Un año de retos para el arroz tolimense

Los productores de arroz tolimenses han combatido a lo largo del año con varias problemáticas.
Crédito: Crédito / EL NUEVO DÍALos productores de arroz tolimenses han combatido a lo largo del año con varias problemáticas.
Contenido Exclusivo
La participación del Departamento en cuanto a la producción de arroz a nivel nacional, goza de una vital importancia, no obstante, las dificultades que ha tenido que atravesar el gremio arrocero de la región para el presente año, han representado un gran reto para el mantenimiento de la competitividad productiva.
PUBLICIDAD

La importancia del arroz del Tolima para el país se sustenta en varios aspectos, entre ellos, el que el área de producción arrocera que aporta el departamento dentro del contexto nacional, corresponde al 19 %, pero algo aún más relevante, tiene que ver en materia de productividad, y es que la región tolimense cosecha el 29 % del total de la producción colombiana.

El país cuenta con una cobertura de siembra del grano de 560 mil hectáreas (ha), de las cuales en el departamento se encuentran sembradas 110 mil. El Tolima produce una media de 8,5 toneladas (tn) por hectárea, muy por arriba de la media nacional, 5,5 tn.

Valor agregado del arroz de la meseta de Ibagué

Carlos Homez, gerente de la Cooperativa Especializada para el Servicio de los Arroceros, Serviarroz, señala que sumado a la enorme participación arrocera del departamento, la calidad de los arroces locales le da un valor agregado al grano cultivado en la meseta de Ibagué (Ibagué, Alvarado y Piedras), el cual cuenta con el distintivo de Denominación de Origen, algo que certifica la calidad del arroz y le apertura la posibilidad de comercialización en mercados internacionales.

Además, Homez sostiene que el índice de productividad de los cultivos de la meseta de Ibagué, son incluso más altos que la media en la que se encuentre el Tolima, siendo el de la ciudad, el primero en volúmenes de producción.

Retos actuales

Según lo manifestado por el gerente de Serviarroz, el valor del dólar de los últimos días, ha elevado de manera excesiva los costos de producción, “pasamos de un costo por hectárea de $5 millones a $10 millones, debido al alza del dólar, sin embargo, no se le puede atribuir exclusivamente al aumento del valor de la divisa estadounidense, ya que a raíz del conflicto Rusia- Ucrania, los insumos aumentaron su costo”, explicó Carlos Homez.

Indicó que el principal motivo del incremento en el costo de los insumos se debió a un problema de especulación en el mercado, algo que en un principio permitió la disparada de los precios, los cuales a medida que se fue estabilizando el mercado, fueron disminuyendo, pero “como el dólar empezó a subir, los insumos subieron también de nuevo”, dijo el gerente.

“De hecho, venían bajando desde hace 15 días los insumos, en particular los fertilizantes, y desde el sábado anterior se volvieron a disparar, cuando el dólar se cotizó por arriba de los $4.900 pesos, esto se explica en la medida de que las cotizaciones son internacionales y las compras se hacen en dólares”, acotó Homez. 

“No existe la producción nacional de insumos”

De acuerdo con las afirmaciones del líder gremial, los agroquímicos (herbicidas, fungicidas, insecticidas) y fertilizantes, que son producidos en el país, en realidad son mezclas que se realizan a partir de la información de aditivos.

“Las fábricas nacionales se encargan de producir las mezclas y empacarlas. Colombia produce algunos insumos, pero en menor medida que se requieren, no solo en lo referente a la producción de arroz, sino para toda la producción agropecuaria donde la totalidad de las importaciones de insumos ascienden a más del 90 %”, expuso el representante arrocero.

Temporadas de lluvia, el otro gran reto

La probabilidad de que los precios del arroz en el mercado interno sigan aumentando es alta. La producción registrada para el primer semestre del año fue menor en 25 % en cuanto a la cantidad de áreas sembradas, ya que la intensidad de las lluvias no permitió el desarrollo de siembra normal

“Un fuerte aguacero como el que cayó en días pasados, de 123 milímetros (mm), lo tuvimos hace cuatro años, cuando alcanzó los 183 mm, una cantidad brutal de agua. Un aguacero duro para nosotros, normalmente es de 50 mm, por lo que con una mayor cantidad de agua, se vuelven incalculables los daños causados, para los cultivos y también para los canales de riego”, detalló Homez.

Adicionalmente, el dirigente argumentó que debido a una menor intensidad en los rangos de luminosidad, la producción que estaba en promedio de 8,5 toneladas, pudo bajar incluso a 7,9. Algo que necesariamente incide en los precios que llegan al consumidor final.

Otro aspecto a tener en cuenta, proviene del estado de las vías, que aunque pareciera ser un tema exclusivo de las tierras altas, no lo es. “Acá estamos en el plan, tenemos un recorrido de 5 kilómetros entre Buenos Aires y Doima, pero hay tres pasos que cuando llueve en Ibagué, no puede pasar una tractomula, no se puede pasar por la cantidad de agua que cruza, los costos del flete para ir allá se ponen difíciles”, concluyó Carlos Homez, gerente de Serviarroz. 

Archivo / EL NUEVO DÍA. El arroz de la meseta de Ibagué fue el primer producto del Tolima en tener el sello de Denominación de Origen.Archivo / EL NUEVO DÍA. El arroz de la meseta de Ibagué fue el primer producto del Tolima en tener el sello de Denominación de Origen.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library

JONATHAN HERNÁNDEZ PARRA

Comentarios