Ibagué pos fiestas

Terminan las fiestas en Ibagué y obviamente hay que decir que el balance es positivo si lo miramos desde el punto de vista del entretenimiento y las expresiones folclóricas.
PUBLICIDAD

Hubo alta demanda de productos y servicios, conciertos con artistas de renombre, la ocupación hotelera estuvo a tope, y la ciudad entera tuvo un ambiente de fiesta y reactivación económica. De hecho el regreso del desfile por la carrera Quinta fue un éxito, salvo por los insensatos que se pararon sobre los jardines de los separadores o los que se agarraron a botella en plena 42. En términos generales se podría decir que todo OK. 

Sin embargo, hoy en día es necesario hablar de la otra Ibagué. La Ibagué que en este momento está sin agua en una decena de barrios y conjuntos de El Salado, y que reclama gestión en las obras que no han culminado, especialmente en la deteriorada malla vial. 

Hace poco tuve la oportunidad de recordarle al alcalde Andrés Hurtado en medio de una entrevista, una de las muchas zonas que por cuenta de los huecos parece una pista de bicicross, a lo que sin ruborizarse respondió que la administración anterior les había dejado muchos huecos. 

A la semana una cuadrilla estuvo allí y tapó a pica y pala como cual paño de agua tibia, y a hoy solo algunas semanas después de haberlas “pavimentado”, han vuelto a aparecer los cráteres. Hablo del costado de la iglesia San Judas Tadeo de Santa Helena antes de llegar a la Universidad del Tolima, adonde no llevaron la aplanadora, sino unas canecaditas de relleno. 

Hurtado debe apersonarse de los temas porque ya se le está acabando el tiempo, y poco a poco se ha ido quedando sin aliados. De hecho, la campaña por la alcaldía ya está a la vuelta de la esquina y le van a empezar a llover ataques de quienes buscan ser su reemplazo. 

La calle 103, por ejemplo, a la cual el actual mandatario le ha hecho ruido en exceso, parece no tener avance. El Alcalde no puede seguir pensando que las críticas que se le hacen son ataques personales, porque así no podrá escuchar a quienes no piensan como él, y que puedan tener cosas buenas que aportarle.

La administración municipal entrará en recta final pronto, y si el rumbo no se endereza, será el fin de la carrera política de Hurtado, sin olvidar su imputación por el uso indebido del Estadio Murillo Toro para el cumpleaños de uno de sus hijos. Los escenarios deportivos y el parque deportivo es otro tema que la administración actual debe dejar listos, pues con esa bandera se hizo elegir. Jorge Bolivar o Alexander Castro, ya lo veremos. 

 

JUAN MANUEL DÍAZ

Comentarios