¡No aguantan más! Los vecinos del Politécnico Luis A. Rengifo

Crédito: Jorge Cuéllar/ El Nuevo Día
Según los afectados, el temor infundado por las constantes amenazas ha afectado su salud mental, pues la zozobra cada día es más grande, tanto así que han considerado la posibilidad de vender el predio donde residen y mudarse a otro lugar.
PUBLICIDAD

Lo que era un acto de buen ciudadano, se ha convertido en el calvario de Yesid López, un habitante del sector aledaño al Politécnico Luis A. Rengifo, quien ha sido amenazado en repetidas ocasiones según él, por denunciar posibles fugas del centro de atención especializada para menores.

López y su familia ahora viven con el temor latente de que estos jóvenes o sus amistades atenten contra su integridad, pues hasta con lanzarle una granada lo han amenazado estos ‘pelaos’ que permanecen recluidos en el politécnico. Esta redacción dialogó con López, para conocer la difícil situación que enfrenta.

Viven con temor

Yesid López y sus seres queridos llevan un poco más de 50 años viviendo en el barrio Claret, pero hace dos años la zozobra se apoderó de sus días. Según el relato de los afectados todo empezó cuando Yesid inició a realizar denuncias de los intentos de fuga del Politécnico, pues desde sus viviendas se observan todas las acciones que hacen los jóvenes para intentar huir.

“Como ciudadano sentí la necesidad de denunciar la problemática, pero ahora eso se ha convertido en un problema, esos muchachos de manera constante me amenazan, me lanzan piedras y hasta con tirarme una granada me han amenazado. A mí me da miedo que me hagan algo o se metan con mi familia. Nosotros ya perdimos la tranquilidad por culpa de esos sujetos”, afirmó López.

En el inmueble residen varias personas adultas mayores y menores de edad, todos deben vivir con este peligro latente, pues muchas veces son atacados con piedras o simplemente trata de evitar que utilicen sus paredes como escalera para huir del lugar.

Sin apoyo

Según los afectados, el temor infundado por las constantes amenazas ha afectado su salud mental, pues la zozobra cada día es más grande, tanto así que han considerado la posibilidad de vender el predio donde residen y mudarse a otro lugar.

El ciudadano aseguró que se sienten solo en esta lucha “a pesar de las constantes denuncias públicas, aquí ninguna entidad ha venido a brindarnos apoyo, nos toca luchar solos con la situación, que cada día se hace más complicada”, aseguró López, quien manifestó que ahora no solo teme que los internos del Politécnico le hagan daño, sino que los ‘compinches’ de estos sujetos lo ataquen en vía pública.

DATO

Los residentes de la zona temen que las próximas semanas la situación de orden público empeore en la zona por el cambio de operador que tendrá el Politécnico.

REDACCIÓN JUDICIAL

Comentarios