"Enfrentar a Petro en una campaña no me daría miedo”: María Fernanda Cabal

María Fernanda Cabal, aspirante a la presidencia.
Crédito: COLPRENSA / EL NUEVO DÍA.María Fernanda Cabal, aspirante a la presidencia.
Contenido Exclusivo
Desde que llegó al Congreso así se le ha visto, sin pelos en la lengua, pero ahora en su condición de precandidata presidencial sí que lo hace más, sin importar que tenga que criticar hasta el propio presidente Iván Duque, al cual ayudó a elegir en 2018.
PUBLICIDAD

La María Fernanda Cabal de 2021 le ha llevado a hablar claro y directo sobre lo que pasó en las protestas de mayo pasado, las cuales no duda en asegurar que fue un intento de toma guerrillera.

Sobre el proceso electoral de su partido para escoger el candidato presidencial no duda en que lo ganará, lo hace con la seguridad de que muchos uribistas se identifican más con ella que con otros de sus compañeros de competencia, incluso a Óscar Iván Zuluaga.

En entrevista con Colprensa, la senadora Cabal además habló sobre lo que significan para la campaña y al país las aspiraciones de Gustavo Petro, Alejandro Gaviria y hasta de la Coalición de la Esperanza, de la cual no le ve opción de llegar al poder en 2022.

 

Colprensa / NUEVO DIA


 

- ¿Satisfecha con el mecanismo de selección del candidato presidencial del Centro Democrático que acordaron todos los precandidatos con el expresidente Álvaro Uribe?

 

Sí, lo escogimos nosotros los precandidatos, no fue impuesto, eso es lo primero. Satisfecha porque hay un gran universo de simpatizantes de las ideas del uribismo, simpatizantes que en su momento hicieron a Uribe presidente dos veces, a Santos una y al presidente Duque, pero en ese universo de simpatizantes es necesario entender que hay un número de carnetizados y un número mucho más grande, cuatro veces, de no carnetizados, que pueden no ser miembros del partido.

Son dos encuestadoras haciendo lo mismo, la votación a los carnetizados, que es muy sencillo, el gran desafío viene en las preguntas claves para aquellos que no tienen carnet para poder identificarlos como seguidores y de ese resultado viene la selección del candidato.


 

- ¿En cual escenario se ve más fuerte, en los carnetizados o en los externos?

 

Lo que pasa es que yo siento que logré arrastrar a una gran mayoría de simpatizantes carnetizados y no carnetizados, que de alguna manera se han sentido decepcionados con el desempeño y las políticas de este Gobierno y que sienten que conmigo hay confianza de que voy a recoger la doctrina fundamental que nos formó como partido y es la seguridad. Si usted tiene seguridad tiene trabajo, si tiene trabajo tienen recursos para los más pobres, eso es sentido común.

 

De  ideas liberales


 

- ¿Será usted la voz más de derecha en el grupo de precandidatos del uribismo?

 

No lo sé, cada cual tiene su estilo, pero de hecho Paloma (Valencia) ha sido una persona muy combativa; Rafael Nieto tiene una ideas muy de sentido conservador. Yo soy conservadora de ideas liberales, creo en las libertades individuales, en los derechos civiles, en el Estado pequeño, no soy fundamentalista, no me gusta el radicalismo en nada, porque destruye ideas que si uno las deja de oír le permiten a uno ampliar su espectro de conocimiento.

 

- ¿Es bueno que en la campaña del uribismo por la candidatura se critique al gobierno de Iván Duque?

 

No es que sea una estrategia de campaña, de hecho desde el principio manifesté mi inconformidad y tampoco es para hacerle daño. Él (Duque) ha sido una persona bien intencionada enfrentando unos desafíos muy profundos, como el coronavirus y después de una amenaza terrorista con este paro que fue una toma guerrillera, pero yo sí siento que no haya tomado otras decisiones que había prometido tomar. 

Resiento que se deje de alguna forma utilizar para generar reformas que le van a hacer daño al país y que con apariencia de bien van a generar un terrible mal. Se lo resiento no sólo a él sino también a su equipo de trabajo que no se rodeo de lo mejor.

