A puñal asesinaron a un hombre en La Gaviota

ARCHIVO – EL NUEVO DÍA
El occiso ya había sido atacado hace unos años, en esa ocasión a bala y también había sido detenido por varios delitos, entre ellos, por el porte de estupefacientes.

En un potrero del barrio La Gaviota, fue encontrado por efectivos de la Policía Metropolitana, el cuerpo de un hombre a quien ultimaron con varias heridas de puñal. Aunque no se descarta alguna venganza, las autoridades desconocen si se trata de represalias por la muerte de dos jóvenes hace un par de semanas.

Las autoridades identificaron al occiso como Juan Carlos Ballén Lozano, quien murió a causa de dos heridas mortales, una en su abdomen y otra en la espalda. Ya había sido agredido hace un par de años a bala.

El homicida, de quien se desconoce su paradero, habría asestado las puñaladas al hombre de 32 años, y se verifica si fue herido cerca del sitio donde fue encontrado, o habría sido llevado hasta el lugar donde fue avistado por el cuadrante.

El comandante de la Policía Metropolitana, coronel Carlos Hernán Camacho Sarmiento, se refirió al caso, y dijo que hasta el momento se desconoce si se puede tratar de una venganza, tras la muerte de los dos muchachos que fueron ultimados a bala.

“El cuadrante encontró al hombre de 30 años en zona boscosa; no sabemos exactamente lo que sucedió, tampoco creemos que se trate de retaliaciones y estamos estableciendo si el muchacho era del mismo barrio”, informó el coronel Camacho.

Antecedentes

En noviembre de 2010, el occiso había sido llevado ante los estrados judiciales, luego de que las autoridades le encontraran en su poder 5.2 gramos de bazuco, que llevaba en sus partes íntimas.

Para marzo de 2013, Ballén Lozano había sido herido por alias ‘Malito’, este último le habría disparado en el pecho y abdomen, pero los médicos lograron salvarle la vida.

El 1 de mayo de 2013, en allanamientos registrados en los barrios San José y El Bosque; en la denominada operación Apolo I, la Metropolitana arrestó a seis personas, entre ellas al hoy occiso, quien había sido condenado a una pena de dos años y ocho meses por el delito de tráfico de estupefacientes.

Casi lo matan

 Una puñalada en la espalda por poco y acaba con la vida de un habitante de la calle, cuando se encontraba en inmediaciones del canal de Mirolindo, a la altura del hospital Federico Lleras Acosta, sede La Francia.

El caso se registró sobre la 1:30 de la madrugada de ayer, cuando un hombre identificado como Javier Serrato, recibió una herida en uno de sus pulmones; según el comandante de la Metropolitana, coronel Carlos Camacho, el hombre logró llegar hasta el primer centro asistencial de los tolimenses, donde se recupera de la lesión.

Algunas personas aseguraron que el habitante de la calle siempre se le ha visto por ese sector con un carro de balineras y duerme a orillas del canal. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios