Colombia desde 'BBB-' hasta 'BB+', quitando así el grado de inversión con perspectiva estable.

 

Cifra

2.000 

bloqueos se han presentado en las carreteras nacionales.

 

Cifra 1,7 billones de pesos en pérdidas ha tenido el sector agropecuario. 

 

Dato

Más de 10 millones de aves han muerto a causa de los cierres de las vías. 

El Nuevo Día

Comentarios