Primer día de mercado en la plaza de la 21 cumplió las expectativas de los ibaguereños

JORGE CUÉLLAR – EL NUEVO DÍA
Los ciudadanos que fueron a mercar ayer en la plaza de la 21 dieron su aprobación con la recuperación del espacio público. Sin embargo, resaltaron la importancia de que sean ubicados los informales que se quedaron sin puesto.

El primer día de mercado en la plaza de la 21, después de la recogida del ‘reguero’ registró un panorama totalmente distinto al acostumbrado por los ibaguereños que tenían que ‘lidiar’ con el desorden y el trancón que se generaba en este sector, principalmente los domingos.

Así lo expresaron algunos compradores, vendedores e informales, quienes reconocen que el lugar ahora es más ordenado, limpio y seguro.


Resaltan el trabajo adelantado por la Policía de Tránsito que mantiene al tanto de que ningún conductor se ubique donde no se debe parquear, agilizando la movilidad que en ciertos momentos se ve obstaculizada por el gran número de taxis que se agrupan sobre toda la calle 21, entre carrera Cuarta y Quinta.


“Pero en general, el aspecto de la 21 mejoró considerablemente. Los productos están a la mano de los compradores, hay espacio para poder transitar y creo que esta organización permite que todos vendan por igual”, dice Nancy Carvajal.


De igual forma, Luis Alfonso Salas, vendedor, mencionó que si bien a él y a sus compañeros informales les tocó empezar desde cero, “reconocemos que la 21 se ve mejor y lo más importante es que con esta medida ha mejorado considerablemente la seguridad en el sector y esto nos da tranquilidad para trabajar”.


Los aspectos para mejorar
Pese al buen resultado que tuvo la recuperación de espacio público, el rebusque sigue siendo protagonista en el sector, tanto así que ninguna entidad ha logrado acabar del todo con las ventas ambulantes.

Según Reinel Chico, esto se debe a que  “junto a mi, hay muchos estacionarios que se quedaron sin puesto y, debido a la obligación de levantar una familia, nos vemos en la necesidad de vender frutas, verduras y/o hortalizas acá en la 21. Algunos compañeros, por su parte, decidieron coger para los barrios”.


Sin embargo, en la plaza surge otro inconveniente, tal es el caso de los vendedores que lograron ubicarse dentro de la central de abasto o en la carrera Cuarta Bis que no venden lo suficiente.


“Les va mejor a aquellos que están afuera ofreciendo sus productos o a los de las primeras filas. A nosotros nos toca más difícil”, dice Myriam Trujillo, vendedora informal.


Por su parte, ciudadanos como Stella Murillo, reiteran la importancia de que “la Administración municipal tome las medidas necesarias y oportunas para ubicar bien a todos los vendedores informales y de esta forma no sólo contribuir con la recuperación del espacio publico, sino también garantizar el derecho al trabajo de las personas que viven del rebusque”.

NATALIA RAMÍREZ B.

Comentarios