 

Colprensa / NUEVO DIA

 

Los pecados de Duque

 

- ¿En qué medidas 'pecó' el presidente Duque en no haber adoptado?

 

Primero que todo, cuando a usted lo confrontan con violencia para bloquear la movilidad de un país, usted tiene que hacer uso de la fuerza pública y eso no es como dicen los mamertos, que es para salir a matar ciudadanos, no. 

El violento tiene que responder ante la autoridad, porque sino acabemos con los códigos y que esto se vuelva una guerra civil. La autoridad también ejerce un poder disuasivo, ha debido sacar al Ejército a proteger las personas que fueron más vulneradas. 

Ha debido revisar los mapas de control territorial, ha debido reforzar la inteligencia del Estado, que hoy nos tiene en vilo en la frontera. Cuando vemos que Juan Manuel Santos fue destruyendo la capacidad de defensa del Estado, entonces ha debido reformular la capacidad de defensa del Estado a través de la Agencia de Inteligencia, que tiene 500 funcionarios.

 

- ¿Su discurso se parece al que usó Álvaro Uribe cuando llegó a la Presidencia de la República en el 2002?


 

Son tiempos diferentes, pero la amenaza sigue vigente y con más poder, pero el Estado tiene capacidad de defenderse, así las nuevas tecnologías se puedan usar para el mal, pero también se usan para proteger a los Estados. Cada vez las amenazas crecen, pero también las oportunidades, entonces siempre la seguridad, un bien fundante de una sociedad que quiere vivir en paz, que tiene derecho a la paz social, al desarrollo, ese será un discurso que no va a pasar de moda, como el discurso de los principios y valores no está caduco. Uno no caduca el ser bueno, no caduca los mandamientos de la Biblia, eso no pasa de moda.

 

- ¿Ese discurso que está usando la izquierda, en cabeza de Gustavo Petro, sí le está llegando a la gente?

 

Petro por si sólo genera incertidumbre en la inversión económica, en los que quieren apostar en la inversión. Cuando un Petro llega, como pasó en Perú, lo primero que huye es el capital, porque el capital necesita confianza, uno no puede confiar en una persona que ni siquiera es leal con sus propios amigos y que además parece que no entiende los principios básicos de la economía, todo eso genera incertidumbre.

Enfrentar a Petro en una campaña a mi no me daría miedo. Quiero saber cuántas empresas ha generado Petro en su vida, qué nóminas ha pagado. Él es un privilegiado de un país que vive regalándole impunidades a diestra y siniestra.

Nunca pagó un día de cárcel, nunca contó la verdad, entonces mal haría yo en pensar que él no genera incertidumbre, pero personalmente en mi como candidata no genera miedo, pero sin embargo tiene un discurso populista que atrae incautos, atrae hipnotizados, atrae a resentidos que no entienden que la vida no se da como la quieren los populistas y como la quieren la doctrina colectivista.

 

Verde sandía

 

- ¿Cómo está viendo la opción de la Coalición de la Esperanza?

 

Pues no se qué esperanza es la que tienen, para mi en esa coalición hay mucho verde, que yo lo llamo verde sandía. Verde por fuera y rojo por dentro, tan peligroso para el desarrollo de un país como pueden ser los seguidores de Petro.

 

- ¿Y la candidatura de Alejandro Gaviria?

 

Uy lo veo como un personaje que aparenta independencia, pero que finalmente tiene atrás a Santos. Santos está listo como una ave rapaz para atrapar otra vez el poder en Colombia y hacer de las suyas. Santos está detrás de Gaviria, Santos está detrás de Fajardo. No veo nada novedoso en que siendo ministro lo hizo bastante mal, recuerde que en su momento vinieron las ventas de grandes prestadoras de servicios de salud, una tragedia en la atención médica y pienso que él juega a la juventud, muy al progresismo, no le queda bien porque es una apariencia que no conjuga con su origen social, sus privilegios y con su ascendencia. Debe tener la autenticidad que además le marca el camino de la verdad. Él no genera confianza en el electorado.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

 

Redacción El Nuevo Día

Comentarios