Alentando desde la distancia

Un hincha sin fútbol es como un partido sin goles. Sí, el Deportes Tolima quedó campeón, pero su afición no pudo disfrutar en vivo y en directo de ningún compromiso, todo por cuenta de la pandemia generada por el Covid-19.
PUBLICIDAD

Esta tercera estrella será inédita para los seguidores del Vinotinto y Oro, toda vez que la vuelta olímpica no se podrá llevar a cabo. La caravana de recibimiento seguramente se cumplirá, pero ojo, el virus sigue vivo, y no se puede seguir dando ‘papaya’.

A los amantes del conjunto ‘Pijao’ les tocó este semestre seguir las acciones de sus ídolos desde la televisión o la radio. No fue lo mismo, porque no hay mejor sensación que gritar un gol en el estadio, abrazando incluso a desconocidos en el momento de la euforia.

Los cánticos en esta ocasión se hacían en casa con un tono de voz mucho más bajo para no incomodar a los vecinos, y los ‘trapos’ pasaron de colgarse en las graderías, para extenderse en las fachadas de los hogares.

Eso sí, como no todo puede ser malo, es rescatable que esta alegría por el nuevo título se disfrutó en familia. Abuelos, padres e hijos debieron adaptar la sala como si fuera una tribuna, y desde allí enviaron toda su energía positiva a jugadores y cuerpo técnico.

Los deportistas afrontaron los cotejos con los escenarios vacíos, pero en el fondo se sintieron respaldados. Sabían que, desde diferentes lugares, sus fans estaban apoyándolos como siempre lo han hecho.

Es muy probable que pronto los estadios vuelvan a tener vida, y cuando eso ocurra, tal vez muchos recordarán con nostalgia en el ‘Coloso de la 37’ que la ‘Tercera’ se vivió de una manera particular: Alentando desde la distancia.

 

RONAL RENGIFO ÁLVAREZ

Comentarios